Historia de lo nuestro

Todo sobre la Segunda Guerra Mundial y conflictos anteriores

Moderadores: poliorcetes, Lepanto, Orel, Edu

Laureada en las alas.

Notapor juantono carro 001 el Mié Nov 21, 2007 2:27 pm

Capitán de ingenieros aviador Manuel Barreiro y Alvarez. Laureado.
Nace en Bayona (Pontevedra) el 23 de Octubre de 1.880. A los dieciocho años ingresó en la Academia de Ingenieros, incorporándose el 1 de Agosto de 1.898. Durante el curso asiste a las maniobras militares en Carabanchel, que presencia el rey Alfonso XIII en 1.902, y termina sus estudios en 1.905, siendo promovido a primer teniente de ingenieros y destinado al 6º Regimiento Mixto de Valladolid, dónde toma el mando accidental de la 4ª compañí­a de zapadores.
En 1.906 va destinado a la compañí­a de zapadores de Mallorca, donde se hace cargo de la red telefónica militar de Palma. En Agosto de 1.909 se traslada a Madrid para asistir al curso de la Escuela General de Telegrafí­a, que termina el 6 de Diciembre.
Ascendió a Capitán de Ingenieros el 30 de Octubre de 1.911, con destino al 6º Regimiento Mixto de Ingenieros en Valladolid, al que se incorpora el 20 de Marzo de 1.912. Su próximo destino es la Compañí­a de Telégrafos de la Comandancia de Mallorca hasta el 4 de Abril de 1.913, en que habrí­a de cambiar el rumbo de su vida militar.
Se incorpora a Guadalajara, al ser designado para hacer varias ascensiones y prácticas de aviación, que continuarí­a en Cuatro Vientos como pasajero, siendo declarado apto para ingresar cuando la capacidad de la Escuela lo permitiese.El 26 de Agosto de 1.913, llamado por el dervicio de Aeronáutica Militar, marcha a Cuatro Vientos para instruirse como piloto de aeroplano, realizando, sin novedad, su primer vuelo de Alcalá de Henáres a Cuatro Vientos en un biplano "Maurice Farman".
Nombrado piloto militar de 2ª categorí­a el 6 de Octubre, pocos dí­as después embarcó rumbo aMarruecos formando parte de la escuadrilla que componí­an las primeras fuerzas zéreas que iban a tomar parte en la campaña de Africa, y una vez establecido un aeródromo en el campamento de Adir (Tetuán) comienza a actuar como observador de avión hasta cubrir setenta vuelos con una duración de 9 horas 31 minutos, y como piloto 25 vuelos con dos horas de duración, que quedarí­an escritas como las primeras horas de vuelo militar en acción de guerra, ya que siempre fueron hostilizados por el enemigo.

El mes de Noviembre de 1.913 serí­a el más importante para la aviación como arma militar por el número de vuelos de reconocimiento realizados sobre el frente operaciones y la frecuencia de estar realizadas sobre el valle del Jemis y el Monte Cónico. El 18 de Noviembre, volando sobre dicho objetivo, fueron heridos gravemente tanto el piloto Rí­os como Manuel Barreiro, que escribí­an con sangre las primeras hazañas de la Aviación Militar.
La serenidad de ambos aviadores heridos culminó el hecho de conseguir posar el aparato en el aeródromo situado al lado del campamento militar.
El Capitán Barreiro ingresó en el hospital de Tetuán, apreciándosele heridas en el espacio intercostal derecho, con salida en la punta de la escápula que afectaban a la pleura y el pulmón derecho. Se comprobaron en el hospital de Carabanchel, donde fue trasladado el 20 de Diciembre de 1.913, permaneciendo allí­ hasta el 20 de Febrero de 1.914 que salió dado de alta.
Se le concedió la cruz de 1ª clase de Mª Cristina en permuta del empleo de Comandante de ingenieros, otorgado por RO del 19 de Diciembre de 1.913, y pasó a la situación de reemplazo por herido en la 8ª Región, dinde permaneció hasta 1.918, en que ingresó en el cuarpo general de invalidos con el empleo de comandante y la antigí¼edad de la fecha de su hazaña.
Ascendió a TCor. en 1.920, a Coronel en 1.928 y a General de Brigada en 1.931, ya en situación de 2ª reserva.
Concesión de la Laureada:
El dí­a 19 de Noviembre de 1.913, el Capitán de ingenieros don Manuel Barreiro Alvarez, tripulando el biplano MF-1, practicó un reconocimiento sobre monte Cónico (Tetuán) y fue gravemente herido por el enemigo, regresando al campamento general sin causar desperfectos en el aparato y cumplida la misión que la fue encomendada.
Madrid a 26 de Diciembre de 1.921.

Imagen Capitán Manuel Barreiro Alvarez.

Saludos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

Notapor benitez el Jue Nov 22, 2007 12:08 am

bueno, no voy exponer hechos de armas de nuestros héroes. Os voy a poner un enlace a un pdf, donde podreis leer , y ver algunas fotos ( reconozco que no son de muy buena calidad) del Panteón de los Héroes de las Campañas, de Melilla. Allí­ reposan restos, objetos, recuerdos de muchos héroes anónimos y otros laureados.

creo que os gustará


http://historiadeltiempopresente.com/Pu ... s/RT16.pdf

saludos desde la vieja Rusadir
"... quedan doce cargas de cañon, al escuchar la última fuego sobre nosotros..."
Cmte. Benitez. Igeriben. Julio 1921
benitez
 
Mensajes: 26
Registrado: Sab Oct 13, 2007 8:57 pm

Notapor benitez el Jue Nov 22, 2007 12:21 am

Esto es una petición al amigo juantono ( que le di al intro en el mensaje anterior antes de tiempo)

Seguro que tienes, por algun sitio, amigo juantono, el relato de los hechos de como cayó el heroico teniente coronel Valenzuela, ( ¿fue en Tizzi Azza?), y cómo toda una sección se sacrificó para rescatar el cuerpo de su jefe, haciendo honor al credo legionario, y cómo fue despedido Valenzuela en Melilla.

Gracias de antemano juantono.
"... quedan doce cargas de cañon, al escuchar la última fuego sobre nosotros..."
Cmte. Benitez. Igeriben. Julio 1921
benitez
 
Mensajes: 26
Registrado: Sab Oct 13, 2007 8:57 pm

Muerte del Tcor. Valenzuela.

Notapor juantono carro 001 el Jue Nov 22, 2007 11:42 am

Amigo Benitez ¡Cómo no voy a saberlo! es de libro de texto, además cualquier legionario que se precie de serlo lo tiene que conocer.
Efectivamente, Valenzuela murió en la acción del 5 de julio de 1.923 en Tizzi Azza.
Tizzi Azza era una posición enclavada en los altos del Rif en la ruta que pasa por Tafersit y lleva por Uguemiren-Benitez-Viernes a esa posición. Estaba permanentemente acosada por las harcas hostiles de rifeños y su abastecimiento era muy peligroso, no pudiéndose hacerlo incluso en ocasiones, costando muchas vidas. Para aliviar esta situación el 5 de Julio de 1.923, las I, II y IV Banderas acompañadas de otras fuerzas atacan al enemigo. Las manda su propio jefe el Teniente Coronel Valenzuela.
Se produce el enfrentamiento, que es muy duro y con mucho fuego que producen bastantes bajas. Las ametralladoras de la Legión están en su punto máximo de fuego. El T.Cor. manda a su cornetí­n de órdenes que toque ataque general, los legionarios avanzan a la bayoneta calada en busca del cuerpo a cuerpo.
En un momento del combate la PLM de Mando queda envuelta y muere Valenzuela con toda su escolta. Se intenta enviar camilleros a recgerle que caen también.
Cuando acaba el combate y son alcanzados los objetivos y derrotados los cabileños, se recogen las bajas; aparte del propio Valenzuela hay tres oficiales y sesenta suboficiales y tropa caí­dos.
En Madrid, al conocerse la noticia, se suspende el acto de la entrega de la Bandera a la Legión por parte de sus Majestades los Reyes de España.
En ese combate es condecorado con la Laureada el Teniente Federico Cruz Laccaci, posteriormente muerto en cautiverio.
Saludos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

Soldado Cesáreo Moreno Terrón. Laureado.

Notapor juantono carro 001 el Vie Nov 23, 2007 5:09 pm

Primero haré la semblanza y un resumén de él y de la concesión de la Lelaureada a este soldado extremeño del glorioso Rgtº "Inmemorial del Rey" nº 1, hoy desaparecido en la borángine de lo inexplicable, pero recogido su historial por la Agrupación de Tropas del Mº de Defensa.
Luego narraré más detalladamente los acontecimientos del combate donde este magní­fico camillero consiguió la preciada recompensa, sin desearla.

Cesáreo Moreno Terrón, nace en las Navas del Madroño (Cáceres) el 25 de febrero de 1.890. Queda huerfano de padre a corta edad, por lo que
ve obligado de dí­a en oficios del campo, mientras por las noches asiste a la escuela del pueblo.
Como soldado de reemplazo de 1.911 se incorpora a la cja de reclutas de Cáceres el a de febrero de 1,912 siendo destinado al Regimiento Inmemorial del Rey nº 1, de guarnición en Madrid. Jura bandera el 24 de marzo del mismo año, durante el cual sigue prestando servicios de su clase hasta agosto de 1.913, que marcha con su Batallón a rendir honores a San Sebastián a la inaguración de la estatua de la reina madre doña Mª Cristina.
El 13 de septiembre parte con su unidad a sierra carbonera y desde Algeciras va a Ceuta, el 1 de octubre, embarcado en el "Vicente Ferrer".
Destacado en Laucién, asiste posteriormente a las operaciones de Ben Karrich, Ben Amrán y Loma Amarilla. En febrero de 1.914, con la columna del General Primo de Rivera asiste al reconocimiento de Beni Salém y sufre un violento cañoneo enemigo.
En mayo del mismo año va destacado con su Batallón del Rey a Rí­o Martí­n, y en junio del mismo al Campamento de Aviación de Tetuán. En julio guarnece las posiciones los Arapiles, y el 3 de agosto toma parte en la descubierta del arroyo de Eansa, que manda el Teniente Allué Salvador. En ella es atacada su sección por numerosas fuerzas moras y se lanza al ataque, llegando a la lucha cuerpo a cuerpo , en la que él se bate blandiéndo como arma uno de los palos de su camilla, ya que cumplia como camillero. Derriba a golpes a un moro que intenta arrebatar el fusil al soldado Fuentes, y a otro que le ataca a él poe la espalda.
El resto del año, en servicios de campaña en la sector de Laucién-Tetuán. En la orden General del Ejército, del 7 de agosto de 1.914, se le concede la cruz roja del Mérito Militar, pesionada con 7,50 ptsmensuales. Por Real Orden de 22 de enero de 1.915 D.O. nº 18se le concede la cruz de plata del Mérito Militar.
El 8 de enero de 1.916, por grascia S.M. el Rey don Alfonso XIII, ingresa en el instituto de carabineros, siendo destinado a la comandancia de Cáceres.
En 1.936 se une al Movimiento Nacional, y en agosto toma parte en lasa operaciones de El Zángano y Puebla de Obando, entre Badajoz y Cáceres.
Asciende a cabo de la Guardia Civil en enero de 1.946, y el mismo año es ascendido a sargento al pasar a la situación de retirado, por estar en posesión de la Cruz Laureada de San Fernando de 2ª clase, la que le fue concedida por su acción heroica del 3 de agosto de 1.914, en la descubierta del arroyo de Sansa.
Concesión de la Laureada.
El dí­a 3 de Agosto de 1.914, el soldado del promer Batallón del Rgtº de Infª Inmemorial del Rey nº 1, don Cesáreo Moreno Terrón, en la descubierta efectuada en las inmediaciones de la loma de los Arapiles, al hacer el enemigo una descarga a la fuerza que salí­a de la indicada posición, el teniente que la mandaba ordenó el ataque a la bayoneta hací­a las piedras de donde partí­ó la agresión, cayendo muertos o heridos
bajo el incesante fuego el expresado teniente y varios individuos de tropa, llegando el soldado Moreno el segundo a las piedras, luchando cuerpo a cuerpo con el enemigo con inusitada energí­a y bravura.
Madrid a 24 de marzo de 1.915 D.O. nº 67

Imagen
El Coronel D. Pí­o López Pozas impone la Cruz de San Fernando al soldado Cesáreo Moreno Terrón.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

La Descubierta.

Notapor juantono carro 001 el Sab Nov 24, 2007 4:35 pm

Son las 6,00 horas del dí­a 3 de Agosto de 1.914 y ya hay luz clara. El Teniente Allué desciende por la contrapendiete la loma Arapiles bajo y ordena a su gente el despliegue en guerrillas. A su lado marchan ocho hombres por la izquierda de la senda que conduce a la avanzadilla, distante de la posoción unos trescientos metrod; a su derecha, el resto de los veinte que componen la descubierta, al mando del Sargento Sancho. Se avanza con cautela, fijándose en cada mata o peña de las que alfombran el barranco de Samsa,que separa la posición de la avanzadilla. El Teniente con los ocho soldados, sigue la distancia más corta. El Sargento aligera la marcha, de los suyos, ya que el recorrido es mayor y no puede perder de vista al Teniente. Han progresado unos cien metros cuando, de pronto suena una descarga que parte de las peñas de enfrente. El oficial manda armar las bayonetas, pero, apenas pronuncia esta orden, cae cosido a tiros. Junto a él están muertos o herí­dos seí­s soldados.
El Sargento Sancho no pierde el ánimo y observa cómo los soldados de su pelotón coronan con él la cima de la avanzadilla, cargando a la bayoneta. Se produce la lucha cuerpo a cuerpo se ve como varios hombres forcejean en el cuerpo a cuerpo. Es el soldado Fuentes, que ha llegado el primero y se ve atacado por los cuatro coetados. No ceja. Amarrado a su fusil, que quieren quitárselo, reacciona a patadas y mirdiscos contra los cabileños que le acosan. Su ánimo se crece. Se encorajina y, dirigiendoel cañón del fusil contra el moro que por delante le aprisiona, da al gatillo y el harqueño cae boca arriba. Pero otro le sujeta. Son tres contra uno. La refriega se generaliza. En ese momento aparece Moreno Terrón, sacudiendo bandazo trás bandazo con el palo de su camilla. Da un varetazo al moro que sujeta a Fuentes y le dobla las costillas. Aunque sigue la pelea. Moreno se ve sorprendido por la espalda. Se da la vuelta y, manejando como sable su ya medio tronchado palo, larga al moro que le asalta tal porrazo en la cabeza, que sale rebotado como una pelota. Son momentos terribles, llegan Ortiz y Berlanga, que con sus fusiles, calada la bayoneta, disparan sobre los tres moros que aún siguen la pelea. Uno cae muerto y otro herido, mientras el resto de los que formaban el grupo atacante desaparecen entre la maleza, arrastrando el cuerpo del moro herido por el disparo de Fuentes.
La situación se restablece con la llegada del Sargento Sancho, que se ha hecho cargo de la sección y logra establecerse en las peñas dela avanzadilla.
El griterio es impresionante. Los vivas a España y vivas al Batallón del Rey no cesan hasta que, calmados los ánimos, el Sargento coloca el resto de su gente en los puestos señalados de la avanzadilla. Atrás quedan muertos y heridos, evacuados por la sección del Teniente Madina que ha acudido a reforzar la sección del Sargento Sancho. Los otros, los muertos, pertenecí­an al pelotón del Sargento Fructuoso que por la izquoerda seguí­an los pasos del teniente Allué. Cayó el mejor para ellos: su teniente mañico, el simpatico Allué, que saliera con ellos de Madrid.
Saludos.

Imagen
Soldados españoles avanzan por entre los riscos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

Cabo Salvador Mur Casas. Laureado.

Notapor juantono carro 001 el Mié Nov 28, 2007 7:01 pm

Salvador Mur Casas naceen Barcelona el 2 de septiembre de 1.890. Es hijo de paderes pobres, por lo que en los años jóvenes tiene que ganarse el sustento como jornalero. Emigra buscando trabajo a Vitoria, y allí­ le sorprende el llamamiento a filas, xcomo quinto del reemplazo de 1.911, siéndo destinado al Regimiento de Infanterí­a Guipúzcoa nº 53.
El 1 de agosto de aquel mismo año de 1.912 va destindo como soldado al Regimiento Africa nº 68, de guarnición en Melilla, yendo encuadrado en el segundo batellón, con el que marcha destacado al Ras Medua, prestando servicios de campaña en Ishafen, Atlaten y rí­o Masin. Al año siguiente, en junio de 1.913, marcha voluntario a la comandancia General de Ceuta-Tetuán, siendo destinado a la 3ª compañí­a del Batallón de Cazadores de Arapiles nº 9, prestando servicios de campaña en el sector de Tetuán-Laucién, e interviniendo en las operaciones de la loma La Silla y la loma Amarilla, hasta fin de año.
El 3 de junio, cuando marcha con dos soldados a hacer el suministro para su posición Blocao X, les ataca un enemigo numeroso cerca el reducto Izarduy, resultando él harido por dos tiros en el pecho, muerto uno de los soldados que le acompañaban, y el otro graví­simo, por cinco disparos.
Auxiliado por fuerzas del reducto Irzaduy, de su misma compañí­a, pasa evacuado al hospital del Mar de Tetuán. Por aquella acción se le ascendió a Sargento y se le concedió la cruz de San Fernando.
Dado de alta, se incorpora a su unidad, prestando servicios de campaña. A principios de 1.915 pasa a la Pení­nsula y es destinado al Batallón de Cazadores Mérida nº 13. Al final de 1.921, reconocido en el hospotal de Barcelona se le declara inútol total.

Concesión de la Laureada.
El dí­a 3 de junio de 1.914, el cabo del Batallón de Cazadores de Arapiles nº 9, don Salvadir Mur Casas, al dirigirse a la posición de Izarduy desde el blocao X, acompañado por dos soldados, fueron agredidos por un numeroso grupo de moros emboscados, que rompieron vivo tiroteo a corta distancia sobre dicha tropa, haciendo caer en ls primeros momentos a uno de sus soldados, y, no obstante haber sido herodo gravemente en el pecho el cabo Mur, contestó con su fuego, ordenando hiciese lo mismo el otro soldado, que momentos después cayó herido; y el referido cabo continuó conteniendo al enemigo con sus disparos, y apesar de recibir un segundo balazo se sostuvo valerosamente hasta la llegada de las fuerzas enviadas de la posición, sin lograr el enemigo llevarse los armamentos de los soldados.
Madrid a 9 de junio de 1.915. (B.O. nº 125).

Relataremos enulterior post la acción del Cabo Mur
Saludos.

Imagen
Cabo Salvador Mur Casas
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

La acción de Izarduy.

Notapor juantono carro 001 el Vie Nov 30, 2007 7:55 pm

Son las 08,00 de la mañana del 3 de junio de 1.914. La patrulla delcabo Mur se pone en marcha para cubrir el kilómetro de eistancia que separa al blocao X del reducto Izarduy. Una bajada de unos cien metros, un recoorido por el valle de unos trescientos y, luego, unos quinientos de ascenso a la antigua posición del Mogote o Izarduy. Van contentos y alegres, pero no confiados, ya que el enemigo pusde surgir detrás de cualquier pedrusco o chaparro. En cabeza el soldado Andrés Hurtado; a diez metros, el cabo y, un poco más alejado Alejandro Socorro. Cuando ya han cruzado el llano y empieza el culebreo ascendente, una descarga de fusileria alcanza en el pecho a Hurtado, que cae muerto en el acto.
Reacciona el cabo Mur y se tumba al suelo. Empieza a deisparar contra los moros que se mueven trás una mata próxima.
-¡Socorro!- grita el cabo-: Avanza hacia su derecha y dispara contra ese matojo negro.
Socorro instintivamente corre trás el matojo y hace fuego, mas antes de llegar a resguardo cae segado por cinco disparos y con el fusil destrozado. El cabo sigue disparando.
Socorro!- vuelve a gritar-: ¿Te han herido?
-Sí­; no puedo moverme; me estoy desangrando. el fusil me lo han hecho pedazos.
-No importa, arrastras resguardate trás las piedras.
Continúa el cabo disparando aunque un balazo le ha atravesado el costado izquierdo. Se arrastra como puede y, sangrando como está, vuelve a meter un cargador en su fusil. Lento, pero seguro, sigue disparando, impidiéndo con eso los intentos de salida de la harca enemiga, que quiere arrebatarles el armamento. Otro tiro ás y dos más para ganar tiempo, ya que el fuego tiene que habersa oí­do en las avanzadillas del reducto Izarduy.
Pero el enemigo no cesa y vuelve a disparar sobre el cabo, que cae herido por segunda vez. Pero ya es tarde para los moros. Pendiente abajo se oye ruí­do de gente armada, que pone en fuga a los casbileños. Son como unos veinte, y algunos cojean, tal vez heridos por los disparos del cabo Mur.
Cuando llegan los refuerzos, el cabo Mur se incorpora y les tiende la mano:
-Gacias, muchachos; me habeí­s salvado a mi y a Sacorro, pero he perdido al mejor de mis soldados.
Lentamente, recogido el armamento, la sección que ha llegado en auxí­lio de la patrulla atacada traslada en camilla al herí­do, mientras el cabo Mur lo hace por si mismo, apoyado el brazo derecho en el hombro de un soldado.

Saludos.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

Una Bandera en el Gurugíº

Notapor juantono carro 001 el Sab Dic 08, 2007 11:54 am

El 29 de septiembre de 1.909, bajo las órdenes del General Aeizón, salierón cuatro columnas, al mando del Tente.Cor. Aizpuru, Coronel Primo de Rivera, Coronel Axó y Tente. Cor. Bermúdez de Castro, quedando de reserva el General Del Real en el hipódromo, con seí­s compañí­as.
La dificultad mayor estaba en lo escabroso del terreno. Habí­a que trepar mucho y combatir poco, ya que no aparecí­a el enemigo. A las 09,00 horas de la mañana la columna Aizpuru llegó al pico Basbel, en la cumbre del Gurugú, y clavó la bandera española. Axó con su fuerza, hizo lo mismo en el pico Kol-La y Primo de Ribera ocupó la l hostilizando a oma de Ait-Aixa y Taxdirt El Arbi, o el gorro frigio, la bandera fue vista desde Melilla, ylas baterias de la plaza, las de las posiciones y las de los buques saludareon con salvas el éxito de la operación. Entonces los moros contraatacaron desde Beni Sicar hostilizando a las fuerzas españolas más avanzadas, las de Axó y Aizpuru, así­ como a la harka amiga, que habí­a alcanzado los picos más altos de la parte oriental del Gurugú. Etambiénl ataque era fuerte y con brios, hasta el punto de que el General Arizón no se artevió a dejar aisladas durante la noche las avanzadas de Basbel y Kol-La y ordenó la retirada. Sólo se conservó el gorro frigio, bien provisto de artillerí­a y defensas.
En toda España produjo enorme sensación la toma del Gurugú. Hubo alegróa general y fiestas. Ningún pueblo español quedó sin adornar las calles y balcones de las casas. Motivos habí­a ya que se esparaba con esra toma la paz.
El mismo General Marina, después de la ocupación de Zeluán y del grave quebranto ocasionado al enemigo en los duros combates de los últimos tiempos, también la espereba. Al menos esperaba ver aparecer a las comisiones de la Harca rifeña en demanda de esa paz...Todos creí­an que pronto depondrí­an las armas. Pero no fue así­, los moros, rabiosos se envalentonaron y en vez de rwendirse atacaron por la noche del 28 las posiciones de Beni Sicar, ocupadas por tropas de la división de Sotomayor. Con admirable Á­mpetu y gran tenacidad, los rifeños arremetieron contra las posiciones españolas del zoco. Tal vez fuera el último esfuerzo, quizá el falso vigor de la agoní­a, el grito desesperado... ¿O era que el enemigo todaví­a estaba fuerte y no le importaban los éxitos de sus enemigos?.
Seguiremos. Saludos.
Imagen
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

La Caballerí­a de los Austrias (1.518-1.700).

Notapor juantono carro 001 el Lun Dic 10, 2007 6:07 pm

El espacio de nuestra historia marcada por las fechas indicadas en el encabezamiento, corresponde con los reinados de los monarcas procedentes de la dinastí­a de los Hasburgo y que van desde Carlos I hasta el reinado de Carlos II con la siguiente cronologí­a: Carlos I (1.518- 1.556), Felipe II (1.556-1.598), Felipe III (1.598-1.621), Felipe IV (1.621-1.665) y Carlos II (1.665-1.700).
En este perí­odo de casí­ dos siglos, asistimos al embrión del estado moderno (iniciado por los Reyes Católicos) y por lo tanto del nacimiento de los ejércitos, más en su significación actual, que en el concepto medieval. Por tanto asistimos a los primeros deserrollos del arma de Caballerí­a, cerrándose este ciclo históricon con el inicio del siglo XVIII, que seria a la postre el siglo de oro en el desarrollo de este arma en el continente europeo.
Durante la edad media, la composición de los ejércitos cristianos que protagonizaron la reconquista reflejaba, como no podí­a ser menos, la fragmentación del poder que existí­a en la época dela corona, la noblezay los burgos. Así­ vení­an formados por un conglomerado poco vertebrado de tropas reales, mesnadas de los grandes señores y milicias. Las ódenes militares, por su parte, aportaban un contingente aguerrido y disciplinado, si bien dependí­an de los respectivos grandes maestres más que del rey.
Al llegar a España el emperador Carlos, se encintró con un formidable ejército de casí­ 32.000 hombres, encargándose, durante su reinado, de ampliarlo y potenciarlo. Así­ en 1.536 llegó a contar el ejército pení­nsular con una fuerza de 63.150 hombres de los cuales 7.120 eran de caballerí­a. Á‰l habí­a heredado la caballerí­a de los reyes Católicos: Las Guardias Viejas de Castilla y los Archeros de Borgoña, compañí­a integrada por nobles flamencos introducida en España poe Felipe el Hermoso. Como tropa de nuevo cuño aparecieron los Estradiotes, equipados a la ligera, y utilizados en la exploración y reconocimiento.
Por lo tanto la Caballerí­a quedó compuesta por; Honbres de Armas, llamados también bandas o compañí­as de ordenanza y los Estradiotes o Caballos Ligeros.
La lanza seguí­a siendo considerada esencialny tanto Hombres de Armas como Estradiotes la mantuvieron. No obstante, resultaba evidente que era necesario aumentar la proporción de tropas dotadas de armas de fuego. Para ello se recurrió al servicio de los famososn"Reiters" o jinetes nagros alemanes, mercenarios alemanes equipados con dos pistolas y que debí­an su nombre al hábito de pintar la armadura de color oscuro.
Para la Guardia Real, la caballerí­a utilizada fueron Los Cien Continuos, los Estradiotes y los Archeros de Borgoña. Los primeros, herederos de las Viejas Guardias de Castilla acompañaban al Emperador, cuando iba a la guerra, como la Caballerí­a de Lónea y los Estradiotes como caballerí­a ligera.
Felipe II mantendrá básicamente la misma composición de la caballerí­a, incluyendo a los que por tradición se sigue llamando ligeros, a pesarde que para defenderse del fuego enemigo estaban pesadamente armados. Se introducen, sin embargo, cambios en la verdadera caballerí­a ligera. Los Estradiotes fueron sustituidos por los Herreruelos dotados de pistoletes o arcabucejos, quedando constituida, por tanto en este peí­odo por: Hombres de Armas, Caballos Ligeros, Arcabuceros a caballo y Herreruelos con un total de 9.620 caballos.
En cuanto a las unidades montadas de la Guardia adquieren en tiempos de Felipe II la que serí­a su configuración definitiva hasta la llegada de los Borbones: kos Estradiotes y la evolución de los Cien Continuos en las Guardias de Cuchilla.
Aún a pasar de la evolución del Arma de Caballerí­a durante todo el siglo XVI, noi tiene parangón con el desarrollo del Arma de Infanterí­a en ese perí­odo, convirtiéndose en la verdadera reina de las batallas.
No obstante la Caballerí­a rtuvo un papel en las campañas del Gran Capitán (Gonzálo de Córdoba) en Italia y en victorias posteriores. Así­ en Paví­a, caballos ligeros formaban la vanguardia del ataque español y en San Quintí­n los jinetes supieron explotar el éxito persiguiendo a los franceses derrotados. Pero fueron los infantes quienes protagonizaron esos triunfos.

Seguiremos. Saludos.

Imagen
Arcabucero a caballo y G. Viejas de Castilla
Imagen
Herreruelos y Hombres de armas.
Dibujos del albúm de la Caballerí­a de Clonard.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

La Caballerí­a de los Austrias (1.518-1.700).

Notapor juantono carro 001 el Mar Dic 11, 2007 11:31 am

Durante todo el siglo XVII la Caballerí­a continuó evolucionando, pero sin por eso llegar a recuperar, por lo que a la española se refiere, su antigua primací­a. Así­, la Caballerí­a se viói afectada en su organización poe la ordenanza de Felipe IV de 1.632; espacialmente los hombres de Armas, que dejaron sus pesados lanzones y espadas y recibieron a cambiuo dos pistolas y espada de taza y gavilanes; tambián dejaron la mayor parte de su armadura, quedándo tan sólo con el peto y el espaldar ty sustituyendo la celada borgoñota por el morrión español. Así­ mismo cambiaron su denominación por las de Caballos-Corazas.
Los Arcabuceros a caballo fueron provistos de modernas carabinas en vez de los pesados arcabuces; quedando uniformados, armados y organizados al modo de los Caballos-Corazas, tomando la denominación de Caballos-Carabinas, viniendo a ser agrupados en unidades llamados TROZOS, asumiendo las funciones, hasta entonces propias de los Herreruelos, que son suprimidos.
En este reinado aparecen los Dragones ya con esta denominación, pues en realidad fueron una contunuación de los arcabuceros de infanterí­a, montados a caballo para agilizar sus desplazamientos. Utilizaban el caballo únicamente como medio de transporte, combatiendo pie a tierra. Estos vestian de manera algo diferente (como veremos en uniformologí­a) al resto de la caballerí­a. pues usaban chambergo en lugar de casco y el coletode ante en vez de coraza. Llevaban una sóla pistola y usaban un piquete para amarrar al caballo cuando combatí­an a pie. Durante la mitad del siglo XVII el ocaso de la caballeria española se empieza a vislumbrar.

Seguiremos. Saludos.

Imagen
Imagen
Caballerí­a española del siglo XVII. Albún de Clonard.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

La Caballerí­a de los Austrias (1.518-1.700)

Notapor juantono carro 001 el Mié Dic 12, 2007 5:44 pm

Previamente, con motivo de la guerra de los treinta años (1.618-1.648) ésta habí­a visto aumentar considerablemente sus efectivos. En este perí­odo el ejército español en Flandes contaba con unos 7.000 jinetes, pasando en la fase final del conflicto a crecer hasta un total de 14.000. Pero el Arma de Caballerí­a no se escapa al ocaso final de siglo. Una pésima polí­tica caballar hací­a desesperante poder remontar a las tropas trás las campañas.
En una situación de práctico colapso, los ejércitos españoles, agotados, sin recursos y privados de sus más experimentados mandos, tuvieron que combatir en varios frentes, a una multitud de enemigos: portugueses, holandeses, ingleses, franceses y suecos, bajo cuyos ataques acabaron sucumbiendo.
Estos últimos, sobre todo, de la mano de su rey, Gustavo Adolfo, introdujeron una serie de cambios revolucionarios en la táctica de la época, que España nunca llegó a asimilar. Las reformas propugnadas por el rey de Suecia fueron profundas en todo el ejército, pero principalmente en la Caballerí­a. Varias fueron las reformas, pero sin duda, la más importante fue la instrucción de sus jinetes para que cargaran sable en mano, frente a la táctica española, fundamentalmente defensiva y basada en el fuego. Gustavo Adolfo devolvió a la Caballerí­a su agresividad, recuperando el choque como elemento decisivo. Hay que señalar que las cargas ejecutadas de acuerdo al nuevo sistema se hací­an al trote, con el fin de conservasr la formación hasta el último momento. teniendo, sin embargo, suficiente Á­mpetu como para desordenar a escuadrones más acostumbrados a utilizar las armas de fuego que las blancas.
Cuando acababa el siglo y el último de los Austria, Carlos II, la caballerí­a española, desbordada por estas innovaciones, por el número y calidad de sus contrarios y abrumada por una casí­ total falta de recursos, atravesaba uno de sus peores momentos.

Saludos.

Imagen
Dragon español Siglo XVII. Dibujo de A. Salto Dolla.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

El Ejército de los Austrias: Los Tercios de Flandes.

Notapor juantono carro 001 el Jue Dic 13, 2007 4:57 pm

Releyendo a los clásicos del arte militar y a los historiadores especialistas en el tema que vamos a tratar, uno de los hechos que se constatan es cómo el Tercio eclí­psa al resto del conjunto del ejército. Los siglos XVI y XVII contemplan el triunfo del infante a pesar de que la caballerí­a es el refugio de la nobleza y la artillerí­a un arma naciente.
Otro hecho que debemos destacar es la Á­ntima relación que existe entre el estado moderno y la organización de la máquinaria militar que controló Europa durante esos doscientos años. Los pilares se construyeron durante la reconquista de Granada (1.484-1.492) cuando se plasman en la realidad los ideales centralizadores de los Reyes Católicos. Las guerras de Italia y la mano de Gonzálo Fernández de Córdoba (el gran Capitán) acabaron por perfilar el mecanismo de funcionamiento del Tercio, el cual, desde el reinado de Carlos I hasta el de Carlos II, fue sinónimo de ejército y casi por extensión de Imperio.
Definir el Tercio no es una tarea sencilla, el profesor René Quatrefages, en su explendida investigación "Los tercios españoles 1.567-1.577" lo hace entorno a una clara caracterización; es el conjunto de tácnicas administrativas, de armamento y de combate articuladas por conjunto de estructuras orgánicas, económicas y financieras de las cuales resulta y que son también el resultado de una paqueña sociedad donde lo material, lo moral y lo espiritual no tienen las mismas caracterí­sticas que en la sociedad civil.
El Tercio es un producto elaborado por la sociedad guerrera castellana para la guerra europea. La conquista de América se realizó siguiendo las formas tradicionales de la guerra paní­nsular desde la invasión musulmana y la formación de los diferentes reinos cristianos. Por lo tanto, el Tercio es una adaptación técnica a un teatro de operaciones ajeno al tradicional.
Así­, el militar que forma parte de esta unidad es el exponente del aislamiento del profesional de la guerra y del desarraigo, del extraño en una tierra hostil al europeo del sur. El recluta ibérico o italo recibe instrucción en las posesiones italianas para pasar a las europeas ví­a el camino español. Sin embargo, no era extraño que el perí­odo de aclimatación a la nueva profesión se realizase directamente en Flandes, pues la urgencia de refuerzos obligó a trasladar directamente por ví­a marí­tima a los reemplazos, pese al alto coste de vidas y económico.
Poner una pica en Flandes suponí­a un quebradero de cabeza para los consejos de guerra y hacienda, añadiéndose la disponibilidad diplomátrica de paso franco según se eligiese la ruta de acceso: la enemistad de Iglaterra cerraba la ruta naval, la enemistad frencesa obligaba a desviar por el este, con el consiguiente gran rodeo, a los contingentes que desde Italia se desplazaban a pie hasta Luxenburgo español y pasar a los Paí­ses Bajos. En todo caso, el desembolso que provocaban cada situación o ambas, se veí­an agravados por las crisis económicas sucesivas y continuas bancarrotas del Tesoro español.

Seguiremos. Saludos.

Imagen
Imagen
Diferentes arcabuceros de los Tercios. Siglos XVII.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

El Ejército de los Austrias: Los Tercios de Flandes (II).

Notapor juantono carro 001 el Vie Dic 14, 2007 10:39 am

Una vez llegado a Flandes, el infante español iniciaba una doble vida cotidiana; la cotidiana, alojado en casa de un particular con amplios espacios de tiempo dedicados al ocio. Y la de campaña, rodeada de humedad y penalidades, soportados por el orden y la disciplina. Pero el motí­n es cosa común ante el retraso de las pagas, como en 1.576, cuando se han acumulado 36 años de retrasos, dando lugar a un sistema de amotinamiento peculiuar.
Unas veces se elevaban escritos:
"Cien pagas nos deben, y me parece que nol hacen caso de nosotros. No se espanten por cosas que vienesen pues así­ nos tratan. pues no nos pagan lo que tanto trabajamos. Aun de una miseria de hambre que nos dan, nos la van alargandonmes a mes. Tanto cargan al asno que a cices echan la carga, que por vida de Diosnque nos lo han de pagar los que más cerca estuvieren, pues tan poco se acuerdan de nosotros, juro"
(citado por Parker, Goeffrey y Angela).
Otras, el motí­n tení­a un carácter netemente pasivo, negándose a combatir. Llavado al exremo, se combatirá en contra de las órdenes atacando en perí­odo de tregua de manera feroz y sangrienta, en parte buscando rearcirse con el botí­n y obligando al pago de los atrados, ya por el desembolso de la corona española, bien por obligar a empréstitos sufragados por las clases acomodadas de los Paí­ses Bajos y endosados a la corona.
La efectividad del método llego a ser excelente, pues la somple amenaza, trás un par de asaltos efectuados, surtí­a efecto.

Seguiremos. Saludos.

Imagen
Tercios de Flandes del S. XVII. Clonard.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

El Ejército de los Austrias: Los Tercios de Flandes. (III).

Notapor juantono carro 001 el Sab Dic 15, 2007 1:08 pm

La vida del soldado se piede reducir a los aspectos materiales como el pecunario, el alojamiento, la comida; la familia, fruto de la movilización permanente, arrastrando matrimonios e hijos surgidos desde la estabilización del soldado en un territorio; y finalmente la propiamente vida militar. Vida muy dura si se piensa que entre 1.550 y 1.650, sólo el año de 1.610 fue el único en el cual no hubo guerra, pero con los conflictos latentes. Resumen de esta situación es la campaña de 1.634, cuando España se enfrenta en Alemaní­a a los protestantes alemanes coaligados con Suecia, Inglaterra, Francia y Escocia (guerra de los 30 años) y por otro lado, a los holandeses ayudados por franceses e ingleses (guerra de los 80 años). No es extraño que las deserción fuese habitual, y que las herí­das y las enfermedades dejasen un rastro continuo en las listas de bajas de los Tercios. Es entonces cuando, no sólo por antigí¼edad, empezarán a denominarse de "Tercios Viejos" y "Tercios Nuevos".
Si lograba sobrevivir, el licenciamiento permití­a regresar a casa. Para muchos, tras servir durante tantos años, no existí­a tal posibilidad. Como recurso, el veterano se alistaba en otro ejército activo en otro lugar de Europa. La creciente profesionalización durante el siglo XVII acabó por establecer ejércitos permanentes, sostenidos por el erario público.
El Tercio español, temido admirado y rey de las batallas, permanecerá como unidad básica hasta la guerra de Sucesión española, pero será un fantasma nutrido de las viejas glorias y hazañas, carente de personal y medios e imbuido por una doctrina militar superada por la establecida por Gustavo de Suecia.

Seguiremos. Gracias.
Saludos.

Imagen
Reales Guardias españolas S. XVII. Albúm de la Infª de Clonard.
...Aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie...¡Resistiré!...
Picar como la avispa, morder como la serpiente, golpear como un martillo pilón.
Imagen
Avatar de Usuario
juantono carro 001
 
Mensajes: 5096
Registrado: Sab Abr 28, 2007 6:49 pm
Ubicación: En una Nueva Villa con Cañada Real.

PrevioSiguiente

Volver a Sección histórica

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado