I Guerra mundial

Todo sobre la Segunda Guerra Mundial y conflictos anteriores

Moderadores: poliorcetes, Lepanto, Orel, Edu

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Silver Surfer el Lun Feb 17, 2020 7:42 am

Los cascos de la Primera Guerra Mundial protegen contra las ondas de choque al igual que los diseños modernos
por Ken Kingery, Duke University

Los ingenieros médicos de la Universidad de Duke han demostrado que, a pesar de los avances significativos en la protección contra la balística y los impactos contundentes, los cascos militares modernos no son mejores para proteger el cerebro de las ondas de choque creadas por explosiones cercanas que sus contrapartes de la Primera Guerra Mundial. Y un modelo en particular, el casco francés Adrian, en realidad funcionó mejor que los diseños modernos en la protección contra explosiones aéreas.

La investigación podría ayudar a mejorar la protección contra explosiones de los cascos futuros mediante la elección de diferentes materiales, la estratificación de múltiples materiales de diferente impedancia acústica o la alteración de su geometría.

Los resultados aparecieron en línea el 13 de febrero en la revista PLOS ONE.

"Si bien descubrimos que todos los cascos proporcionaban una cantidad sustancial de protección contra explosiones, nos sorprendió descubrir que los cascos de hace 100 años funcionaban tan bien como los modernos", dijo Joost Op 't Eynde, un estudiante de doctorado en ingeniería biomédica. en Duke y primer autor del estudio. "De hecho, algunos cascos históricos funcionaron mejor en algunos aspectos".

Los investigadores solo recientemente comenzaron a estudiar el daño cerebral que una onda de choque puede causar por sí sola, y por una buena razón. Los cascos fueron diseñados originalmente para proteger contra objetos penetrantes como balas y metralla, y las ondas de explosión matarán a través del trauma pulmonar mucho antes de que causen incluso un daño cerebral menor.

Con el advenimiento de la armadura corporal, sin embargo, los pulmones de los soldados están mucho más protegidos de tales explosiones de lo que solían estar. Esto ha provocado que la incidencia de trauma pulmonar después de una explosión caiga muy por debajo de las lesiones cerebrales o de la columna vertebral en los conflictos militares modernos, a pesar de la diferencia en la tolerancia a la explosión.


Imagen
Un video de alta velocidad de un casco francés de la Primera Guerra Mundial siendo bombardeado por una onda de choque diseñada para imitar una explosión de proyectiles de artillería alemanes a pocos metros de distancia. Crédito: Duke University


Si bien se han realizado estudios que sugieren que los cascos modernos proporcionan un grado de protección contra las ondas de choque, ningún casco implementado actualmente ha sido diseñado específicamente para la protección contra explosiones. Y debido a que los soldados que hoy experimentan ondas de choque mientras usan armaduras corporales no son tan diferentes de los soldados que hace 100 años experimentaron ondas de choque mientras estaban en las trincheras, Op 't Eynde decidió ver si esos diseños antiguos ofrecían alguna lección que aprender.

"Según nuestro conocimiento, este estudio es el primero en evaluar las capacidades protectoras de estos cascos de combate históricos contra explosiones", dijo Op 't Eynde.

Trabajando con Cameron "Dale" Bass, profesor asociado de investigación de ingeniería biomédica en Duke, Op 't Eynde creó un sistema para probar el desempeño de los cascos de la Primera Guerra Mundial del Reino Unido / Estados Unidos (Brodie), Francia (Adrian), Alemania (Stahlhelm) y una variante de combate actual de los Estados Unidos (Casco de combate avanzado).

Los investigadores se turnaron para colocar diferentes cascos en la cabeza de un muñeco equipado con sensores de presión en varios lugares. Luego colocaron la cabeza directamente debajo de un tubo de choque, que se presurizó con helio hasta que estalló una pared de membrana, liberando el gas en una onda de choque. Los cascos fueron probados con ondas de choque de fuerza variable, cada uno correspondiente a un tipo diferente de proyectil de artillería alemán que explotó desde una distancia de uno a cinco metros de distancia.

La cantidad de presión experimentada en la coronilla se comparó con las tablas de riesgo de lesión cerebral creadas en estudios anteriores. Si bien todos los cascos proporcionaron una reducción de cinco a diez veces en el riesgo de hemorragia cerebral moderada, el riesgo de que alguien use un casco "Adrian" francés de alrededor de 1915 fue menor que el de cualquiera de los otros cascos probados, incluido el moderno casco de combate avanzado.

"El resultado es intrigante porque el casco francés fue fabricado con materiales similares a sus homólogos alemanes y británicos, e incluso tenía una pared más delgada", dijo Op 't Eynde. "La principal diferencia es que el casco francés tenía una cresta en la parte superior de su corona. Si bien fue diseñado para desviar la metralla, esta característica también podría desviar las ondas de choque".

También podría ser que, debido a que el sensor de presión se montó directamente debajo de la cresta, la cresta proporcionó una primera capa adicional para reflejar la onda de choque. Y el casco francés no mostró la misma ventaja en sensores de presión en ninguna otra ubicación. Para lugares como las orejas, el rendimiento parecía estar dictado por el ancho del borde del casco y la cantidad de la cabeza que realmente cubría.

En cuanto al casco moderno, Op 't Eynde teoriza que su estructura en capas podría ser importante en su rendimiento. Debido a que una onda de choque se refleja cada vez que encuentra un nuevo material con una impedancia acústica diferente, la estructura en capas del casco moderno podría contribuir a su protección contra explosiones.

Pero no importa qué casco se haya probado, los resultados indicaron claramente que los cascos podrían desempeñar un papel especialmente importante en la protección contra el trauma cerebral leve inducido por la explosión. Según los investigadores, este hallazgo solo muestra la importancia de continuar este tipo de investigación para diseñar cascos que puedan absorber mejor las ondas de choque de las explosiones aéreas cercanas.

"La diferencia que puede tener una cresta simple o un borde más ancho en la protección contra explosiones muestra cuán importante podría ser esta línea de investigación", dijo Op 't Eynde, quien inicialmente acudió a Duke con una beca de la Fundación Educativa Belga Americana, que se estableció con fondos de los esfuerzos de ayuda estadounidenses en Bélgica durante la Primera Guerra Mundial. "Con todos los materiales modernos y las capacidades de fabricación que poseemos hoy en día, deberíamos poder realizar mejoras en el diseño del casco que proteja mejor de las olas que los cascos hoy en día o 100 hace años que."

https://medicalxpress.com/news/2020-02- ... odern.html
My name was Norrin Radd.
Avatar de Usuario
Silver Surfer
 
Mensajes: 3325
Registrado: Mié Feb 13, 2013 4:18 am
Ubicación: Zenn-La.

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Silver Surfer el Mar Mar 24, 2020 12:55 am

Imagen

Cuando las campanas de las iglesias se transformaron en armas de guerra.

Durante la guerra, muchas campanas se fundieron en armas de artillería. El dolor de esta pérdida unió al pueblo.

El diácono se había resignado a lo que estaba por suceder. Durante algún tiempo había tratado de evadir el decreto, para mantener sus consecuencias al mínimo. Pero luego, a fines de julio de 1917, tuvo que reconocer que sus esfuerzos habían sido en vano: las campanas de su parroquia en la ciudad de Renania-Palatinado de Kusel serían derribadas de la torre. Luego irían a una ferrería para fundirse y convertirse en armas.

"Hablarán un idioma diferente en el futuro", dijo el diácono Karl Munzinger en su sermón el 22 de julio de 1917 sobre la pérdida. "Va en contra de cualquier sentimiento, que ellos, como ningún otro, predican la paz y deben sanar los corazones heridos, deben desgarrar los cuerpos en horripilantes asesinatos y heridas abiertas que nunca sanarán".

Con el metal esencial para la industria de guerra en escasez, el Gobierno Imperial emitió un decreto en marzo de 1917 para convertir las campanas en armas de guerra. La decisión angustió a muchos ciudadanos, incluso a aquellos que no eran cristianos.

'Los sentimientos más dolorosos'

Las campanas habían marcado el ritmo de la gente durante siglos. "Las campanas de la iglesia eran y son el reloj de la vida diaria. Cuando suena la campana de la muerte, sabes que alguien está siendo llevado a su tumba. El sábado por la noche, 10 minutos antes de las 7 pm, las campanas anuncian la llegada del domingo: finalmente se puede tomar un descanso del trabajo. Esa es la dimensión espiritual de las campanas. Todo esto terminó en la Primera Guerra Mundial ", dijo Rüdiger Penczek, un pastor protestante de fuera de Colonia.

Imagen
Las campanas de la iglesia esperan su destino en Rostock antes del envío a una fundicion.

Derretir estos instrumentos de la iglesia y convertirlos en artillería dio a las campanas el significado opuesto, dijo Penczek. El decreto de marzo de 1917 fue inquietante.

"La implementación del derribo de las campanas, causó sentimientos dolorosos entre el clero y la población", dijo el Consistorio en Speyer.

'La paz sea el primer timbre que esté sonando'

Incluso hoy, a principios del siglo XXI, las campanas son parte de la vida cotidiana en Europa. Fue aún más hace cien años.

"Aún así durará mientras los años están tocando / Y muchos oídos inspirarán / Y se lamentarán con los dolientes consolando / Y armonizarán el coro de devoción". Así es como Friedrich Schiller describió en 1799 el papel de la campana en la vida pública. El sonido une a las personas, une a los individuos al coro. "Ella se mueve, saluda. / Alegría sea esta ciudad que trae, / La paz sea la primera campanada que está sonando", continuó el poema.

"Coro" y "paz" - ambos fueron brutalmente destruidos en la Primera Guerra Mundial. En lugar del coro se encontraba el cuerpo militar, la paz se convirtió en lucha, la vida cotidiana se derrumbó en un toque de queda permanente. Y las campanas permanecieron en silencio.

Imagen
Big Bertha fue diseñado para destruir fuertes reforzados con concreto y podría lanzar proyectiles tan pesados como 800 kg (1760 lbs)

El colapso de la orden y el silencio de las campanas también se conocen en el año litúrgico, dijo el pastor Penczek. "El Viernes Santo suenan las campanas para el servicio de la iglesia, pero no la campana de Nuestro Padre. Las campanas permanecen en silencio hasta el domingo de Pascua. Y el silencio de las campanas deja en claro que algo se ha desmoronado".

Mundo cayendo a pedazos

Sin embargo, no todos en la iglesia se opusieron al decreto. Los autores del Consistorio de Speyer, por ejemplo, acogieron con beneplácito la medida y criticaron la resistencia de las comunidades eclesiásticas, culpando en gran parte del resentimiento a la prensa. La prensa había difundido "ideas falsas" sobre las campanas.

"Es de gran valor cuando en este asunto tan importante las autoridades civiles y militares son apoyadas por el clero, cuyo sentido de la Patria en la duración de la guerra ha sido a menudo probado", escribió el Consistorio.

Alrededor del 44 por ciento de las campanas de las iglesias alemanas se fundieron en la Primera Guerra Mundial.

Diversidad de recuerdos

El recuerdo en cada país tiene una inclinación específica. Para los alemanes, el 11 de noviembre fue el día de su derrota. Los polacos, por otro lado, cuyo país fue dividido y anexado durante más de 100 años por las Grandes Potencias, celebraron un renacimiento nacional. Checos, eslovacos, croatas, serbios y eslovenos, también celebraron su liberación del imperio de grandes imperios como los Habsburgo o el Imperio Otomano.

Alivio, alegría y tristeza. El sonido de las campanas el 11 de noviembre de 1918 evocó diferentes emociones en toda Europa. Estas diversas percepciones también deben recordarse, dijo el pastor Rüdiger Penczek. "Debido a que todos tienen su propia historia, cada país tiene sus propias heridas. Eso también es una expresión de la diversidad europea".

https://www.dw.com/en/when-church-bells ... a-45576884
My name was Norrin Radd.
Avatar de Usuario
Silver Surfer
 
Mensajes: 3325
Registrado: Mié Feb 13, 2013 4:18 am
Ubicación: Zenn-La.

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Silver Surfer el Jue Abr 02, 2020 4:03 am

En la Primera Guerra Mundial, los biplanos británicos tenían teléfonos inalámbricos en la cabina.
Los pilotos en misiones de reconocimiento podrían reportar inmediatamente a sus hallazgos.

Imagen
Foto: Museo de Ciencias / SSPL / Getty Images
Los ingenieros de Marconi que trabajan en el British Royal Flying Corps desarrollaron este set de telefonía aérea.


Tan pronto como los primeros humanos subieron en globos aerostáticos a fines de 1700, los estrategas militares vieron las tentadoras posibilidades de reconocimiento aéreo. Imagina poder detectar movimientos enemigos y artillería desde lo alto, incluso mejor si pudieras comunicar instantáneamente esos hallazgos a tus colegas en el terreno. Pero la tecnología del día no ofrecía una forma elegante de hacerlo.

A principios del siglo XX, todos los elementos necesarios estaban en su lugar para finalmente hacer realidad el reconocimiento aéreo: el telégrafo, el teléfono y el avión. El desafío fue reunirlos. Los entusiastas de la tecnología inalámbrica se enfrentaron a burócratas gubernamentales renuentes, que fueron parsimoniosos al financiar una tecnología no probada.

La telegrafía inalámbrica proporcionó Intel vital durante las batallas de la Primera Guerra Mundial

Un primer intento involucró la telegrafía inalámbrica: el envío de señales telegráficas por radio. Su principal inconveniente era el tamaño. La batería y el transmisor pesaban hasta 45 kilogramos y ocupaban un asiento completo en un avión, a veces desbordando el área del piloto. La antena de alambre se arrastraba detrás del avión y tuvo que ser enrollada antes de aterrizar. No había espacio para un operador de radio dedicado, por lo que el piloto tendría que hacer todo: observar al enemigo, consultar el mapa y tocar las coordenadas en código Morse, todo mientras volaba el avión bajo el fuego enemigo.

A pesar de la configuración complicada, algunos pioneros lograron que funcionara. En 1911, el primer teniente Benjamin D. Foulois, piloto del único avión del ejército de EE. UU., Voló a lo largo de la frontera mexicana e informó a las estaciones de Signal Corps en tierra por código Morse. Tres años después, bajo los auspicios del British Royal Flying Corps (RFC), los tenientes Donald Lewis y Baron James probaron la radiotelegrafía aire-aire volando a 16 kilómetros de distancia, comunicándose por código Morse mientras volaban.

El sistema inalámbrico de RFC no tardó mucho en ver su primera acción real. Inglaterra entró en la Primera Guerra Mundial el 4 de agosto de 1914. El 6 de septiembre, mientras volaba durante la primera Batalla del Marne en Francia, Lewis descubrió una brecha de 50 km en la línea enemiga. Envió un mensaje inalámbrico informando lo que vio, y las tropas británicas y francesas cargaron la brecha. Era la primera vez que se recibía y se aplicaba un mensaje inalámbrico enviado desde un avión británico. Los comandantes del ejército británico se convirtieron en evangelistas instantáneos para la tecnología inalámbrica, exigiendo más equipos y capacitación tanto para pilotos como para apoyo en tierra.

A partir de entonces, el RFC, que se formó en 1912 bajo el mando del Capitán Herbert Musgrave, creció rápidamente. Inicialmente, a Musgrave se le había encomendado la tarea de investigar una larga lista de actividades relacionadas con la guerra: globo, kite, fotografía, meteorología, lanzamiento de bombas, mosquetería y comunicación. Decidió centrarse en lo último. Al comienzo de la guerra, el RFC se hizo cargo de la estación experimental Marconi en Brooklands Aerodrome en Surrey, al suroeste de Londres.

Imagen
Foto: Biblioteca Nacional de Escocia


Un biplano británico en una misión de reconocimiento sobrevuela las líneas enemigas en Francia durante la Primera Guerra Mundial.
Brooklands había sido el sitio del primer vuelo con motor en Inglaterra, en 1909, a pesar de que no era un lugar ideal para un campo de aviación. La pista se encontraba en medio de una pista de carreras de motor, los cables de alta tensión rodeaban el campo por tres lados, y dos chimeneas de ladrillo de 30 metros de altura estaban al este.

Al principio, los pilotos de reconocimiento informaron sobre la efectividad de los disparos de artillería al dar instrucciones direccionales. "Alrededor de 50 yardas menos y a la derecha" fue un mensaje que Lewis envió a Marne. Esa es una cadena bastante larga para que un piloto toque el código Morse. Para octubre de 1914, los británicos habían desarrollado mapas con referencias de cuadrícula, lo que significaba que con solo unas pocas letras y números, como "A5 B3", se podía indicar la dirección y la distancia. Sin embargo, incluso con esa simplificación, el uso de radiotelegrafía seguía siendo engorroso.

Llamadas de voz desde la cabina confiadas en buenos micrófonos
La comunicación de voz directa a través de la telefonía inalámbrica era una mejor solución, excepto que la cabina abierta de un biplano no conducía exactamente a una conversación fácil. Ruidos intensos, vibraciones y perturbaciones aéreas a menudo violentas ahogaban las voces. Los músculos de la cara tenían problemas para mantener su forma bajo la presión variable del viento. Los pilotos tenían dificultades para ser entendidos por los tripulantes sentados a solo unos centímetros de distancia, sin importarles ser escuchados a través de un micrófono por una radio que tenía que distinguir la voz del ruido de fondo.

En la primavera de 1915, Charles Edmond Prince fue enviado a Brooklands para liderar el desarrollo de un sistema de voz bidireccional para aviones. Prince había trabajado como ingeniero para Marconi Co. desde 1907, y él y su equipo, muchos de los cuales también vinieron de Marconi, pronto pusieron en funcionamiento un sistema de aire a tierra.

El sistema de Prince no era para nada como un teléfono celular moderno, ni siquiera como los teléfonos de la época. Aunque el piloto podía hablar con la estación terrestre, el operador terrestre respondió en código Morse. Tomó otro año desarrollar telefonía inalámbrica de tierra a aire y de máquina a máquina.

El grupo de Prince experimentó con una variedad de micrófonos. Finalmente se decidieron por un micrófono antiguo de Hunnings Cone que tenía un diafragma grueso. Mediante prueba y error, aprendieron la importancia de probar el micrófono fuera del laboratorio y en condiciones de vuelo típicas. Encontraron casi imposible predecir cómo funcionaría un micrófono en particular en el aire basándose únicamente en su comportamiento en el suelo. Como Prince escribió más tarde sobre el Cono Hunnings, "parecía curiosamente muerto e ineficaz en el suelo, pero parecía adquirir una nueva vivacidad en el aire".

El material del diafragma también era importante. El equipo probó carbono, acero, ebonita, celuloide, aluminio y mica. Mica fue el ganador final porque su frecuencia natural fue la menos afectada por el ruido del motor. (Prince publicó sus hallazgos después de la guerra, en una revista de 1920 de la Institution of Electrical Engineers.

Prince fue uno de los primeros defensores de los tubos de vacío, por lo que su radio se basó en tubos en lugar de cristales. Pero los tubos que su equipo usó inicialmente eran increíblemente problemáticos y poco confiables, y el equipo trabajó a través de varios modelos diferentes. Después de que el capitán H.J. Round de Marconi Co. se uniera al grupo de Prince, diseñó tubos de vacío específicamente para aplicaciones en el aire.

Durante el verano de 1915, el grupo de Prince probó con éxito la primera comunicación de voz aire-tierra usando un transmisor de telefonía por radio de un avión. Poco después, el Capitán J.M. Furnival, uno de los asistentes de Prince, estableció la Escuela de Entrenamiento Inalámbrico en Brooklands. Cada semana pasaron 36 pilotos de combate para aprender a usar el aparato inalámbrico y el arte de una articulación adecuada en el aire. La escuela también capacitó a los oficiales sobre cómo mantener el equipo.

Llamadas manos libres a través del micrófono de garganta
El equipo de Prince no se detuvo allí. En 1918, lanzaron una nueva tapa de aviador que incorporaba receptores telefónicos sobre las orejas y un micrófono de garganta. El micrófono de garganta se incorporó a la tapa y se envolvió alrededor del cuello para que pudiera recoger las vibraciones directamente de la garganta del piloto, evitando así el ruido de fondo del viento y el motor. Este fue un avance significativo porque permitió a los pilotos ir "manos libres", como el Capitán B.S. Cohen escribió en su informe de ingeniería de octubre de 1919.

Al final de la guerra, Prince y sus ingenieros habían logrado la transmisión inalámbrica del habla aire-tierra, tierra-aire y máquina a máquina. La Royal Air Force había equipado 600 aviones con radio de voz de onda continua y estableció 1,000 estaciones terrestres con 18,000 operadores inalámbricos.

This seems like a clear example of how military technology drives innovation during times of war. But tracing the history of the achievement muddies the water a bit.

In the formal response to Prince’s 1920 IEE paper, Captain P.P. Eckersley called the airplane telephone as much a problem of propaganda as it was a technical challenge. By that, he meant Prince didn’t have an unlimited R&D budget, and so he had to prove that aerial telephony was going to have practical applications.

In his retelling of the development, Prince was proud of his team’s demonstration for Lord Kitchener at St. Omer in February 1916, the first practical demonstration of the device.

But Major T. Vincent Smith thought such a demonstration was ill-advised. Smith, a technical advisor to the RFC, argued that showing the wireless telephone to the higher command would only inflame their imaginations, believing such a device could solve all of their considerable communication difficulties. Smith saw it as his duty to dampen enthusiasm, lest he be asked to “do all sorts of impossible things.”

Both Round, the vacuum tube designer, and Harry M. Dowsett, Marconi’s chief of testing, added nuance to Prince’s version of events. Round noted that investigations into vacuum-tube systems for sending and receiving telephony began in 1913, well before the war was under way. Dowsett said that more credit should be given to the Marconi engineers who created the first working telephony set (as opposed to Prince’s experimental set of 1915).

In his 1920 article, Prince acknowledges that he did not include the full history and that his contribution was the novel application of existing circuitry to use in an airplane. He then gives credit to the contributions of Round and other engineers, as well as the General Electric Co., which had patented a similar aerial telephony system used by the U.S. Army Signal Corps.

History rarely has room for so much detail. And so it is Prince—and Prince alone—who gets the credit line for the aerial telephony set that is now in the collections of the Science Museum London. It’s up to us to remember that this innovative machine was the work not of one but of many.

https://spectrum.ieee.org/tech-history/ ... in-cockpit
My name was Norrin Radd.
Avatar de Usuario
Silver Surfer
 
Mensajes: 3325
Registrado: Mié Feb 13, 2013 4:18 am
Ubicación: Zenn-La.

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Silver Surfer el Lun Abr 20, 2020 6:33 pm

El burgalés que luchó con Australia en la Gran Guerra
R. PÉREZ BARREDO - domingo, 19 de abril de 2020
Gregorio Pérez, natural de Hontoria de Valdearados y emigrado a las Antípodas, donde trabajó como cocinero, se alistó en la Fuerza Imperial Australiana para combatir en la I Guerra Mundial. Murió en septiembre de 1917, en la cruenta Batalla de Ypres

Imagen

John 'Barney' Hines, soldado australiano con ropa y munición sustraídas a prisioneros alemanes.

La fotografía del hombre que aparece sentado entre mochilas y petates, un obús, cargas de ametralladora y otros enseres fue tomada el 26 de septiembre de 1917 en las inmediaciones de Ypres, en el norte de Bélgica. El soldado se llama John ‘Barney’ Hines. Tiene en sus manos dinero incautado a un prisionero alemán, y aparece tocado con el gorro de campaña de éste, o de alguno de sus camaradas del ejército germano. Hines tuvo suerte: sobrevivió a la primera jornada de la Batalla de Polygon Wood, enmarcada en uno de los teatros más cruentos de la I Guerra Mundial, en esas tierras de la vieja Flandes, escenario en el que por vez primera se experimentó con armamento químico, gas mostaza. Otros compañeros de la Fuerza Imperial Australiana a la que pertenecía este soldado no vieron el amanecer del día siguiente. Uno de aquellos desgraciados se llamaba Gregorio Pérez, era burgalés, natural de Hontoria de Valdearados. Tenía 32 años.

Ha constituido una misión imposible saber cómo, cuándo y por qué llegó a las Antípodas, procedente de su pueblo de la Ribera del Duero, Gregorio Pérez. Cabe imaginar que lo hizo recién estrenado el siglo XX, en alguna de aquellas oleadas de emigrantes europeos que poblaron la gran isla de Oceanía cuando empezaron las restricciones de la inmigración asiática.La política migratoria que apostó por una Australia blanca permitió la llegada de muchos europeos, a los que se pagaba incluso el pasaje. Es probable que Gregorio fuera uno de aquellos, si bien es cierto que España no fue uno de los países europeos que más colonos aportó a la causa. Sí se sabe, sin embargo, parte de su vida en Australia, merced a los archivos de los cuerpos del ejército australiano y neozelandés que gracias a una iniciativa gubernamental se están digitalizando y colgando en la red.

Se sabe que el burgalés trabajaba como cocinero de la empresa que estaba construyendo el ferrocarril entre Salisbury y Long Plains, en el estado de Adelaida, en el sureste australiano. Que tenía la tez blanca y negros los ojos y el pelo. Que era soltero. Y que en mayo de 1916 se alistó en la Fuerza Imperial Australiana, cuerpo militar creado en 1914, tras el estallido de la Gran Guerra. Los documentos alusivos al recluta burgalés señalan que salió con su batallón desde Melbourne el 26 de octubre de 1916.Su destino, Europa; y el peor frente de todos, en tierras francesas y belgas. Su batallón se integró en el ejército británico, que fue el que lideró una ofensiva que resultaría capital para el devenir de la contienda, inclinándose del lado de los aliados. En Polygon Woods, en la tercera Batalla de Ypres, los soldados australianos desempeñaron un gran papel, situándose en la primera línea de ataque frente a los alemanes.

El primer día de la ofensiva, el 26 de septiembre de 1917, en un bombardeo germano que dejó el bosque casi calcinado, un obús cayó en la trinchera en la que se hallaban Gregorio Pérez y tres compañeros más de su batallón. Quedaron casi desintegrados. Uno de los informes de un mando del ejército australiano reseñó que fue casi imposible identificar cadáver alguno, y que en aquel mismo lugar se erigieron unas cruces blancas en memoria del burgalés y de sus compañeros.

De los 32.000 combatientes australianos en la Gran Guerra sólo sobrevivieron 7.000. Antes de entrar en combate, Gregorio Pérez dejó hecho testamento y últimas voluntades. Así, dejó firmado que si moría cuanto había alcanzado a poseer se repartiera entre su hermana, Nicolasa Pérez, residente en Hontoria de Valdearados, y una sobrina llamada María, que vivía en Albacete. Tras la guerra, los restos de Gregorio fueron trasladados al cementerio de Spoilbank, en Ypres, donde se dio tierra a todos los integrantes del ejército de la Commonwealth caídos en combate.

https://www.diariodeburgos.es/noticia/z ... ran-guerra
My name was Norrin Radd.
Avatar de Usuario
Silver Surfer
 
Mensajes: 3325
Registrado: Mié Feb 13, 2013 4:18 am
Ubicación: Zenn-La.

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Silver Surfer el Mar Abr 28, 2020 6:52 am

Imagen
Fiorello Herny LaGuardia durante la primera guerra mundial. Está entre dos oficiales italianos, frente a un bombardero Caproni Ca.44 (Ca.5)


Si visitais La Gran Manzana, dependiendo desde dónde lo hagais, puede ser que aterrizar sea en el aeropuerto de La Guardia, nombrado después del 99º alcalde de Nueva York ... Nacido en 1882 en Greenwich Village, en Manhattan, Fiorello La Guardia era hijo de un inmigrante reciente de Foggia, Italia. De 1901 a 1906, La Guardia sirvió en el Servicio Consular Americano en Hungría y Trieste, Austria, antes de regresar a los Estados Unidos para trabajar como intérprete en la Isla Ellis. Se graduó como abogado en 1910, y en 1915 se convirtió en fiscal general adjunto del estado. En 1916, fue elegido miembro de la Cámara de Representantes de los EE. UU. Como Representante, La Guardia representó un distrito de tugurios étnicamente diverso en el este de Harlem y, aunque fue excluido de importantes puestos en el comité debido a su independencia política, fue un incansable y defensor de las causas progresistas. La Guardia asumió el cargo el 4 de marzo de 1917, pero pronto fue comisionado en el Servicio Aéreo del Ejército de los Estados Unidos; ascendió al rango de Comandante al mando de una unidad de bombarderos Ca.44 en el frente italiano-austriaco en la Primera Guerra Mundial.

Hacia fines de 1917, los Estados Unidos enviaron a un destacamento de quinientos hombres para aprender a volar. Después de su entrenamiento, la mayoría de ellos fueron enviados a Francia, pero un destacamento de aproximadamente 75 hombres permaneció en Italia, bajo el mando de Fiorello La Guardia. Estas fueron las primeras misiones de bombardeo llevadas a cabo por los americanoss. Además de bombardeo táctico, los Caproni fueron empleados de forma estratégica contra Pola, los astilleros de Trieste y la fábrica de torpedos Whitehead en Fiume. La US Navy hizo que se construyeran bajo licencia en los Estados Unidos pero ninguno de estos llegó a Europa a tiempo para los combates.

Imagen
La Guardia delante de un Caproni

Imagen
My name was Norrin Radd.
Avatar de Usuario
Silver Surfer
 
Mensajes: 3325
Registrado: Mié Feb 13, 2013 4:18 am
Ubicación: Zenn-La.

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Lepanto el Mar Abr 28, 2020 5:51 pm

:d3 :d3 :d3
¡¡ Además del foro, tenemos un podcast, óyelo !!
https://www.ivoox.com/podcast-portierra ... 223_1.html

y recuerda nuestro patreon para actualizar el foro y crecer
https://www.patreon.com/portierramaryaire
Avatar de Usuario
Lepanto
Moderador
 
Mensajes: 12328
Registrado: Sab Feb 12, 2005 11:31 pm

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor ruso el Mar Abr 28, 2020 6:58 pm

Te has equivocado de guerra. :b6
...que parezca un accidente...
Avatar de Usuario
ruso
 
Mensajes: 5543
Registrado: Lun Jul 28, 2008 6:58 pm

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Silver Surfer el Mar Abr 28, 2020 7:18 pm

PGM 2.0
:D
My name was Norrin Radd.
Avatar de Usuario
Silver Surfer
 
Mensajes: 3325
Registrado: Mié Feb 13, 2013 4:18 am
Ubicación: Zenn-La.

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Silver Surfer el Jue Abr 30, 2020 2:13 am

Imagen
Un barbero en el trabajo en un campo de trabajo chino en el bosque de Crécy, Francia, en enero de 1918. Imagen: AlamyA

Durante la última década, la historia de la contribución humana de China a la Gran Guerra ha recibido parte de la atención que durante mucho tiempo se le ha negado. Unos 140,000 trabajadores agrícolas en su mayoría campesinos se unieron a los británicos y franceses, y otros 200,000 se alistaron con los rusos. Todos fueron enviados como no combatientes, y cavaron trincheras, enterraron a los muertos, transportaron a los heridos, fabricaron y transportaron municiones, y repararon tanques, aviones y aeródromos bombardeados, los trabajos que liberarían la mano de obra europea para luchar contra los liderados por los alemanes. agresores

Después de la guerra, los chinos limpiaron los campos de batalla y enterraron a más de los muertos, incluidos los miembros de sus propias filas.

La mayoría de los hombres fueron reclutados en el norte de China, y el primer grupo llegó a Francia en abril de 1917. Cuando se firmó el armisticio para poner fin a la guerra, 18 meses después, 96,000 chinos estaban trabajando bajo el mando británico y 40,000 bajo el mando francés. Los que fueron a Rusia habían sido contratados por empresas chinas.
La conciencia del ejército de traficantes de mercenarios ha aumentado exponencialmente año tras año: se han publicado varios libros sobre el tema, documentales realizados e instalaciones de museos exhibidas; Ha habido seminarios y charlas, y más recientemente una obra de teatro en Gran Bretaña.

Unos 2.000 de estos hombres perdieron la vida en Europa y un número desconocido pereció en el Frente Oriental, en Rusia; Para tomar prestado del poema The Soldier, del poeta de la primera guerra mundial Rupert Brooke, hay muchos rincones de campos extranjeros que son para siempre China.
El hecho de que los trabajadores chinos en tiempos de guerra ahora se coloquen a la vanguardia del recuerdo junto con sus hermanos occidentales en Europa corrige un descuido histórico en la narrativa geopolítica de los últimos 100 años. Y, según cree el pequeño grupo de activistas y donantes, un monumento permanente en Londres ayudará a combatir los prejuicios de larga data.

Terminar en el lado ganador de la guerra fue un momento decisivo para el joven gobierno republicano. Apenas siete años caóticos en su búsqueda de la democracia y la modernización, creía que había alcanzado la mayoría de edad. El presidente Xu Shichang había estado en el poder durante solo un mes más o menos, y con su administración débil y dividida, trató de capitalizar el factor de sentirse bien. Ordenó un feriado nacional de tres días y un desfile de la victoria.
Los ciudadanos se derramaron por las calles de Pekín, algunos atacaron bancos alemanes. Los estudiantes desfilaron con banderas de la Unión Británica y la bandera tricolor francesa, mientras que la banda de la Legación Americana tocó los himnos nacionales de todos los Aliados, incluido el de la Rusia Imperial.

Pero en cuestión de meses, el júbilo se había convertido en humillación y revuelta. La administración republicana, impulsada por Washington, se unió a la guerra creyendo que después de la victoria, los puertos de concesión alemanes serían devueltos y la nueva República se consideraría un socio leal digno de respeto y consulta en el mundo de la posguerra.

Pero la delegación china enviada en enero de 1919 a la Conferencia de Paz de París no sabía que se había hecho un acuerdo secreto entre otros en la frenética administración de Pekín y las potencias aliadas. Durante la reunión internacional, presidida por el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, la alianza occidental creía que era más probable que Japón se uniera a la Liga de las Naciones si se le permitiera tomar el control permanente de las antiguas concesiones de Alemania en China; Tokio había tomado los puertos después del estallido de la guerra en 1914.

Imagen
Los trabajadores del Cuerpo de Trabajo chino lavan un tanque Mark V en el taller central de Tank Corps en Francia en febrero de 1918. Foto: Tank Museum

South Morning China Post magazine.
My name was Norrin Radd.
Avatar de Usuario
Silver Surfer
 
Mensajes: 3325
Registrado: Mié Feb 13, 2013 4:18 am
Ubicación: Zenn-La.

Re: 1ª Guerra Mundial

Notapor Silver Surfer el Mar May 05, 2020 6:47 am

Imagen

Imagen

SMS Bayern Fue internada con la mayoría de la flota imperial alemana de alta mar en Scapa Flow en noviembre de 1918 tras el final de la Primera Guerra Mundial. El 21 de junio de 1919, el almirante Ludwig von Reuter ordenó el hundimiento de la flota; Bayern se hundió a las 14:30. En septiembre de 1934, el barco fue reflotado, remolcado a Rosyth y desguazado. La campana del barco se salvó y regresó a Alemania.
My name was Norrin Radd.
Avatar de Usuario
Silver Surfer
 
Mensajes: 3325
Registrado: Mié Feb 13, 2013 4:18 am
Ubicación: Zenn-La.

Re: I Guerra mundial

Notapor Roger el Sab Nov 28, 2020 3:58 pm

desarrollo de los medios anticarros

https://www.youtube.com/watch?v=SxHYeX8Sdr0
"las victorias tienen más de cien padres, pero las derrotas son siempre huérfanas"
Avatar de Usuario
Roger
 
Mensajes: 2734
Registrado: Jue Ago 11, 2005 6:55 pm
Ubicación: Bailando en la disco con Milla Jovovich

Re: I Guerra mundial

Notapor PelotonRueda el Sab Nov 28, 2020 9:10 pm

Roger escribió:desarrollo de los medios anticarros

Donde esta la acción, esta la reacción.
¡ No quiero soldados, quiero guerrilleros !
Avatar de Usuario
PelotonRueda
 
Mensajes: 3844
Registrado: Dom Nov 21, 2010 3:45 pm

Re: I Guerra mundial

Notapor Capitan1 el Mié Dic 23, 2020 8:53 pm

La Primera Guerra Mundial Supuso un Antes y un Después en la Guerra Moderna más Armamento pero sobre todo fue una Guerra donde la Infanteria eran los que luchaban en las Trincheras, llenos de Enfermedades, se Empezo a usar el Gas Mostaza, donde miles de Soldados morian, los combates cuerpo a cuerpo earn continuos, era tomar las Trincheras Enemigas a cualquier precio, en la Ofesnsiva Alemana en 1918 casí consiguieron Derrotar a los Ejercitos Frances e Ingles, el Objetivo era aniquilarlos, Cuando los EStados Uniodos de america entraron en el Conflicto ayudaron a Derrotar al Poderoso Imperio Aleman, después de cuatro años de Sangrientas Luchas la Guerra acabo por medio de un Armisticio. Las Guerras son Absurdas como podemos matarnos Hermanos contra Hermanso. Impensable e incomprensible. Gracias.
Capitan1
 
Mensajes: 7
Registrado: Dom Dic 20, 2020 1:25 pm

Previo

Volver a Sección histórica

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados