El Comienzo del Holocausto

Todo sobre la Segunda Guerra Mundial y conflictos anteriores

Moderadores: poliorcetes, Lepanto, Orel, Edu

Re: El Comienzo del Holocausto

Notapor juantono carro 001 el Lun Ene 12, 2009 7:23 pm

Lo preguntaba, más que por otras razas y etnias, es por el ramalazo racista, que tienen todas las religiones monoteí­stas y socidades "civilizadas" de las cuales no se libra ni el judaí­smo...lo pregunta un "Gentil"...

Saludos
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

Re: El Comienzo del Holocausto

Notapor Orel el Lun Ene 12, 2009 7:35 pm

Sólo os pido comedimiento con el tema, como el que estáis teniendo. :wink:
Y si alguien tratara (en un futuro) de hacer saltar la perdiz, dejadlo pasar, que ya se actuarí­a.
Escucha también el Podcast:
https://www.ivoox.com/podcast-portierramaryaire-podcast_sq_f1456223_1.html
Y tenemos Patreon para sostener y hacer crecer PTMYA:
https://www.patreon.com/portierramaryaire
Avatar de Usuario
Orel
Moderador
 
Mensajes: 34969
Registrado: Sab Sep 24, 2005 11:33 am
Ubicación: España, cerca del bocho

Re: El Comienzo del Holocausto

Notapor LIMA2000 el Mié Abr 15, 2009 7:39 pm

Hola


“LA SOLUCIí“N FINAL A LA CUESTIí“N JUDíA”…Según los Nazis.

El 20 de enero de 1942, quince altos representantes de las SS, del NSDAP y de diferentes ministerios de la Alemania Nazi, se reunieron en una casa, por invitación de Reinhard Heydrich para debatir la instrumentación de la deportación y el asesinato planificados de los judí­os europeos.
El tema objeto de debate fue la “solución final de la cuestión judí­a”(Endlí¶sung der Judenfrage). Heydrich perseguí­a dos objetivos: ser confirmado en su función directora respecto de las deportaciones e implicar a ministerios importantes en la responsabilidad por el asesinato premeditado de los judí­os europeos. Los asistentes aseguraron la cooperación incondicional de sus ministerios y organismos. El nivel de dirección de todo el aparato del Estado se convirtió, así­, en confidente y cómplice.

Los representantes de las SS informaron a los secretarios de Estado presentes de las acciones homicidas que los Einsatzgruppen (grupos de intervención móviles) vení­an llevando a cabo desde agosto de 1941 en la Unión Soviética, así­ como de los métodos de asesinato ya practicados.

La reunión, conocida hoy como la «Conferencia de Wannsee», fue presidida por R. Heydrich, jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA). El encargado de organizar las deportaciones, Adolf Eichmann, redactó las actas - el Protocolo - de la reunión, que se encontraron en 1947 entre los documentos del Ministerio de Asuntos Exteriores. El Protocolo documenta con pavorosa claridad el plan para el asesinato de todos los judí­os europeos y la participación activa de la administración del Estado alemán en ese genocidio.
Adolf Eichmann resumió los resultados de la conferencia en un protocolo, según el cual Heydrich hizo saber a los participantes que a partir de ese momento comenzarí­a la deportación de todos los judí­os a Europa del Este, sobre la base de una “autorización previa”de Hitler. Solamente se discutieron algunas cuestiones puntuales. Un aspecto polémico fue si extender o no las medidas a los "hí­bridos" (Mischlinge) -hijos y nietos de parejas con un integrante judí­o y otro cristiano- y a los cónyuges judí­os de los “matrimonios mixtos”(Mischehen). La definición de esta cuestión fue postergada a reuniones posteriores.


A partir del 22 de junio de 1941, cuando las tropas alemanas invadieron la Unión Soviética, los Einsatzgruppen (grupos de intervención móviles) de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA) procedieron a asesinar sistemáticamente a los judí­os soviéticos. En la noche del 31 de julio de 1941, el jefe de la RSHA, Reinhard Heydrich, presentó este documento a Hermann Gí¶ring para su firma. Gí¶ring ocupaba el segundo puesto en la jerarquí­a del régimen nacionalsocialista. Adolf Hitler le habí­a conferido amplios poderes, encomendándole, entre otros, la coordinación de todas las medidas antijudí­as. La firma de Gí¶ring confirmaba el papel de Heydrich como cabeza de la planificación del monstruoso programa de asesinato. Heydrich usó este documento en la RSHA y ante otras instituciones para legitimar tanto los asesinatos de los Einsatzgruppen como su función directora en la “solución final de la cuestión judí­a”(término convenido para hacer referencia a la deportación y el asesinato de todos los judí­os europeos; “evacuación”significaba deportación). Todos los participantes invitados a la Conferencia de Wannsee por circular del 29 de noviembre de 1941 recibieron una copia. Inmediatamente después de la Conferencia de Wannsee del 20 de enero de 1942, Heydrich envió copia de la carta a los jefes regionales de la Policí­a de Seguridad (Sipo), el Servicio de Seguridad de las SS (SD) y a los Einsatzgruppen. Desde allí­ se remitió copia a los comandantes locales de la Sipo y del SD.



Geheime Reichssache
(Documento secreto del Reich)


30 Copias
copia no. 16
PROTOCOLO DE LA CONFERENCIA



I. Han participaden a la conferencia sobre la Solución Final (Endlí¶sung) de la cuestión judí­a que tuvo lugar el 20 de enero de 1942 en Berlin, Am GroíŸen Wannsee N° 56-58, las siguientes personas:


Gauleiter Dr. Meyer and
Reichsamtsleiter Dr. Leibbrandt
[El Director de la Oficina del Reich]

Reichsministerium fí¼r die besetzten Ostgebiete
[Ministerio del Reich para los Territorios Ocupados del Este]

Secretario de Estado Dr. Stuckart

Ministerio del Interior del Reich
Secretario de Estado Neumann

Beauftragter fí¼r den Vierjahresplan
[Plenipotenciario para el Plan Cuadrienal]

Secretario de Estado Dr. Freisler

Ministerio de la Justicia del Reich
Secretario de Estado Dr. Bí¼hler

Gabinete del Gobernador General
Subsecretario de Estado Luther

Ministerio de Asuntos Exteriores
SS-Oberfí¼hrer Klopfer

Partei-Kanzlei
[Cancillerí­a del Partido]

Ministerialdirektor Kritzinger
[Director Ministerial]



Reichskanzlei
[Cancillerí­a del Reich]







- 2-


SS-Gruppenfí¼hrer Hofmann

Rasse- und Siedlungshauptamt
[Oficina Principal para la Raza y el Asentamiento]


SS-Gruppenfí¼hrer Mí¼ller
SS-Obersturmbannfí¼hrer Eichmann

Reichssicherheitshauptamt
[Oficina Principal de la Seguridad del Reich]


SS-Oberfí¼hrer Dr. Schí¶ngarth,
Befehlshaber der Sicherheitspolizei
und des SD im Generalgouvernement
[Comandante de la Policí­a de
Seguridad y del SD del Gobierno-General]

Sicherheitspolizei und SD
[Policia de Seguridad y del SD]
SS-Sturmbannfí¼hrer Dr. Lange,
Kommandeur der Sicherheitspolizei und des SD fí¼r den Generalbezirk Lettland, als Vertreter des Befehlshabers der Sicherheitspolizei und des SD fí¼r das Reichskommissariat Ostland.
[Comandante de la Policí­a de Seguridad y del SD del Generalbezirk Letonia, como Representante del Comandante de la Policí­a de Seguridad y del SD en el Reichskommissariat de Ostland]
Sicherheitspolizei und SD
[Policia de Seguridad y del SD]


II. Se abrió la reunión con la declaración del Jefe de la Policí­a de Seguridad y del SD, el SS-Obergruppenfí¼hrer Heydrich , quien anunció su nombramiento por el Mariscal del Reich como Plenipotenciario para la Preparación de la Solución Final del asunto Judio en Europa. Señaló que la conferencia fue convocada con objeto de clarificar ciertas cuestiones de principios. La demanda del Mariscal del Reich pidiendo que se realice un proyecto de plan relativo a los aspectos prácticos, económicos y organicatiros de la solución final de la cuestión judí­a europea, requiere una deliberación previa y conjunta de todas las parallelemente las instituciones centrales directamente involucradas en las asuntes, de manera de coordinar lí­neas de acción.








- 3 -


Declaró que la responsabilidad del tratamiento de la solución final de la cuestión judí­a incumbirá, sin tomar en consideración las fronteras geográficas, al Reichsfí¼hrer SS y Jefe de la Policí­a alemana (Jefe de la Policí­a de Seguridad y del SD). Luego, el Jefe de la Policí­a de Seguridad y del SD pasó brevemente revista a la lucha conducida hasta el presente contra este enemigo. Los elementos más importantes son:

a) obligar a los judí­os a salir de las distintas áreas de la vida del pueblo alemán,
b) obligar a los judí­os a salir del espacio vital (Lebensraum) del pueblo alemán.

Para alcanzar estos objetivos, se dio impulso a la emigración acelerada de los judí­os de la zona del Reich, que se consideró como única solución provisional posible.

En enero de 1939, se instituyó una Oficina Central del Reich para la Emigración Judí­a, bajo las instrucciones del Mariscal del Reich, siendo confiada su dirección al Jefe de la Policí­a de Seguridad y del SD. Sus tareas fueron principalmente:

a) tomar medidas para preparar una emigración incrementada de los judí­os,
b) encauzar el flujo de emigración,
c) acelerar la emigración en los casos individuales.

El objetivo de esta tarea fue limpiar el espacio vital alemán de judí­os, de forma legal.







- 4 -


Los inconvenientes ocasionados por tal forma de emigración, intensamente acelerada, eran claros para todas las autoridades. Pero al carecer de otras posibilidades de solución, se los deba aceptar momentáneamente.

Durante el perí­odo que siguió, el tratamiento de la emigración no constituyó un problema únicamente alemán, sino que las autoridades de los paí­ses de destino o de emigración también tuvieron que ocuparse de ello. Las dificultades financieras - como las alzas de las tasas de desembarque decretadas por los distintos gobiernos - así­ como la falta de literas en los barcos y las restricciones cada vez más rí­gidas o las prohibiciones de inmigración, entorpecieron considerablemente los esfuerzos de emigración. A pesar de estas dificultades, un total de aproximadamente 537.000 judí­os fueron obligados a emigrar, desde el ascenso al poder hasta el 31 de octubre de 1941.

Este total se desglosa de la siguiente forma:

Los mismos judí­os o las organizaciones polí­ticas judí­as asumieron la financiación de la emigración. Para evitar que los judí­os proletarizados permanecieran atrás, se tomó como principio que los judí­os ricos debí­an sufragar la emigración de los judí­os sin medios; para este fin, impuso una cotización especial, o impuesto de emigración proporcional a la riqueza para cubrir las obligaciones financieras de la emigración de los judí­os indigentes.


Desde el 30 de enero de 1933

del antiguo Reich [Alemana antes 1938] aproximadamente 360.000
Desde el 15 de marzo de 1938

de Austria aproximadamente 147.000
Desde el 15 de marzo de 1939

del protectorado de Bohemia y Moravia aproximadamente 30.000.


Los mismos judí­os o las organizaciones polí­ticas judí­as asumieron la financiación de la emigración. Para evitar que los judí­os proletarizados permanecieran atrás, se tomó como principio que los judí­os ricos debí­an sufragar la emigración de los judí­os sin medios; para este fin, impuso una cotización especial, o impuesto de emigración proporcional a la riqueza para cubrir las obligaciones financieras de la emigración de los judí­os indigentes.







- 5 -


Además de los fondos recaudados en marcos alemanes, se necesitaron divisas extranjeras para el dinero que los emigrantes necesitaban mostrar a su llegada al extranjero y para las tasas de desembarque. A fin de conservar los fondos en divisas extranjeras, las organizaciones judí­as de este paí­s convencieron a las instituciones financieras judí­as del extranjero que ellas mismas se hicieran responsables de la recaudación de las sumas requeridas en divisas. extranjeras. Hasta el 30 de octubre de 1941, los judí­os extranjeros regalaron un total de unos 9.500.000 dólares.

Mientras tanto, dado los peligros de la emigración en tiempo de guerra y dadas las posibilidades del Este, el Reichsfí¼hrer SS y Jefe de la Policí­a alemana prohibió la emigración de los judí­os.



III. Actualmente, con la previa autorización del Fí¼hrer, la evacuación de los judí­os hacia el Este reemplaza la emigración, como posible solución adicional.

Estas operaciones son opciones provisionales, pero ya se aplican las experiencias prácticas que tienen una importancia significativa para la próxima solución final de la cuestión judí­a.

En esta solución final de la cuestión judí­a europea, se tomarán en cuenta a los aproximadamente 11 millones de judí­os distribuidos en los paí­ses siguientes:







- 6 -




pais


número




A. Altreich
Ostmark [Austria]
Territorios del Este
Gobierno-General
Bialystok
Protectorado de Bohemia y Moravia
Estonia - Sin judí­os -
Letonia
Lituania
Bélgica
Dinamarca
Francia / Territorio ocupado
Territorio no-ocupado
Grecia
Holanda
Noruega

B. Bulgaria
Inglaterra
Finlandia
Irlanda
Italia, incluyendo Cerdeña
Albania
Croacia
Portugal
Rumania, incluyendo Besarabia
Suecia
Suiza
Serbia
Eslovaquia
España
Turquí­a europea
Hungrí­a
U.R.S.S.
Ucrania
Bielorrusia, sin 2.994.684
Bialystok 446.484


131.800
43.700
420.000
2.284.000
400.000
74.200

3.500
34.000
43.000
5.600
165.000
700.000
69.600
160.800
1.300

48.000
330.000
2.300
4.000
58.000
200
40.000
3.000
342.000
8.000
18.000
10.000
88.000
6.000
55.500
742.800
5.000.000




TOTAL: más de




11.000.000










- 7 -


En paí­ses extranjeros aún falta una definición de los judí­os según los principios raciales y las cifras comunicadas sólo incluyen a los judí­os por religión. Dadas las actitudes y conceptos que prevalecen en cada paí­s, el tratamiento de este problema se enfrentará con ciertas dificultades, especialmente en Hungrí­a y en Rumania. Por ejemplo en Rumania, el judí­o aún puede obtener con dinero, documentos que certifican oficialmente que posee una ciudadaní­a extranjera.

En la Unión Soviética, la influencia de los judí­os en todas las esferas de la vida es bien conocida. Hay unos 5 millones de judí­os en Rusia europea frente apenas unos 250.000 en Rusia asiática.

En la zona europea de la URSS, los judí­os se clasifican según su profesión, más o menos como sigue:


Agricultura
9.1%
Trabajadores urbanos
14.8%
Comercio
20.0%
Empleados del Estado
23.4%
Profesiones liberales, ,
- medicina, prensa, teatro, etc...
32.7%


Durante la solución final, se deberá conducir a los judí­os al servicio de trabajo al Este. En grandes columnas de trabajo y separados por sexo, se trasladará a esas zonas a los judí­os capaces de trabajar, para que construyan carreteras; no hay duda alguna de que se perderá a una gran proporción de ellos como consecuencia de una selección natural.







- 8 -


Los que queden; necesitarán un tratamiento adecuado, porque sin duda alguna representan la parte [fí­sicamente] más resistente y con su liberación, se podrí­an transformar en el germen de una resurrección judí­a (pruebas de ello las da la historia).

Durante la ejecución de la solución final, Europa será revisada a fondo, desde el Oeste hasta el Este. A causa del problema de alojamiento y de las demás necesidades socio-politicas, se tratará en primer lugar la zona del Reich, incluyendo los protectorados de Bohemia y Moravia.

Primeramente, los judí­os evacuados serán trasladados por trenes hacia los denominados ghettos de tránsito, con el fin de transportarlos luego al Este.

El SS Obergruppenfí¼hrer Heydrich señaló además, que una importante condición previa para realizar la evacuación general, es la determinación precisa de los grupos de personas involucradas.

No se intentará evacuar a los judí­os de más de 65 años de edad, sino que se los colocará en un ghetto de personas mayores, Theresienstadt.

Además de estos grupos de personas ancianas, un 30% de los 280.000 judí­os que se encuentran en Altreich y en Ostmark al 31 de octubre de 1941, tiene más de 65 años de edad. En el ghetto de judí­os ancianos, se admitirá a los judí­os lisiados de guerra, así­ como a los judí­os con condecoraciones de guerra (EK I) [La cruz de hierro de primera clase]. Esta solución







- 9 -


apropiada eliminará de una vez numerosas solicitudes de excepciones.

El inicio de las mayores operaciones de evacuación individual y grupál dependerá, en gran parte, de los desarrollos militares. Con respecto de la manera de tratar la solución final en las zonas europeas ocupadas por nosotros o bajo nuestra influencia, hemos propuesto que los funcionarios que se ocupan de estos asuntos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, consulten con los expertos adecuados de la Policí­a de Seguridad y del SD.

En Eslovaquia y en Croacia, el asunto ya no es tan difí­cil, puesto que allí­ los problemas pertinentes más esenciales ya han sido solucionados. En Rumania también, el gobierno ha nombrado a un plenipotenciario para los asuntos judí­os. A Hungrí­a se deberá imponerle en un futuro próximo un consejero para las cuestiones judí­as.

Según el SS Obergruppenfí¼hrer Heydrich, se deberá establecer contactos con el Jefe de la Policí­a de Italia acerca de estos asuntos, para poner en marcha los preparativos para plantear el problema.

En Francia ocupada y en Francia no-ocupada, la concentración de los judí­os que habrán de ser evacuados se realizará sin grandes dificultades.

Sobre este punto, el Subsecretario de Estado Luther declaró que en varios paí­ses, como los paí­ses nórdicos, el trato a gran escala de este problema tropezará con dificultades, y que por consiguiente, en aquellos paí­ses






- 10 -


seria acertado postergar la acción por el momento. Dado el pequeño número de judí­os allí­ involucrados, esta postergación en ningún caso será un obstáculo significativo.

Por otra parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores no prevé ninguna dificultad importante en el Sud-Este y Oeste de Europa.

El SS Gruppenfí¼hrer Hofmann opina que se debe enviar a Hungrí­a a un especialista de la Oficina Central para la Raza y el Asentamiento para que les dé una orientación general cuando el jefe de la Seguridad y del SD tome allí­ el asunto en mano. Se decidió que un especialista de la Oficina Central para la Raza y el Asentamiento, que no desempeñará un papel activo, será designado oficialmente como asistente temporal agregado de la policí­a.



IV. Las leyes de Nuremberg deben constituir una base para la realización del proceso de la solución final; pero como condición previa a una eliminación total del problema, se necesitarán también soluciones a las cuestiones de los casamientos mixtos y de Mischlinge.

Luego, el Jefe de la Policí­a de Seguridad y de los SD discutió en forme; teórica los siguientes puntos relacionados con una carta del Jefe de la Cancillerí­a del Reich:


1. Tratamiento de los Mischlinge de primer grado.

Los Mischlinge de primer grado se encuentran en la misma posición que los judí­os respecto de la solución final de la cuestión judí­a.








- 11 -


Quedarán extentos de este tratamiento las personas siguientes:

a) Los Mischlinge de primer grado que estén casados con personas de sangre alemana, y de cuyos casamientos hayan nacido hijos (Mischlinge de segundo grado). Estos Mischlinge de segundo grado se encuentran básicamente en la misma posición que los alemanes.

b) Los Mischlinge de primer grado que obtuvieron hasta la fecha excepciones en ciertas áreas vitales, por parte de las más altas autoridades del Partido y del Estado. Se deberá examinar de nuevo cada caso individual, y no se puede excluir que la nueva decisión empeore la situación de los Mischlinge.

Como cuestión de principio, las bases para conceder una excepción serán siempre los méritos de los propios Mischlinge (y no los méritos de los padres o cónyuges de sangre alemana).

Los Mischlinge de primer grado, que quedarán apartados de la evacuación, serán esterilizados de manera de impedir toda reproducción y terminar definitivamente con el problema de los Mischlinge. La esterilización será voluntaria, pero constituirá una condición para permanecer en el Reich. Tras ésta, el Mischling esterilizado quedará libre con respecto de todos los reglamentos restrictivos a los que se veí­a sometido anteriormente.



2) Tratamiento de los Mischlinge de segundo grado.

En principio, se clasificará a los Mischlinge de segundo grado como personas de sangre alemana, exceptuando los casos siguientes, en los que se considera a los Mischlinge de segundo grado de igual manera que a los judí­os:







- 12 -


a) Descendiente de Mischling de segundo grado nacido de un casamiento bastardo (siendo Mischlinge ambos cónyuges).

b) Apariencia racial particularmente desfavorable del Mischling de segundo grado, que lo clasifica como judí­o, sólo bajo criterios únicamente externos.

c) Negativos informes polí­ticos o de la policí­a sobre el Mischling de segundo grado, que indiquen que éste se siente y comporta como un judí­o.

Incluso en estos casos, no se harán excepciones cuando el Mischling de segundo grado esté casado con una persona de sangre alemana.



3) Casamientos entre judí­os plenos y personas de sangre alemana.

Aquí­ se decidirá, caso por caso, si se deberá evacuar al cónyuge judí­o o si se lo enviará a un ghetto para ancianos, tomando en consideración los efectos que esta medida podrí­a tener sobre los parientes alemanes de la pareja mixta.



4) Casamiento entre Mischlinge de primer grado y personas de sangre alemana.

a) Sin hijos.
Si no nacieron hijos del casamiento, se evacuará al Mischling de primer grado, o se le enviará a un ghetto para ancianos. (El tratamiento es el mismo que para los casamientos entre judí­os plenos y personas de sangre alemana, [véase] apartado 3.)







- 13 -


b) Con hijos.
Si existen hijos nacidos de este casamiento (Mischlinge de segundo grado), y si se les considera equivalentes a judí­os, se los evacuará o se los enviará a un ghetto, junto con los Mischlinge de primer grado. Cuando se considere a estos hijos personas de sangre alemana (como es la regle), igualmente se dispensará de la evacuación, tanto a ellos como a los Mischlinge de primer grado.


5) Casamiento entre un Mischling de primer grado y un Mischling de primer grado 0 un judí­o.

En estos casamientos, se deberá tratar a todas las partes (incluso a los hijos) como judí­os, y por consiguiente se los evacuará y se los enviará a un ghetto para ancianos.



6) Casamiento entre un Mischling de primer grado y un Mischling de segundo grado.

Se evacuará y enviará a un ghetto de ancianos a ambos cónyuges del casamiento, tengan hijos o no, pues se considera habitualmente que los hijos recibieron una inoculación de sangre judí­a más fuerte que los Mischlinge de segundo grado.

El SS Gruppenfí¼hrer Hofmann piensa que se deberá hacer amplio uso de la esterilización pues cuando los Misch-







- 14 -


linge tengan la posibilidad de escoger entre la evacuación o la esterilización, preferirán escoger la esterilización.

El Secretario de Estado, Dr. Stuckart, observó que de este modo, los aspectos prácticos de las posibles soluciones arriba propuestas para resolver los problemas de casamientos mixtos y de Mischlinge, ocasionarán un trabajo administrativa sin fin. El Secretario de Estado, Dr. Stuckart, propone por ello una esterilización obligatoria, de modo que considere las realidades biológicas.

Para simplificar el problema de los Mischlinge se deben tener en cuenta posibilidades adicionales, con el objetivo de que el legislador pueda decidir algo así­ como: "estos casamientos quedan disueltos".

En la cuestión relativa a los efectos que la evacuación de los judí­os puede tener sobre la economí­a el Secretario de Estado Neumann, declaró que por el momento y mientras no se disponga de substitutos, no se puede evacuar a los judí­os que estén empleados en las industrias de guerra esenciales.

El SS Obergruppenfí¼hrer Heydrich señaló que, conforme con las directivas aprobadas por él y relativas a la ejecución de la evacuación corriente, no se evacuará a estos judí­os.

El Secretario de Estado, Dr. Bí¼hler, observó que, si se inicia la solución final de este problema en el Gobierno-General, éste lo acoger bien, pues allí­ la cuestión del transporte no desempeña un papel importante,







- 15 -


y las consideraciones de permanencia en trabajo no van a impedir el curso de esta operación. Lo antes posible se deberá trasladar a los judí­os fuera del Gobierno-General, pues es allí­ en particular, donde el judí­o constituye un importante peligro como portador de epidemias y también donde, al mismo tiempo, causa desórdenes constantes en la estructura económica del paí­s, por su continua actividad en el mercado negro. Es más, la mayorí­a de los 2,5 millones de judí­os considerados es en todos los casos inepta para el trabajo.

El Secretario de Estado, Dr. Bí¼hler, declaró además que el Jefe de la Policí­a de Seguridad y del SD es el responsable de la solución a la cuestión judí­a y que su trabajo tiene el apoyo de las autoridades del Gobierno-General. El sólo pide que se resuelva lo antes posible la cuestión judí­a de esta zona.

Como conclusión, tuvo lugar una discusión sobre las distintas formas que podrí­a tomar la solución, y sobre este particular tanto el Gauleiter Dr. Meyer, como el Secretario de Estado, Dr. Bí¼hler, opinaron que localmente en la zona involucrada, se deberí­a realizar cierto trabajo preparatorio de la solución final, pero que al hacerlo se deberá evitar alarmar a la población.

La Conferencia finalizó con un pedido del Jefe de la Policí­a de Seguridad y del SD a los participantes a la Conferencia, al apoyo necesario para realizar las tareas de la solución [final].



Fuente: http://www.ghwk.de


Dew
Avatar de Usuario
LIMA2000
 
Mensajes: 222
Registrado: Mié Nov 19, 2008 2:52 pm

Re: El Comienzo del Holocausto

Notapor Roger el Jue Abr 16, 2009 11:18 am

una faceta ignorada por los historiadores acerca de Bonaparte

http://inmf.org/enapojuifsfran.htm

Imagen
"las victorias tienen más de cien padres, pero las derrotas son siempre huérfanas"
Avatar de Usuario
Roger
 
Mensajes: 2648
Registrado: Jue Ago 11, 2005 6:55 pm
Ubicación: Bailando en la disco con Milla Jovovich

Previo

Volver a Sección histórica

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados