Historia de lo nuestro

Todo sobre la Segunda Guerra Mundial y conflictos anteriores

Moderadores: poliorcetes, Lepanto, Orel, Edu

Notapor ACB, el Mutie el Sab Feb 09, 2008 7:43 pm

"dejavucris"

No deberí­as dejar el email PERSONAL en ningún foro porque a dí­a de hoy es sencillo entrar en alguna de esas listas de Spam y una vez que entras ya no sales nunca más.

Saludos y bienvenidA
Avatar de Usuario
ACB, el Mutie
 
Mensajes: 723
Registrado: Dom Ene 21, 2007 10:53 pm
Ubicación: Base Militar Mariposa

Notapor dejavucris el Sab Feb 09, 2008 7:46 pm

:) Gracias ABC, lo tendre en cuenta
dejavucris
Avatar de Usuario
dejavucris
 
Mensajes: 2
Registrado: Sab Feb 09, 2008 7:21 pm
Ubicación: madrid

Notapor Jean Luc el Sab Feb 09, 2008 11:45 pm

ACB, el Mutie escribió:"dejavucris"

No deberí­as dejar el email PERSONAL en ningún foro porque a dí­a de hoy es sencillo entrar en alguna de esas listas de Spam y una vez que entras ya no sales nunca más.

Saludos y bienvenidA

Además, no tenemos por costumbre responder personalmente a los temas que van surgiendo. Lo hacemos de forma pública para que todos los ususarios y visitantes puedan tener acceso a la información.
Si necesitas algo concreo no dudes en ir preguntando.

Por cierto.... BIENVENIDA. :wink:

P.D.: Si quieres puedes editar tu mensaje y eliminar la dirección de mail. Si queires que aparezca puedes incluirla en tu perfil.
Invaden nuestro espacio y retrocedemos, asimilan mundos enteros y retrocedemos, esta vez no... la línea debe trazarse aquí, hasta aquí... no más allá... y yo les voy a hacer pagar por lo que han hecho....
Avatar de Usuario
Jean Luc
Webmaster
 
Mensajes: 3286
Registrado: Mié Sep 06, 2006 11:24 am
Ubicación: El Espacio, la última frontera...

Napoleón toma el mando.

Notapor juantono carro 001 el Dom Feb 10, 2008 5:08 pm

Sigamos con la historia bien contada, aunque algo constreñida por el espacio y mis lí­mitaciones del conocimiento de ella. Sigamos con la guerra de la Independencia que este año hace 200 de su estallido, dándo el pueblo español una lección de valentia, pundonor y libertad al mundo entero.
Después de la batalla de Bailen en julio de 1.808, el pánico se apodera del impuesto rey josé que sale huyendo hací­a Bayona con todo su sequito y demás rémolas. Al enterarse Napoleón Bonaparte de que su ejército habí­a sido derrotado por los zaparrastrosos de los españoles y que su hermano colocado por él en el trono habí­a salido corriendo cúal gallina de Madrid y para más inri que sus generales y soldados de la Grande L`Armeé habí­an sufrido la humillación del cautiverio y la repatriación vencidos, humillados e insultados por un pueblo que él consideraba inferior, montó en colera y se puso al frente de un impresionante ejército.
-"Il faut que j`y sois". (quién creen que soy yo) Lo repite entre dientes constantemente, rabioso, hablando consigo mismo.
El 3 de noviembre llega a Bayona, a cabllo en vez de en su coche como tiene constumbre de viajar y así­ cruza Las Landas.
Ha mandado por delante al frente de ese impresionante ejército, en vanguardia, al general Lefébvre, que cruzó la frontera el 15 de octubre. Ha dado órdenes a Ney, para la reconquista, ha llamado a Soult, a Besseiéres y le ha mandado ir a Burgos, solicita información de los frentes a Moncey. Se hace rodear de sus mejores generales pasometer y aplastar como una ra pulga a los ejércitos españoles.
La verdad es que sólo desea derrotar para siempre a los españoles, no quiere un rastro de tierra quemada, desolación y de ciudades ardiendo, quiere reponer a su hermano José en el trono en un Madrid intacto. creyendo de verdad que la guerra quedarí­a liquidada al restaurar a su fratero en el trono de España. No conocí­a a los españoles.
Cuando llega a Bayona apenas se detiene a descansar, pasael Bidasoa acompañado de los mariscales Soult y Lannes, el dí­a 8 de noviembre y se planta en Vitoria ese mismo dí­a, presentándose de improviso ante su hermano José, sin protocolo alguno.
Al poco ya se conoce en toda España que el gran Napoleón habí­a llegadfo a España a vengar la derrota de Bailén. Reune a su hermano y a los ministros de éste en un consejo y como es su costumbre se dedica a dictar normativas con una oratorí­a llena de amenazas, lo que quiere dejar bian claro es que del buen entendimiento de España y Francia depende la prosperidad de la primera. De lo contrario la sometera a la fuerza. Muestra su enojo contra el clero español, al que considera culpable de la rebeldí­a del pueblo. Anuncia a los ministros que va a cerrar los conventos y que a partir de entonces declara la guerra a los frailes. Es el ministro Cabarrús, que dando muestras de gran sensatez, se atreve a insinuar, que si el emperador adopta aquella decisión el numero de reveldes aumentarí­a considerablemente ya que el sentimiento religioso del pueblo que ellos controlaban era uno de los focos de la principal oposición al rey José y que no podí­a revolver el avispero. Cuándo el clero de Tolosa va a rendirle pleitesí­a, Napoleón se encara a ellos y les dice: "Señores Ferailes, sí­ teneí­s la ocurrencia de mazclaros en nuestros asuntos militares, oe prometo que os haré cortar las orejas"
El plan de Napoleón está trazado minuciosamente. En lo molitar bastarí­a presentar una gran batalla para derrotar al ejército español. Deberí­a llevar su ejército a Burgos y desde allí­ barrer la llanura con su poderosa caballerí­a. Era cuastión de dí­as la conquista de Madrid. Tampoco le importaba los ingleses. Repondrí­a en el trono al rey José y retornarí­a, dejándo pacificada España y sometido su ejército.
Napoleón no pierde el tiempo. El 6 de noviembre ordena una órden para difundir entre sus Regimientos, haciéndo saber a sus soldados: "El Emperador en persona ha tomado el mando del ejército".

Seguiremos. Saludos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5058
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

La derrota de Blake.

Notapor juantono carro 001 el Mar Feb 12, 2008 5:35 pm

Antes de la llegada del Emperador a España, sus generales inician una ofensiva en la pení­nsula, siguiendo ordenes directas de Napoleón qu traza un amplio plan de operaciones.
El 30 de octubre de 1.808 se dió la batalla de Zornoza, trás la cual el general español Blake se vió obligado a retirarse. Después hubo algunos sncuentros en los alrededores de Balmaseda (Vizcaya) favorables a los españoles. Napoleón desde Bayona ordena a Lafévre, que se haebí­a retirado a Bilbao, y a Victor que persiguieran a Blake. El general español sin tener en cuenta la situación de su ejército, decide plantar cara y dar la batalla delante de Espinosa de los Monteros (Burgos). La lluvoa, el frí­o, el hambre y la falta de ropas de abrigo, llevaron a las tropas hispanas u una situación insostenible.
El combate comienza el 10 de noviembre de 1.808 a la una de la tarde. Durante aquél dí­a las tropas españolas resisten bien los ataques franceses, pero el 11 la resistencia de los asturianos se hace insostenible, sin poder soportar la presión de las divisiones francesas que confluyen contra sus lí­neas, se retiran hací­a Reinosa. El mismo dí­a 10 el general Lasalle derrota a las tres divisiones del conde de Belveder que trataba de defender los acceso a Burgos, en la llamada Batalla del Gamonal, donde es aniquilada casí­ en la totalidad la caballerí­a española.
Las tropas entran y saquean la ciudad y el saqueo en imparable. Napoleón se siente magnánimo y da un plazo de un mes de plazo trás después de entrar en Madrid para que depusieran las armas y se acogieran a ser subditos del Rey José I de España. a todos menos a unos pocos nobles y obispos que considera traidores a Francia y a España-
El 12 de octubre el mariscal Soult toma el camino de Reinosa y las tropas del duque de Dalmacia y las de lefébvre, que cercan a Blake que no tiene otra que refugiarse en lao riscos del valle de Cabuérniga, completamente destrozados y harapientos.
Cerca a Reinosa en capturado el general español Acevedo, que es asesinado por los franceses, ante la resistencia de su ayudante Rafael de Riego, que incluso se pone delante de las bayonetas, ante este valos los oficiales franceses le perdonan la vida y le hacen prisionero, envia´ndole a Francia.
Napoleón desde Burgos decide que entrar en Madrid en todo una premisa, pero al tener a Castaños delante no puede pasarlo y dejarlo atrás por ello el dí­a 19 de noviembre enví­a a a Lannes, a Moncey y a Mathieu a enfrentarse a Castaños que defiende la lí­nes Zaragoza-Tudela.

Seguiremos.
Saludos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5058
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

Batalla de Tudela y camino a Madrtid.

Notapor juantono carro 001 el Jue Feb 14, 2008 2:59 pm

En Tudela (Navarra) se reúnen Castaños y Palafox para decidir lo que han de hacer ante el ataque que se aproxima. El Coinsejo de Guera lo presiden ambos generales, que no están ni han estado nunca de acuerdo. Castaños es partidario de retirarse a las provincias marí­timas del sur. Palafox, en cambio, lo centra todo en la defensa de Zaragoza. No hay acuerdo. Como en la fábula, en plena discusión llegaron los podencos... Palafox se retira a Zaragoza. Mientras tanto las tropas aragonesas que manda el general Juan O`Neill, los andaluces de La Peña y los valencianos Pedro Roca resisten valientemente las promeras acometidas de losimparables de losimperiales. En realidad la Batalla de Tudela fueron dos combates. El primero se da en Cascante, en el que son derrotados los andaluces, aunque pueden retirarse ordenadamente a Borja. El otro se produce en Tudela, donde la maestria y valor de Mathieu y sus hombres y las cargas imparables de la caballerí­a de Lefébvre-Desnouttes precipitan el gran desastre. En la batalla de Tudela se pierden los almacenes y casi toda la artillerí­a española. Los franceses hacen más de 2.000 prisioneros. La victoria de los galos es tan rápida como rotunda.
En desorden y de manera atropellada, el general Castaños ylo que queda de sus hombres, llegan a Borja. El mariscal Ney toene órdenes de cortarles el paso. Desde Aranda de Duero por el camino de Burgo de Osma (Soria) y Soria capital marcha a su encuentro, pero se entretiene demasiado saqueando esta última ciudad y Castaños, al frente de sus diezmado ejército y en precipitada escabullirse por tierras marcha, consigue de Aragón y de Guadalajara.
La batalla de Tudela deja las manos libres a Napoleón. El planteamiento de la guerra está claro. La decisión no se hace esparar: Moncey irí­a a Zaragoza; Ney persiguirí­a a Castaños; Soult mantendrí­a inmovilizados a los ingléses; Lafébvre ocuparia Casrilla por Valladolid, Olmedo y Segoví­a, este último mantendrí­a la victoriosa batalla de Medina de Rí­oseco y, élsegurí­a su marcha hací­a Msdrid interviniendo en los combates de Somosierra.
El gran general francés hubiera deseado una victoria más rotunda. Su plan era destrozar en un sólo combate al ejército español, pero la ausencia de un plan estratégico y sobre todo la indisciplina de las tropas españolas schaba por tierra sus propósitos. Cuando él esperaba que el ejército español, para hacerle frentre, se concentrara de una manera lógica y tratara de frenar a sus veteranos, las tropas epañolas desorganizadas, indisciplinadas, se disparsaban a las primeras de cambio, aceptaban la derrota y huí­an a la montaña dispuestas a reagruparse de nuevo. La batalla de aniquilamiento que tanto deseaba Napoleón núnca llegó a realizarse. El Emperados habóa proyectado minuciosamente una operación militare. Lo que nunca pansó es que las tropas españolas no siguieran las reglas del juego, por impericia e insubordinación. La lógica, el espí­ritu cartesiano de aquel genio de la guerra podí­an serle válidos en todos los campos de batalla de Europa, pero no en aquella ilógica España.
En esta ocasión la gran capacidad estratégica, la voluntad de guerrero, el celebro lógico del gran genio de la guerra no ha conseguido su propósito. e ha faltado enemigo. Todo estaba previsto. La victoria era suya; sin embargo,el enemigo no acudió a la cita. Cuando creyó tenerlo en las manos se le escurrió entre los dedos cuál tal anguila.
Napoleón Bonaparte no se da cuenta que no lucha contra ejércitos, sino contra un pueblo. Napoleón desprecia demasiado a los españoles. Cuando escribe a su hermano Jesé desde Aranda el dí­a 27 de noviembre le dice:
"Los asuntos de Espinosa de los Monteros, pero singularmente el de Tudela, hacen ver lo que sin las tropas españolas. En Tidela habí­a 30.000 hombres de fuerzas escogidas y 60 piezas de artillerí­a: 6.000 de los nuestros apenas si tuvieron que emplearse. Si el mariscal Ney, dice, no se hubiera entrtenido dos dí­as en Soria, creyendo que los españoles tení­an 80.000 hombres, deberí­a haber llagado el 23 a Agreda, según mis órdenes, no hubiése escapado ni un sólo soldado español.".
Desde el punto de vista militar, en campo abierto y luchando según las reglas de la estratégia, Napoleón ni tení­a enemigo. Con razón habí­a dicho el general Lannes aludiendo a la batalla de Tudela;: "Jqamás he visto una derrota tan completa".
El Emperador escribe a Caulaincourt, embajador francás en Rusia:
"Podeí­s dcir que dento de seí­s dí­as estaré en Madrid. Nada hay tan malo como las tropas españolas: 6.000 de los nuestros en combate cargan contra 20, 30 y hasta 36.000. Es verdaderamente una canalla.
Pero verdaderamente esa canalla a la que se referí­a Napoleón fue en el transcursi de siete años la que sistemáticamente minó la retaguardia y plantó cara con sus aliados a las fuerzas de L` Grande Armée.

Seguiremos, con las visicitudesdel ejército regulare e irreglas español.
Saludos.
"Siempre en lucha desigual cantan su invicta arrogancia Sagunto, Cádiz, Numancia, Zaragoza y San Marcial; en tu seno virginal no arraigan extraños fueros, porque indómitos y fieros, saben hacer tus vasallos frenos para sus caballos con los cetros extranjeros... Y aún hubo en la tierra un hombre que osó profanar tu manto...
Helegí­a Heróica. Fdo. López Gª . 1.840-1.877.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5058
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

Las RRGG en la batalla del Gamonal.

Notapor juantono carro 001 el Dom Feb 17, 2008 1:22 pm

Haremos un paréntesis, en la história de la venida de Bonaparte a España para narrar la destacada y sacrificada intervención de las RRGG Valonas en la Batalla de Burgos del 10 de Noviembre de 1.808, de la que ya hemos hablado y en la que fueron derrotados nuestras fuerzas por los franceses.
En el Cuerpo de la Real Guardia al servicio de los monarcas de España desde el reinado de Felipe I en 1.530 hasta mediados del reinado de Fernándo VII en 1.820, siempre hubo unidades flamencas al servicio de los reyes de España. Unas como los "Archeros de la Cuchilla (1.506-1.704 o las RRGG Walonas o valonas (1.704-1.820) que demostraron su fidelidad a la Corona. Como ejemplo narraré esta Batalla en la que el Cuerpo de RRGG Walonas participo, hasta casí­ sucumbir, demostrando que en la Victoria (Bailén y en la Derrota (Gamonal) supieron combatir por España y su Rey.
El redoble de los tambores y el melodióso sonido de los pí­fanos, se oí­a claramente desde la ciudad de Burgos, en la frí­a mañana del 10 de noviembre de 1.808.
De madrugada de ese dí­a, habí­a salido en busca del enemigo la 1ª División del pequeño ejercito de Extremadura, la 2ª saldrí­a después a cubrirla, y la 3ª aún andaba camino de Burgos por Lerma.
Desde la victoria de Bailén, se habí­a extendido por todo el ejército y casí­ todos los mandos, un optimismo colectivo y desmedido, que se traducia en la creencí­a de poder derrotar fácilmente al ejército napoleónico y expulsarle de la Pení­nsula.
Nada más lejos de la realidad y aunque el rey José y sus tropas se hubieran retirado de Madrid y de todos lugares y poblaciones hasta la lí­nea del Ebro, ahora era el propio Napoleón Bonaparte, quien tomaba las riendas y entraba en España con la Grande L´Armee veterana de las guerras en Europa y con la determinante decisión de destruir al ejárcito español , como hemos leido anteriormente., y de paso a los inglesés que se encontraban en Portugal y ocupar Madrid y Lisboa y lavar de este modo la afrenta que habí­an recibido su hermano y sus soldados meses atrás.
Cuando los Batallones de la 1ª Divisón pasaron el bosque de pinos de El Gamonal, al este de Burgos avanzando por la carretera de Francia, a la altura del pueblo de Villafrí­a, tropezarron con la Caballerí­a francesa, vanguardia del enemigo, la cual retrocedió, perseguida por los confiados soldados de Belveder, que al divisar las columnas de infanteria galas de Mounton acercandose junto con la caballerí­a de Lasalle y los Dragones de Milhand mandados por el Mariscal Soult, comenzaron a recular en desorden, hasta llegar al lí­mite occidental del bosque donde se encontraba el general Henestrosa con la 2ª Div. y la caballerí­a del tercer C.E. español.
Belveder intentó poner orden, organizó una lí­nea defensiva de norte a sur. Este joven general, antiguo alférez de los Guardias de Corps, habí­a sido puesto al mando del ejército de Extremadura por cuastiones polí­ticas y no contaba con experiencia suficiente para esa responsabilidad, lo que contribuyó a la derrota.
Sirva todo este prefacio para comprender la heroica actuación en la batalla del 4º Batallón de las RRGG Walonas.
El dispositivo español, quedo formado en la lí­nea de batalla, con 9 Batallones (7 en primera lí­nea y 2 en la retaguardia) y la artilleria con 14 piezas en el centro como era costumbre, enfilando con sus piezas la carretera a la salida del bosque. En el flanco derecho y apoyandose en el rí­o Arlazón, dos Regimientos de Húsares, el 1º y 2º de Extramadura (antes de Mº Luisa). El norte de la lí­nea, el rgto. de Cazadores Voluntarios de España, cubiertos a su izquierda por una compañí­a de Cazadores de infanterí­a, parapetados trás la vallas de piedra de los huertos. Fuerzas éstas a todas luces insuficientes para contener a las excelentes que se les vení­an encima.
A la espera del enemigo , en la larga lí­nea española, con las filas de a tres en fondo y blanca , de viejos uniformes o parda de los nuevos, se destacaban dos Batallones de oscuro colorido y porte si cabe más marcial, con uniforme azul turquí­, eran los batallones 4º de las RRGG Españolas y el 4º de las RRGG walonas.
Estos se formaron provisionalmente en los dias siguientes al 2 de mayo, cuando desertaron de sus cuarteles madrileos y se uní­an camino de Andalucia a otras tropas leales.
Las Banderas "Batallonas" y "Coronela" flameando al viento, blasonadas de colores con las Reales Armas, axpeadas de cruces de Borgoña, tintas en rojo las "Batalllonas"...y ochomil bayonetas cerrando el camino, con punzante barrera, al poderoso enemigo que se acerca.
Arrecian los redobles de tambor se elevan las voces de mando de los oficiales...¡Atenta la lí­nea!, los veteranos esperan con paciencia, los bisoños más numerosos van a recibir su bautismo de fuego estan crispados y tansos.
Aparecen por el bosque las columnas enemigas, dos, cinco, ocho...Masas compactas blanquiazules, que a intervalos se detienen y disparan...¡Viva l´emperadeur!. Los cañones españoles abren fuego replicando con metralla, pero no se detienen, caen algunos, más se acercan, disparan, otra andanada de perolos de metralla que van a parar entre las filas francesas, pero no se detienen, cierran filas y siguen avanzando...¡Viva l´emperadeur!.
Nuestros Batallones contestán: ¡Fuego! gritan los oficiales.
Hay que tener mucho entrenamiento para coger la rapidez necesaria y hacer todos los pasos en un mí­nimo de tiempo: pólvora, estopa, bala, más estopa, baqueta...disparar.
Los pocos veteranos lo hacen los reclutas no, las filas clarean, ¡cerrad filas! gritan los sargentos que desde atrás impiden que se retroceda. Pero los hombres flaquean, vacilan, tiran el fusil y salen corriendo...Retirada, huida, desbandada, la llanura del Gamonal se cubre de fugitivos que corren hací­a Burgos.
La caballerí­a de Lasalle aprovecha la ocasión, carga contra el flanco derecho. Los valientes Húsares de Extremadura contracargan en columna de escuadrones, tocan las cornetas a "degí¼ello", los curvos sables relucen, los caballos al galope largo, gritos, relinchos el choque es inevitable el impetú de los veteranos Cazadores franceses es incontenible los españoles son diezmados, el flanco derecho se hunde.
En el centro la artillerí­a ha sido rebasada y sus servidores muertos al defender sus piezas.
El flanco zquierdo, también ha sido roto. Sólo resisten impasibles los dos batallones azules de las RRGG.
El 4º de las Españolas que tiene en sus filas más reclutas, acaba por retirarse, dejándo solas a las heroicas Guardias Walonas que mandados por Don Vicente Genaro de Quesada y en el número de 340 resisten firmes las acometidas del francés. Su jefe al verse en tan peligrosa situacion, pués ya no hay tropas propias para cubrirse mutuamente y al estar rodeados, manda formar el cuadro.
Con esta formación defensiva, erizada de bayonetas por los cuatro costados, van conteniendo los ataques del cada vez más numeroso enemigo.
Emulando al espartano Leonidas y sus 300 hóplitas, los heróicos veteranos resisten. Ya sólo queda un puñado, cuando el animoso Quesada cae herido varias veces y es apresado junto a la Bandera Batallona, los pocos que siguen en pie, intentan llegar a Burgos, llegando apenas 60 hombres a Lerma donde se agrupan y se vuelven a orgánizar.
Más de 2.000 bajas sufrió el ejército español, pero pudo haber sido más si el glorioso 4º Batallón de la GR Walona con su profesionalidad y sacrificio no hubieran dado tiempo de salvarse a muchos más que los que huí­an de la caballerí­a francesa.
Diré que todos los Batallones Walones combatieron hasta el final de la guerra distiguiéndose en todas las acciones en que participaron.

Seguiremos. Saludos.
PD. Pido disculpas por la manera que se ha descrito esta epopeya, como lo que fué, ¡un hecho heróico e histórico! Gracias.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5058
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

El Avance hací­a Madrid y batalla de Somosierra.

Notapor juantono carro 001 el Jue Feb 21, 2008 3:04 pm

Napoleón aunque no habí­a podido dar la batalla definitiva y aplastar para siempre el ejército español, piensa que aquel ejército dispersado, sin equipo y apenas municiones está para siempre liquidado, y prosigue su marcha sobre Madrid, trás dejar en Burgos al general Darmagnac, con fuerzas suficientes para no perderla, ya que la consideraba clave para sus operaciones.
La manrcha sobre Madrid, se hace en dos columnas, una por el camino de Segoví­a, mandada por el mariscal Lefébvre, precedida por los Dragones a de Milhaud;la otra al mando del propio emperador, lo hace por Somosierra.
Ante la inmomente llegada de los franceses, el ejército de reserva de Madrid, al mando de los generales Castelar, Morla y Eguí­a salen hací­a los puertos de Somosierra.
Napoleón obra con prudencia y astucia. No desea conquistar la capital de España por la fuerza, conoce de mano de sus oficiales lo ocurrido en Zaragoza y Gerona, no quiere una ciudad mártir y arrasada como Moscú desea no conquistarla sin tiros, casí­ que fuese entregada a su hermano.
El emperados aguarda en Aranda. desea que el ejército que defiende Madrid salga a su encuentro. Savaray recibe la órden de hacer una descubierta para localizar al enemigo que se acerca. Eavaray llega hasta Sepúlveda (Segoví­a) para desde allí­ asomarse a Somosierra. Las tropas españolas se retiran a Sagoví­a. Al conocerlo, Napoleón se pone , literalmente, a la cabeza de sus escuadrones y se lanza camino de Somosierra. Sabe que es en la parte adrupta y montañosa de la peninsula donde sus tropas han de luchar en inferioridad contra las españolas; de ahí­ su preocupación de querer plantear la batalla en la llanura, donde su caballerí­a es invencible. Sin embargo, hay que atravesar el macizo montañoso para llegar a Madrid. Pero el destino fatal quiso que las tropas españolas fueran a Segoví­a en vez de cortar el camino de Somosierra, Napoleón se hubiera visto en un gran aprieto. Por eso al conocer libre el paso se lanza sobre él sin dudarlo.
El puerto de Somosierra, situado a 1.500 metros de altitud y para superarlo habí­a que seguir un desfiladero de 5 kilómetros a lo largo del rí­o Duratón. Está defendido por 9.000 españoles, no son muchos pero el terreno les es favorable.Napoleón no se amilana. Da órdenes tajantes. Los franceses inician su progresión. Es el 30 de noviembre de 1.808, invierno y hay niebla pegada en los riscos donde están los hombres de Benito San Juan. La marcha es penosa. El brigadier San Juan ha colocado sue tropas escalonadamente sobre la falda de la montaña y cuatro cañones baten el desfiladero. Tan pronto asoman las tripas napoleónicas abren fuego.
El coronel Piré, a quien Napoleón ha enviado a realizar el reconocimiento, regresa al lado de el emperador, que sentado bajo un árbol, está calentándose ante una fogata.
-Imposible pasar, Sire- dice Pí­ré a lo que Napoleón contesta: "yo no conozco esa palabra".
Está dispuesto a conquietar los altos cueste lo que cueste. Sabe que el paso es difí­cil y que va a costarle muchas bajas y que si se demora mucho más el grueso las tropas españolas, que no anda muy lejos, se concentrarán en aquel punto haciéndole imposible de verdad el paso hací­a Maldrid.
Llama a su presencia al comandante de la caballerí­a polaca Kozietulski y tajante ordena: ¡"Tomadme eso al galope!.
Dicho y hecho, en un ataque, temerario, cuesta arriba, enfrente los cañones y la infanterí­a española fusilándolos a tiro limpio los lanceros polacos (que por cierto en esa carga, no usaron lanza) enfilan hacia la cresta del puerto, la primera carga resulta infroctuosa, dejan la cuesta llena de cadáveres de hombres y caballos, a laq segunda carga los soldados españoles huyen el general San Juan trata de mantener las lí­neas y heroí­camente se bate junto a su Estado Mayor hasta que cae herido que es retirado. Dí­as después los camilleros que llevan al herido camino de Andalucia son sorprendidos por desetores españoles y asesinados con el general a la cabeza, ¡paradojas!
Napoleón descansa en Buitrago y reemprende su marcha a Madrid.

Seguiremos.
Saludos.

Imagen
Detale del cuadro de Louis-Franí§ois "La Batalla de Somosierra" del Museo de Versalles.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5058
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

El General Moore y la Batalla de La Coruña. (I).

Notapor juantono carro 001 el Vie Feb 29, 2008 5:22 pm

Prosiguiendo con los hechos de armas, más relevantes de nuestra guerra Independencia, pasaremos a hablar de nuestros "aliados" los británicos.
Esos a los que yo no considero tan "amigos" y "aliados" ya que causaron más daño en sus retirada desde Salamanca a La Coruña, que los propios franceses en sus razzias y saqueos. Arrasaron a su paso los telares, las alfarerias, las fraguas, los tejares, con ello se beneficiaban de que ellos sólos podí­an tener la hegemoní­a de tidas aquellas industrias. Ejemplo fue la destrucción de la fábrica de porcelana de Sagrélos. En esa misma politica la siguió llevado el propio Wellington, que al recibir las quejas de los españoles, se contuvo un poco más.

En enero de 1.909, Napoleón recibe a un emisario del general Mathieu Dumas, que le lleva la noticia de que los ingleses ha cruzado de Portugal entre Almeida y Ciudad Rodrigo, al mando del general sir Jhon Moore y amenazan cortar la ruta de Francia. Desde su Cuartel General en Charmartí­n, el emperador manda emisarios despues de estudiar los mapas de campaña la actuación de sus generales. Le alegra que por
fin van a planterle batalla. Hasta ahora sólo han presentado perlea por mar, amparándose en su poderio naval. Al fin podrá vengar en tierra las derrotas en el mar.

Las noticias se confirman, John Moore, efectivamente, ha ctuzado la frontera cerca de Ciudad Rodrigo, donde esparaba encontrarse con la división de Baird y que desembarcaron a madiados de octubre en La Coruña. El plan de operaciones de Moore, aparte de a destiempo, pues tení­a que haber pasado a España antes y ayudado a las tropas españolas, era incoherente, ya que la infanterí­a sigue una ruta y la artillerí­a se desplaza hací­a Talavera dando un considerable rodeo.

Las tropas inglesas marcharon lentamente, lo que permitió a Napoleón dispersar a los españoles y ocupar Madrid. Moore sigue imperterrito su camino. Ahora considera el momento de actuar. En una carta al embajador inglés el general Moor se despacha reveladoramente:
"La inbecilidad del gobierno español rebasa todo lo imaginable... Hasta ahora no estoy en contacto con ningún ejército español. A Castaños..., acaban de destituirlo La Romana esta ausente. Sabe Dios donde se encuentra... De continuar así­ las cosas, la ruina de España parece inevitable, y sólo debo pensar en la salvación del ejército inglés."

Moore se pasa de prudente, pero luego se lanza a una temeridad extrema, y se lanza al frente de 30.000 ingleses sobre Valladolid para cortar a Napoleón las comunicaciones con Parí­s. Gana algunos choques en Toro, en Rueda y Sahagún, sin darse cuenta del riesgo que corre. El mar´qués de la Romana, que manda un pequeño ejército, le avisa del peligro. Un gran contingente de tropas francesas ha salido en su busca. El general de la Romana le propone actual juntos y hacerse fuertes en Astorga, donde les será fácil resistir. Pero el petulante de Moore, ante el temor que le corten la retirada, sale a toda marcha camino de La Coruña, dejando solo y desamparado al marqués de la Romana y a toda Castilla a merced de los franceses.
En realidad sir Moore nunca tuvo fe en la victoria ni gran estusiasmo por pelear, aunque cuandi llegó la hore supo morir como un valiente. Es de señalar su desprecio por la causa española. Desprecio del que hay constancia en un texto revelador de su correspondencia con el embajador Frére:
"De haber conocido antes, la debilidad del ejército español, la apatí­a del pueblo y el necio egoismo de su gobierno, a buen seguro no hubiera avanzado por España. Cabe esperar desgracias", dice.
Sin duda alguna, el gobierno español le ha dado motivos más que justificados para su desilusión, pero es indudable que conocí­a poco, muy poco al pueblo español.

Seguiremos.
Saludos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5058
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

¿traidores o heroes?

Notapor juan-rejon el Sab May 03, 2008 11:24 pm

Exprapolando los acontecimientos del 2 de mayo, por cierto me asombra que en un foro sobre temática militar y donde dominan o deberí­an dominar los militares, que no se haya abierto ningún tema, me niego a utilizar lo de hilo (anglicimo), sobre el dos de mayo y la guerrra de la independencia, ya se que, a cierto sector le jode y otro sector procura que pase desapercibido. Bueno como decí­a al principio, exprapolando, Daoiz, Velarde, Ruiz y demás patriotas (¿que es eso del patriotismo?. Anatema!!!!!!!!) serí­an heroes o tal vez villanos, patriotas o tal vez traidores al orden establecido?
juan-rejon
Expulsado
 
Mensajes: 361
Registrado: Dom Jun 03, 2007 8:44 pm

Notapor racta46 el Dom May 04, 2008 4:26 am

:wink: no se ,dinosló tu , que pareces muy puesto en el tema :wink:
Avatar de Usuario
racta46
 
Mensajes: 2825
Registrado: Lun Feb 27, 2006 6:33 pm

si lo hay

Notapor juantono carro 001 el Dom May 04, 2008 6:35 am

Me parece a mí­ JR que últimamente estás un poco jodón...

Mira el hilo de Historia de lo nuestro y verás...llevó posteando hace tiempo la historia de la G. de la Independencia y claro está, incluido el 2 de mayo de 1.808 con sus héroes.

Lo que pasa es que sólo lo visitaban de 3 a 6 personas diarias, y debido a eso, creo que no interesa y lo dejé aparcado por el momento.

Por favor antes de soltarte la boca ...con lo de los militares lee.

Saludos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5058
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

Notapor Alcaudón el Dom May 04, 2008 10:33 am

Traidores nunca. No se rebelaron contra su patria, no se rebelaron contra su bandera.

La duda es si se les pude acusar de rebeldí­a, y duda ninguna. Lo fueron. :lol:

Y su rebeldí­a fue contra unas órdenes que con mucha dificultad se pueden considerar como legales, ya que iban en contra de la legalidad establecida, ya que incluso en aquellos dí­as el militar lo era para defender su bandera y su rey.

La puta pena es que los reyes eran la basura que resultaron ser.

¡Viva la Pepa!
Libertad, nací libre y moriré libre. Nací español, no sé qué moriré.

¡Viva la Estepa, qué cojones!
Avatar de Usuario
Alcaudón
 
Mensajes: 567
Registrado: Mié Sep 14, 2005 8:36 am

Re: si lo hay

Notapor juan-rejon el Dom May 04, 2008 3:30 pm

juantono carro 001 escribió:Me parece a mí­ JR que últimamente estás un poco jodón...

Mira el hilo de Historia de lo nuestro y verás...llevó posteando hace tiempo la historia de la G. de la Independencia y claro está, incluido el 2 de mayo de 1.808 con sus héroes.

Lo que pasa es que sólo lo visitaban de 3 a 6 personas diarias, y debido a eso, creo que no interesa y lo dejé aparcado por el momento.

Por favor antes de soltarte la boca ...con lo de los militares lee.

Saludos.


Es decir que para tí­ , según leo son héroes no traidores. Bueno, pero según una interpretación actual, ¿no serí­an en realidad traidores o, como bien dice Alcaudón, unos rebeldes? Ya sabemos que la historia la hacen los ganadores, y todas esas cosas...

Creo que me estas dando la razon, no se si te has dado cuenta, al decir que sólo lo visitan de 3 a 6 perrsonas, al igual que comentas que crees que no interesa y lo has dejado aparcado. De todas formas pienso, y yo si he leí­do tus interesantes aportaciones, que serí­a interesante que se creara un tema especifico sobre nuestra guerra de la independencia. Con este tema de heroes o traidores creo que se habre, si no se cortan las "alas", un tema, dentro de la problemática actual, interesante.

Con lo de jodón, auque no conozco ese vocablo, creo entender a lo que te refieres. Solo intento defenderme. Y no quiero decir mas. Tengo la espada de Damocles sobre mi cuello. No quiero, todaví­a, darles la ocasión a que me lo rebanen.

Respecto a lo de los militares y lo de abrir la boca, no te incluyo en lo escrito en mi primera intervención.
juan-rejon
Expulsado
 
Mensajes: 361
Registrado: Dom Jun 03, 2007 8:44 pm

RE a JR

Notapor juantono carro 001 el Dom May 04, 2008 5:14 pm

Desde luego que lo he abandonado (el hilo), ya que como he dicho anteriormente, el tema no interesaba o esa era mi apreciaclón personal, debido a las pocas visitas que tení­a ese tema.

Te voy a contestar dentro de mi pobre idea del ayer; desde luego que militarmente fueron para la cúpula militar de 1.808 unos traidores, pero al mismo tiempo los escasos militares con alta, media y baja graduación que se sublevaron fueron unos héroes al la vista del pueblo español del entonces.

Claro está que lo más granado de nuestro Ejército estaba entonces en Dinamarca, luchando contra los ingleses para defender el trono de Etruria, en donde era Reina Mª Luisa de Borbón hija del Rey de España, puesto, que por la alianza anterior con Francia, así­ se lo pidieron a España y ésta mando a la magní­fica División del Marqués de la Romana, que al enterarse de los acontecimientos acaecidos en España, pacto la vuelta a la patria con la armada inglesa, volviendo algunos Regimientos de ella.

En cuanto al resto de los muchos Regimientos españoles peninsulares, se encuadraron en las diferentes divisiones mandadas por los generales de prestí­gio y sin prestí­gio que al ver que el francés vení­a a usurpar el trono de los Borbones (felones en aquellos acontecimientos) se levantan en armas contre los imperiales y les plantan batalla, siéndo sistemáticamente derrotados por éstos. Hasta que los ejércitos de Andalucí­a occidental, al mando de Castaños y el de Andalicí­a oriental, (Junta de Granada) al mando de Reeding les hacen morder el polvo en Bailén, provocando la ira de Napoleón Bonaparte, que habí­a engañado a Carlos IV y a su hijo el gran sátrapa de Fernándo VIII y les tení­a prisioneros en Bayona.

Entonces fue cuándo las verdadera historí­a de la guerra de la Independencia comienza y es cuando el resto del Ejército se va uniendo a las juntas de las regiones y se enfrenta a los franceses en sitios de ciudades, o se encuadran en el Ejército de Andalucí­a y otras regiones. Los ingleses y portugueses se unen a los españoles y son también derrotados, en La Coruña. Mientras el pueblo llano y parte de militares se lanzan a la lucha de guerrillas, cuestión que a los "gabachos" les hace mucho daño, ya que son atacados sistemáticamente en sus lí­neas de retaguardia, convoyes y logí­stica, cuestión primordial para un ejército de ocupación.

Lo de Madrid fue un acto espontáneo e irreflexivo de unos pocos militares de empleo medio, medio-bajo que junto a un pueblo que por esas cosas de la vida, ligan la Patrí­a al Rey y cuándo los galos intentaron llevarse al Infante D. Fco de Padua a Bayona para integrarlo junto a la familia de Carlos IV, se levanta al grito de "¡Que se llevan al Infante"! se lanzó irreflexivamente a la calle, siendo masacrado en las luchas callejeras de la Capital.

Concluyendo la lección magistral, diré que, efectivamente los militares, tení­an unas ordenes estrictas de apoyar a sus aliados franceses, pero ante los acontecimientos del 2 de mayo de 1.808 se sublevan y se unen, unos al pueblo, otros se lanzan "al monte" haciendo la guerra de manera tan Á­bera como es la guerrilla, y los más se van uniendo a los diferentes ejércitos levantados por las juntas en las diferentes zonas de España: Vascongadas, Asturias, Galicia, Cataluña (en parte), Aragón, Andalucia, Extremadura, etc...

Otra cuestión fue lo acaecido en Cádiz, en donde los liberales, repúblicanos, masones y otros, diseñan una Constitución a imagen y semejanza a la norteamericana que se basaba en la revolución francesa.
Y ahora pregunto yo; ¿Quién fueron los héroes y quién los traidores?

Saludos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5058
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

PrevioSiguiente

Volver a Sección histórica

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 6 invitados