¡¡¡ La Legión !!!

Ejércitos de tierra de todo el mundo y elementos que los componen

Moderadores: poliorcetes, Lepanto, Orel, Edu

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor racta46 el Sab Ago 02, 2008 9:01 am

:shock: hay algunas fotos estupendas ...me llama la atencion la forma de portar la cuchara del legionario , ¿ no era un poco peligroso en caso de un ''cuerpo a tierra'' de urgencia ? .lo mismo con las cartucheras , no peligroso ..pero incomodo tendria que ser de cojo...es :wink:
buena Info Sven

saludos
Imagen
Avatar de Usuario
racta46
 
Mensajes: 2847
Registrado: Lun Feb 27, 2006 6:33 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Sab Ago 02, 2008 1:21 pm

Amigo racta46, me imagino que lo de la cuchara es en un momento de relax total :lol: ,en cuanto a lo de las cartucheras, en aquella epoca no creo que se pensase mucho en la comodidad del soldado :mrgreen:
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Sab Ago 02, 2008 1:29 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

SEIS MESES EN UAD-LAU

Antes de amanecer han salido los regulares; la Bandera queda guarneciendo el puesto dí­as antes ocupado por un Tabor y dos compañí­as de infanterí­a; el campo está en aparente paz y podrán completar su instrucción nuestros soldados.
En contados dí­as. Al descuido en limpieza de los indí­genas, sustituye una era de policí­a; el zoco de cafetines y sus mugrientas tiendas se aleja a retaguardia y las explanadas y calles del campamento brillan bajo el sol. La limpieza y loa policí­a es la caracterí­stica de los campamentos legionarios.
La posición se encuentra situada a dos kilómetros de la playa sobre una pequeña altura que avanza en el valle, en cuyo fondo corren las plateadas aguas del Lau; al sur los montes de Gomara cierran el horizonte, con su negro macizo; al Oeste, entre las cresterí­as de la sierra de Beni-Hassan, blanquea la cumbre elevada del famoso Kelti; y cerrando el valle, como guardián de la puerta del desfiladero a Xauen, en una pequeña colina se distinguen las tiendas de campaña de un campamento español. Hací­a la playa, las verdes manchas de las chumberas que rodean los aduares, ponen una nota de color en la monotoní­a de las tierras labradas; pero las cruza un estrecho camino que muere en la costa junto al bosque de olivos del cementerio moro.
El campamento es un conjunto de pequeñas y ruinosas edificaciones morunas, antigua residencia de la mehala del Raisuni, en medio de las cuales se alza coquetona y blanca la casa oficina de la policí­a; a su inmediación, unos pequeños barracones sirven de alojamiento a los moros, y entre las edificaciones se levantan las tiendas de los legionarios. A retaguardia del campamento se encuentran diseminados el hospitalillo, cuadras, parque de Intendencia y estación radiotelegráfica.
Este es el primer campamento de la Legión, y en él se han de preparar para la guerra los legionarios de la primera Bandera.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Sab Ago 02, 2008 6:40 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

La vida en Uad-Lau esa de gran actividad; la proximidad del rio permite que después del desayuno atiendan los soldados a su limpieza.
Momentos después comienza la vida militar; en la explanada principal, dirigidos por el Capitán, los legionarios, en mangas de camisa, efectúan sus ejercicios gimnásticos, que terminan con juegos de Sport. En la instrucción, los ejercicios de combate son muy frecuentes, y en ellos, las explicaciones teóricas se unen a la práctica del ejercicio.
Después de un descanso bien ganado, da comienzo la diaria instrucción teórica; es breve; en ella se cultiva el credo legionario y los oficiales se extreman en ir formando la moral de sus soldados. Los Capitanes y Oficiales veteranos explican la guerra como la practican en Marruecos; los jóvenes reemplazan la experiencia de sus superiores con el recuerdo de sus cursos académicos, y poco a poco en aquella agrupación de hombres se van forjando y disciplinando los nuevos soldados.
El tiro es objeto de atención preferente; con él se procura encariñar al legionario y se celebran concursos con premios en metálico a los mejores tiradores. En el concurso de campeonato un suizo y un español se disputan el primer puesto; el español pierde un tiro y queda el suizo campeón.
La tarde es igualmente absorbida por la instrucción o el tiro, y al toque de oración, cuando muere la vida militar, empieza la de los legionarios en las cantinas y cafetines; a esta hora, los Capitanes son solicitados para firmar vales para vino; el exceso de borracheras, hizo que, en estos primeros meses, hubiese que limitar ese consumo.
La vida militar de los Oficiales no acaba aquí­; la administración de las unidades requiere tiempo, y como las prácticas militares ocupan el dí­a, durante la noche trabaja el Capitán ayudado por sus oficiales, o reparte los haberes a la tropa.
Algunos dí­as, a altas horas de la noche, se reúnen los oficiales y se celebran esas sencillas explicaciones sobre la guerra de Marruecos y la adaptación a ella de nuestros reglamentos dictando normas para las prácticas de dí­as sucesivos; pero se acaba pronto; otro dí­a se seguirá, que bien merecido tienen el descanso.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Sab Ago 02, 2008 6:54 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

Imagen
Imagen
La noche no es para todos de reposo en la campaña; la tropa que descansa tiene que atender a su seguridad; la compañí­a nombrada de servicio reparte sus puestos avanzados, y las patrullas recorren el campamento, donde de tarde en tarde se escucha el ¡alto ¡ de los centinelas. El servicio de noche se hace a punta de lanza; nadie duerme, y un Oficial, constantemente levantado y fuera de su alojamiento, recorre los puestos y cumple su servicio. Esta es la vida virtuosa y activa de los Oficiales de la Legión.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Dom Ago 03, 2008 12:15 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

Con el domingo llega el descanso de la semana. Es ya muy tarde cuando la primera corneta rompe el silencio, y en este dí­a sólo por la tarde los juegos y sport animan el campamento; se establecen pequeños premios y hay luchas, boxeo, foot-ball etc. Otros Oficiales pasean a caballo o se organizan fantásticas cacerí­as de perros, en la que se van dando cuenta de los muchí­simos parros salvajes que invaden el campamento.
El juego está prohibido en la Legión. Los Oficiales dan de ello ejemplo saludable; sólo en algún rincón de las barrancadas, próximas al campamento, un pequeño corro de soldados denuncia la presencia de alguna timba, que pronto es disuelta; estas faltas en la Legión se evitan pero no se castigan. La prohibición del juego hace que los Oficiales se extremen en buscar distracción para el soldado y los matchs de boxeo y los saltos y concursos se generalizan.
Entre los boxeadores ocupa un buen lugar el descuidado Willian Brown, negro norteamericano, que ya es conocido por sus puños en los poblados cercanos; en sus paseos, los primeros dí­as, los indí­genas le creí­an moro, pero el, haciendo uso de su practica en el boxeo, les hací­a ver su origen norteamericano; su abandono en el vestir es caracterí­stico y nadie conoce a William más que sucio y derrotado.
El campamento va tomando su aspecto legionario; el ingenioso austriaco Werner ha construido para el edificio más alto una curiosa veleta que representa un Oficial saludando: el viento la mueve, y cada vez que ésta recorre cinco metros , levanta y baja el sable el fantástico muñeco. Los naturales se paran al paso y miran curiosos la veleta, y los soldados burlones le imitan “ ¡ tu visor muñico estar diablo?”
Gamoneda, el notable clown “Kuku”de los circos españoles, entretiene a los otros con sus chistes y ocurrencias.
Un legionario en los descansos, ofrece cinco duros al que le venza en lucha; otro desafí­a en ejercicios de fuerza a distintos compañeros; los dí­as transcurren lentos y tranquilos.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Lun Ago 04, 2008 6:36 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

Un pequeño barco hace la travesí­a a Ceuta y es el portador del convoy y del correo; sus visitas se ven limitadas por los constantes temporales y la falta de embarcadero; su llegada, lleva de paseo hacia la playa a muchos soldados; una veintena de hombres de desnuda para efectuar las faenas de descarga; el oleaje les moja hasta la mitad del pecho; pero incansables siguen su tarea varias horas.
La llegada del cartero con los encargos, ha llevado también hacia la playa a muchos Oficiales. Allí­ se les reparte la esperada correspondencia; sentados sobre la arena leen sus cartas; sienten pasar esos momentos de melancolí­a que engendra el recuerdo.
Otro dí­a la presencia de un cañonero embarga la atención del campamento. Las rayas blancas de la chimenea, nos dicen que es nuestro barco; así­ le llamamos al cañonero “Bonifaz”que, mandado por el culto y experto Capitán de fragata, Don Juan Cervera, vigila esta costa….. El dí­a es esplendido.¿ se decidirán a visitarnos?.
Al saludo e invitación hecha por nuestra estación radiográfica, responde el barco con otro saludo; el Comandante y varios Oficiales bajarán a visitarnos.
Cuando llegamos a la playa se acerca a la orilla la canoa del Comandante, desembarcan a hombros de los marineros y, juntos, emprendemos a caballo el camino al campamento.
En la explanada principal esperan formados los legionarios que son revistados por nuestros visitantes; después de la revista, la Bandera efectúa algunas evoluciones, las ametralladoras con rapidez y precisión ejecutan un breve ejercicio de tiro; y, rotas las filas vuelve el campamento a su vida ordinaria.
Recorremos la posición y después de enseñarles lo poco que el campamento tiene, nos hacen el honor de acompañarnos a la mesa. Los momentos transcurren para nosotros tan agradables que, con sentimiento, vemos llegar la hora de su marcha.
¡Alegran tanto las visitas en estos campamentos apartados¡
A pie emprendemos el regreso a la playa; visitamos el bosque sagrado del cementerio moro. Nos despedimos de los marinos, que con su visita, han roto la monotoní­a de nuestras horas en el campo.
La vida en Uad-Lau tiene pocas distracciones. Solo en los paseos hacia la playa, la presencia, alrededor de los pozos, de las moras de los poblados, pone una nota alegre en la calma de la tarde. Los legionarios toman estos lugares como paseo favorito, y al caer el dí­a son muchos los que se encaminan hacia la costa donde la vista se recrea con la presencia de moritas jóvenes, que ante la aparición de algún moro, aparentan huir como pajarillos asustados por la presencia del cristiano; algunos de los nuestros decididos, las cortejan, y los añosos olivos del bosque sagrado han sido muchas veces mudos testigos de la galanterí­a legionaria.
Las riñas no existen, los que pretenden reñir son separados por los compañeros y llevados a presencia del Oficial, que entregándoles los guantes de boxeo, les permite que diriman así­ sus querellas, entre la bromas de los camaradas; desahogados los nervios y reconociéndose su falta, acaban dándose la mano y amigos se separan.
Las noches son tranquilas. Una de ellas, el sonido de un disparo se siente en dirección al servicio. Nos dirigimos a visitar los puestos y nos detiene un “halt qen vife”, con marcado acento alemán; es el viejo cabo Gustavo Hort (antiguo oficial bávaro) el que nos recibe. Nos indica que fue en el puesto inmediato de donde partió el disparo. Al separarnos del veterano, sentimos, como los soldados de su escuadra, tienen gran simpatí­a por el fiel cabo Gustavo, que un dí­a de “caffard”desapareció del campamento. Nadie creyó en su deserción. ¡era tan buen soldado¡.
Llegamos al puesto del disparo. El cabo explico como el centinela, medroso, disparo su arma creyendo ver algo. Y para que el caso no se repita, se le ordena dejar el fusil, y armado de machete lleve a la orilla del rio un pequeño cajón, que recogerá la descubierta al dí­a siguiente.
En la obscuridad de la noche vemos perderse la sombra del centinela. Más tarde, el ruido de un disparo en dirección al rio, pone al puesto en marcha hacia allí­. A los pocos pasos aparece el soldado que, libre de peso, regresa a seguir su servicio. Al dí­a siguiente el cajón estaba en la orilla del rio.
El dí­a de Nochebuena, se celebro con esplendida cena, por los legionarios. El vino corre y entre cantos y alegrí­as pasan hermanados la fiesta de pascua.
Los alemanes han pedido autorización para reunirse, y un árbol de Noel, con sus múltiples luces, señala el sitio de su fiesta. Los Oficiales les colgamos de las ramas botellas de cerveza alemana; ellos afectuosos, nos brindan con canciones de su paí­s. Al entonar su canción de guerra, las frentes se entristecen y vemos llorar los ojos de un viejo veterano.
La fiesta dura hasta el amanecer en que el campamento quedó en calma. Ha corrido el vino y ni un solo incidente se registra. Los legionarios para beber no necesitan receta.
La noticia de que en Gomara se concentra fuerte Harca para atacar nuestras posiciones, hace aumentar las defensas del campamento. Se colocan alambradas en los puestos avanzados y las prevenciones para el caso de un ataque se multiplican. Nadie ha de disparar sus armas en el interior del campamento. Las unidades marcharan en silencio, por el camino más corto, a su puesto de combate. Las ametralladoras quedan apuntadas durante la noche. Los vados del rio son vigilados con pequeños puestos de policí­a; pero los entusiasmos bélicos de nuestros soldados se ven esta vez defraudados; no somos atacados, que de haberlos sido, empeñada y gloriosa habí­a de ser la empresa de defender este extenso campamento,(a 45 kilómetros de la Plaza) del ataque de la harca numerosa que anunciaban. Hay que esperar otra ocasión. Ya nos llegara el dí­a.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Mar Ago 05, 2008 12:03 pm

DIARIO DE UNA BANDERA


Un suceso desgraciado llena de dolor nuestro campamento. Unos soldados legionarios conducen a un moro ligeramente herido en la cabeza. En la oficina, tendido en tierra, yace gravemente herido el bravo Teniente de policí­a. Un soldado indí­gena habí­a disparado su arma sobre el Oficial, causándole heridas graví­simas y dándose a la fuga. Dos legionarios que trabajaban en una obra inmediata, sin más armas que el palustre, le persiguen en su huida. No obstante hacerles el indí­gena varios disparos, le alcanzan y derriban después de golpearle en la cabeza.
Al dí­a siguiente es castigada la cobarde traición; legionarios y policí­as desfilan marciales ante el cadáver del moro asesino. Una noche de dolor pasó por el campamento con la pérdida del Teniente Malagón, excelso militar, bondadoso y justo.
Unos dí­as más tarde otro legionario, Marcelino Maquivar, salva de la muerte del rio, con exposición de su vida, a dos moras enemigas que arrastraba la corriente.
Una pequeña agresión alarma en la noche el campamento. A los primeros disparos nos arrojamos de la cama y sale hacia los puestos la sección de retén. Se repiten los disparos, y una sección va a rodear la barrancada. Al dirigirnos a los puestos oí­mos una voz que pide una camilla; en la agresión ha habido algún herido. Subiendo al puesto, encontramos a un joven legionario que yace tendido en tierra, está herido en una pierna y otra bala enemiga le ha destrozado la mano. Estaba arrestado y marchaba acompañando a la patrulla que llevaba el café a los puestos de servicio, cuando se vieron sorprendidos por las descargas enemigas. Se arrojaron al suelo rechazando la agresión y en la oscuridad de la noche, dispararon sus fusiles sobre los fogonazos enemigos, al parecer sin resultado.
Las secciones regresaron al amanecer sin haber encontrado a nadie.
El herido fue trasladado al hospitalillo, donde después de una dolorosa cura, preguntaba si su Comandante le perdonarí­a por encontrarse arrestado.
A su lado permanece el viejo cabo practicante Monsieur Colbert; “ Cugagas”-le dice- Le Comandant il a donné son pardón”y con amorosa solicitud le cuida como a un hijo. Este es el viejo Colbert, uno de los más extravagantes tipos legionarios; cuenta fantásticas historias de su esplendor pasado y se llama a si mismo el Doctor Colbert, cuyo nombre explota para sus conquistas amorosas.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Mié Ago 06, 2008 9:51 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

En los primeros dí­as de abril, empieza el bloqueo de Gomara, se dice que se operara pronto, pero incrédulos, a todos nos tarda la hora de salir de Uad-Lau; estamos cansados de la paz en que vivimos y la Bandera esta perfectamente instruida, en espera de que la empleen. Los legionarios sueñan con ir a Xauen remontando el valle del Lau y unir la costa con la misteriosa ciudad.
Al campamento llega la noticia de que el Coronel Castro Girona vendrá pronto a Uad-Lau. En espera del avance, que tarda, se nos hacen interminables los primeros dí­as de abril.
Por fin el 16 se confirma la noticia de la próxima expedición. Al dí­a siguiente ha de llegar una numerosa columna para efectuar la proyectada operación sobre Gomara. En ella van a tener un puesto los legionarios.
Las compañí­as empiezan los preparativos para la próxima salida. Los seis meses de estancia en Uad-Lau han acumulado una serie de elementos y material regimental, inútil en el momento de la salida; los carpinteros construyen embalajes y cajones para almacenar el material. Los Capitanes revisan las unidades y elementos que han de tomar la salida.
El dí­a 17 por la mañana, desembarca en Uad-Lau el Coronel Castro Girona. Viene acompañado de su Jefe de Estado Mayor y varios moros. Los jefes de todos los poblados esperan en la playa y a la llegada del Coronel, unos le besan la mano y otros le estrechan con muestras de respetuoso cariño. Entre ellos se encuentran varios jefes de los poblados vecinos de Gomara. El Coronel monta a caballo y tras él, sube toda la comitiva.
El campamento va tomando gran animación. Al medio dí­a se espera la llegada del Teniente Coronel de la Legión, que viene mandando la columna. Entra en la explanada un Tabor de regulares seguido de sus inexplicables impedimentas. Todos tienen señalado su puesto para acampar. En una hora, las blancas explanadas aparecen embargadas por las tiendas y el material.
El movimiento dura hasta media tarde en que, instaladas ya las tropas, nos reunimos los Oficiales a cambiar impresiones. Allí­ se encuentra la oficialidad de los Tabores de Regulares de Tetuán y Ceuta, Mehalla Xerifiana, Cazadores, Artilleros y Legión, todos los que van a constituir la nueva columna.
En medio del campamento la policí­a, en una bonita tienda de campaña de construcción moruna, rematada por una reluciente bola, se encuentra el Coronel Castro Girona, rodeado de los notables de Gomara. Los moros escuchan sus palabras como el credo de los Xerifs. El té corre y en aquella pacifica reunión se ocupa la costa de Gomara.
Esta noche el Coronel nos recibe y nos entera del objetivo de la operación; la punta de Targa, que tanto tiempo hemos contemplado desde nuestro tranquilo campamento, va a ser ocupada y en el vecino poblado de Kasares se colocará otro pequeño campamento. ¿Habrá resistencia? Se confí­a que no. El ascendiente del Coronel Castro es muy grande entre los jefes de Gomara.
Esta última noche duermen poco los legionarios. La alegrí­a reina y la invasión de los cantineros con sus explosivas bombonas nos ocasiona abundantes borracheras. Hay que atajar el mal. Anochecido se cierran las cantinas y se decomisa el aguardiente; pero el campamento no descansa; mientras unos cantan, otros sueñan en la nueva empresa con fantásticas hazañas.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Mié Ago 06, 2008 9:57 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

OPERACIONES EN GOMARA

Antes del amanecer ya está formada la columna. Sin toque previo se han levantado las unidades y al rayar el alba las fuerzas se ponen en movimiento. La columna es toda de tropas escogidas; ocupamos nuestro puesto en el grueso y emprendemos lentamente el camino hací­a el vado del Lau.
Al paso del rio el aspecto de la columna es pintoresco; un escuadros de caballerí­a indí­gena abreva los caballos agua arriba del paso; los soldados se meten decididos en el agua que les llega por encima de la rodilla, y unos acemileros luchan con un mulo que, ha arrojado su carga a la corriente.
Pasado el vado se acorta la marcha. Las unidades se reúnen y siguiendo la costa llegamos a la rinconada de Kasares; descansamos junto a unos arbolados mientras los Regulares e ingenieros suben la cuesta del poblado y empiezan los trabajos de la nueva posición.
La marcha sigue en dirección a Targa; el estrecho camino va remontando el espolón del monte; a la izquierda un profundo cortado cae al mar; los barcos de la escuadra, muy próximos a la costa, siguen a la columna y las nuevas gasolineras recorren la orilla cual rápidas flechas. Delante, hacia la vanguardia, alcanzado el collado, se divisa la pintoresca caravana de los jinetes moros.
Por fin después de un pequeño alto damos vista al valle de Targa, en cuya concha de mar azul echan el ancla los cañoneros de nuestra Marina. Las casitas blancas, y en medio de la estrecha playa un enorme peñón, coronado de antiguo castillo, se alza dominante mientras a su pie, como pequeñas hormigas se ven llegar jinetes de nuestra vanguardia.
Descendemos por el pedregoso camino que recorren huertas y llegamos a la arena. A la sombra del peñón conversa el Coronel con los notables; unas gasolineras se acercan a la orilla, empieza el desembarco de material, y la playa antes desierta toma extraordinaria animación con la llegada de las tropas.
Por la tarde, al desembarcar el Alto Comisario, son los legionarios los encargados de rendirle honores y después de revistarnos, obtenemos con su felicitación la promesa de darnos la alternativa en las operaciones sobre Beni-Aros.
Este primer avance se hizo en plena paz. Los indí­genas nos vienen a vender huevos y gallinas y nos transportan cargas de agua. Durante la noche ni un solo tiro turba nuestro descanso.
El objetivo de la segunda jornada es la ocupación de Tiguisas, pero el camino de la costa esta tan malo. Que se decide la marcha por el interior. Y al amanecer del dí­a 19 nos internamos por el estrecho valle, entre los huertos de floridos naranjos.
Dejamos atrás el valle de Targa y remontando los altos montes que forman la divisoria, conseguimos dar vista al precioso valle de Tiguisas. La playa blanquea a lo lejos y en el fondo del valle, entre los plateados lazos que forman el rio, se elevan los crecidos álamos que dan nombre a la ensenada. El verde valle se halla salpicado de casitas blancas que se pierden medio ocultas entre el arbolado.
La columna desciende hasta la orilla del rio donde toma el ancho camino de la vega y después de atravesar los bosques sagrados de espesos olivos, llegamos a la playa.
Próximo a la desembocadura del rio Tiguisas se instala el campamento, las tiendas se pierden entre el color de la arena y solo los banderines de las compañí­as y los grandes corros de ganado se destacan sobre la extensa playa.
Los barcos se acercan a la costa y empieza el desembarco del material y ví­veres; por la tarde el levante intenta presentarse y ante el peligro de no poder hacer la descarga, se efectúa esta durante la noche, correspondiendo a los legionarios la penosa tarea.
La tienda del Coronel Castro, tiene extraordinaria animación. Unos 40 moros esperan sentados en los alrededores de la puerta el momento de saludarle. Allí­ vemos al fiel y simpático Kald Ali, que siente por Castro verdadera adoración. Kaides. Viejos de barbas grises, montañeses curtidos de aspecto guerrero, todos hacen su sumisión en este dí­a. Solo uno no se ha presentado, el que habita aquella hermosa casa hacia el fondo del valle. Pertenece a la familia de los prestigiosos Xerifes de Uazan; el Coronel sufre con esto una pequeña contrariedad. Pero a la mañana siguiente tiene la compensación. Llega el notable Jefe, sus criados son portadores de un centenar de gallinas y numerosos huevos. Que traen como presente al caudillo español.
El Kaid Ali quiere invitar a comer en su casa a la oficialidad de la columna. El Coronel acepta la invitación y un grupo de Jefes y Oficiales con los Comandantes de los cañoneros de la Marina, componen la caravana. Cruzan el rio y escoltados por montañeses armados, siguen el camino alto a la casa del Raid, en la ladera del monte, entre los árboles, se encuentra la casa; desde ella se divisa un precioso panorama. El campamento apenas se distingue. En el mar los barcos de nuestra escuadra aparecen como pequeñas barquichuelas, y a nuestros pies los preciosos huertos de naranjos nos enví­an su delicado perfume.
El Kaid Ali y sus familiares se extreman en atenciones y nos sirven esplendida y bien condimentada comida. Es tan agradable el lugar y la paz de este campo, que las horas pasan y a nadie le apura la vuelta al campamento. ¡Se esta tan bien en la casa del jefe moro¡
Antes de caer la tarde emprende nuestra caravana el regreso por el camino de la vega, entre los floridos huertos de azahares.
En estos dí­as de estancia en Tiguisa los legionarios no permanecen ociosos; mientras unos rivalizan con los ingenieros en la construcción de barracones, otros arreglan el camino de la costa que hemos de recorrer a nuestra vuelta.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Jue Ago 07, 2008 7:44 pm

DIARIO DE UNA BANDERA



Volando pasaron los cuatro dí­as de estancia en Tiguisas. El dí­a 24 se recibe la orden de salida para Uad-Lau.
En esta noche, mientras el campamento duerme una gasolinera, con las luces apagadas, parte de la playa; en ella embarcan contadas personas. Una de ellas es el Coronel Castro que marcha al campo enemigo a conversar con los prestigiosos Kaides de la zona rebelde. Muy pocos conocen la excursión. Solo nuestro Teniente Coronel espera en la tienda intranquilo su llegada. Antes del amanecer regresa la gasolinera. El Coronel Castro vuelve satisfecho de su visita.
El regreso a Uad-Lau se efectúa en una jornada y después de un alto central en la playa de Targa, que aprovechamos para comer, entra la columna ya caí­da la tarde, en nuestro antiguo campamento. Todos regresan satisfechos del importante avance.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Jue Ago 07, 2008 9:44 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

A XAUEN

Cuatro dí­as de descanso en Uad-Lau nos permiten levantar definitivamente nuestro campamento y, el 30 de Abril, formando parte de la columna Castro, avanza la Legión por el valle de Lau a efectuar la soñada unión con Xauen.
El objetivo del primer dí­a es la ocupación de Tagsut, a la salida del desfiladero, la marcha en la primera parte se hace fácil; el camino recorre el extenso llano y al abandonar este empieza el estrecho desfiladero. Dejamos atrás la población de Kobba-Darsa, guarnecida por policí­as. El camino sigue por la derecha del tajo en que aparece cortada la alta montaña por cuyo fondo corren las aguas del Lau, con bastante caudal en todas las épocas del año.
Las interrupciones en la marcha son constantes; muchos mulos caen, otros se despeñan e impide la marcha de las siguientes unidades. En algunos lugares del recorrido el valle se ensancha un poco, y entonces entre los altos y rocosos picos de Beni-Hassan y Beni-Ziat, separados por el rio, vemos alegres y pintorescos poblados colgados como nidos de águila de la cresterí­a rocosa.
El paso de la columna por unas esponjas de peñascos produce una detención mayor; los mulos de los ingenieros ruedan con sus grandes mazos de estacas y las tablas de los blocaos se encuentran diseminadas por tierra. Se hace preciso ayudarles a cargar para dejar expedito el camino, y los legionarios con su espí­ritu de trabajo van levantando los sufridos mulos caí­dos en el fondo de las barrancadas. El sol nos castiga con sus ardientes rayos y hace más fatigosa la jornada.
Durante el trayecto, en los lugares previamente señalados, se establecen blocaos para puestos de Policí­a y con los ingenieros quedan tropas nuestras encargadas de protegerles y ayudarles en los trabajos; de este modo vamos dejando perdidas en el monte, varias secciones de nuestras compañí­as.
Un arroyo cristalino que afluye al Lau, nos ofrece en la marcha descanso y alivio; los soldados le cruzan y llenan en él sus cantimploras, consumidas ya en la primera parte de la penosa jornada. Después de un breve descanso, sigue la Bandera entre los frondosos bosques y peñascales, que coronados por nevados y altos picos, asemejan este paraje a los rincones de nuestra montaña norteña.
El camino tuerce a la izquierda bajo grandes acantilados, y dejando atrás el Lau que corre rápido y espumoso cortando la montaña, llegamos a la orilla del Talambó que, cristalino salta entre las peñas. La temperatura es tan fresca al pie de estos acantilados y la fatiga de la marcha tanta, que damos a la tropa un prolongado descanso antes de cruzar el rio y subir la empinada cuesta de los poblados.
Por un puente romano algo deteriorado por la acción del tiempo, cruzamos el rio Talambó que y empezamos la subida del pendiente camino.
Extensos aduares, con su mezquita de elevada torre cruzamos al paso. Los chicos rodean curiosos a los soldados, mientras los perros, ariscos nos ladran enseñando sus afilados colmillos. Unos moros salen a nuestro paso con cantaros de agua con que obsequian a nuestros soldados. Y a la derecha, entre un espeso bosque de olivos. Un bonito moravo de tejado rojo guarda los restos del milagroso Santón de estos lugares.
Una gran hondonada, salpicada de grandes olivos, es el lugar del nuevo campamento; próximo a él corre un pequeño arroyo que nos ha de facilitar la aguada; los caballos de nuestros jinetes se agrupan alrededor de los árboles y bajo un olivo mayor, el Coronel Castro conferencia con los caí­des moros.
Cae ya la tarde cuando la Bandera entra en el campamento, pero las tiendas faltan y el convoy todaví­a viene muy retrasado. Durante la noche van llegando los mulos. Unos acemileros montados han salido a su encuentro con un Oficial, consiguiendo reemplazar los mulos despeñados y recoger lo utilizable de su carga.
Los ranchos se toman cerca del amanecer y son las tres y media de la madrugada cuando llegan a Tagsut las secciones dejadas con los blocaos a retaguardia.
Durante la noche, legionarios e ingenieros establecen otro pequeño blocao en el collado vecino y al amanecer emprende de nuevo su marcha la columna en dirección a la retaguardia.
La operación transcurre sin incidentes. La harca amiga ha coronado durante la noche los altos picos y por ello la resistencia es escasa. Nos detenemos dando vista al extenso poblado del Kala, hasta que enviados los elementos de fortificación y ví­veres a la rocosa altura, se sigue la marcha a Xauen.
A lo lejos a la derecha, se ve avanzar la vanguardia de la columna de Daracoba; en ella forman los legionarios de las otras dos Banderas a las órdenes de nuestro Teniente Coronel, y con ellos nos cruzamos momentos antes de seguir la marcha.
La jornada en esta segunda parte se hace interminable; el camino recorre la falda del gigantesco monte cruzando verdes prados y pequeños arroyos, en que sacian su sed nuestros soldados.
La preciosa huerta de Garuzis es lo primero que se ofrece a nuestra vista; sobre ella las tiendas de la posición de Muratahar aparecen medio ocultas por los altos parapetos de tierra, y a nuestro pie, y en medio del arbolado, unos pequeños barracones grises señalan la presencia del campamento indí­gena.
Al volver una curva del camino bajo los gigantescos y cortados picos, las torres de las mezquitas nos revelan la ciudad, oculta casi tras negros paredones de las murallas.
Conforme nos acercamos al campamento se sienten claramente los tiros de los blocaos del rio, que el enemigo hostiliza desde las espesas arboledas; los “pa-cum”retumban en la barrancada y alguna bala armoniosa y alta, silba sobre nuestras cabezas.
El campamento queda establecido entre las huertas, próximo a los barracones de los Regulares.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Vie Ago 08, 2008 8:14 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

A nuestra llegada visitamos la misteriosa ciudad. Tiene la paz de los poblados mogrebinos, calles empinadas y estrechas forman la parte alta del pueblo, donde los olivos asoman entre los pendientes y rojizos tejados; una muralla alta y aspillerada rodean la ciudad dándole parecido con nuestros pintorescos pueblos andaluces y en el centro de la población se alzan los murallones de la Alcazaba, en cuyo torreón principal cubierto de espesa hiedra, ondea la bandera mora y española.
La parte baja de la población es más interesante, la calle de la Sueca, con sus tiendas como cajones, ofrece a la venta con las telas de la ciudad las jilabas de rica lana, confeccionadas en sus telares primitivos. Las jilabas de Xauen son conocidas en todo el Norte de Marruecos, en el que tienen gran mercado.
Los babucheros abundan, aunque más pequeña escala y sus babuchas forman altas columnas en estos nichos de las tiendas moras.
Al sur de la ciudad, el barrio de los Molinos constituye uno de sus más bonitos rincones. El rio salta entre los peñascos moviendo las ruedas de los molinos, y en medio de los frondosos árboles, corre por los canales descubiertos la cristalina agua de la ciudad.
El agua es el tesoro de este pueblo; debajo de los altos cortados del Magot, brota abundante y cristalina, surte la ciudad, riega la huerta y muere en el Lau después de haber movido los molinos.
La plaza de España, abierta en medio del poblado, es la plazuela fea de un pueblecito español; en ella los blanqueos fuertes de una mezquita resaltan al lado de los negros murallones de la Alcazaba, y a corta distancia, aparecen dominantes los cortados grises del pedregoso monte, desde donde, el conocido “Paco Peña”hostilizaba hasta hace dos dí­as a sus habitantes.
Durante los dí­as 2 y 3 de Mayo, se concentran en Xauen las tropas que han de constituir las nuevas columnas. Con nuestro Teniente Coronel llegan las otras Banderas de la Legión, y por primera vez nos vemos reunidos todos los legionarios.
El dí­a 3 en los momentos que nuestro primer Jefe revista a sus unidades, una orden urgente de salida separa de nosotros a nuestra segunda Bandera. Debe regresar a su puesto en el Zoco del Arba donde las agresiones enemigas requieren su presencia. Así­ se separan de nosotros en aquel dí­a los legionarios de la Bandera hermana, marchan honrados con la confianza, pero resignados y tristes por perder la expedición, a seguir desempeñando su penosa e ingrata tarea.
La salida a operaciones ha sido señalada para el amanecer del dí­a 4; una Bandera va con cada columna y a nosotros nos corresponde el puesto en la del heroico General Sanjurjo.
Antes del amanecer nos encontramos formados y un Ayudante señala nuestro puesto en el grueso. Nuestra contrariedad es grande. Los soldados cuya moral fue hecha para dí­as duros, se descorazonan con la espera; y los oficiales que han servido en su mayorí­a en tropas indí­genas, se sienten postergados dentro del cajón de la columna.
El objetivo de la operación es la colocación de unos blocaos en la salida de las huertas de Garuzin que eviten las incursiones enemigas hasta los muros de la plaza. Despliegan las vanguardias y suenen algunos disparos; el fuego es más nutrido.
Cuando llegamos al lugar en que ha de colocarse el blocao; una orden llega para las ametralladoras y momentos después escuchamos su traqueteo. Una compañí­a ayudara a los trabajos de fortificación mientras las otras unidades permanecen sentadas caras al sol.
Al mediodí­a recibimos orden de ir la Bandera a otro pueblo de la lí­nea, donde se piensa establecer el blocao en un espolón sobre el rio. Hací­a allí­ nos encaminamos, a construir un alto paredón tras el que puedan trabajar los ingenieros. El combate esta en aparente calma; cuando los legionarios dejan las armas y cargados con piedras, se adelantan al lugar ocupado por las guerrillas de Regulares, un nutrido tiroteo parte de la gaba(monte bajo) del otro lado del rio; las balas silban próximas y los legionarios encantados bailan de alegrí­a con sus piedras. ¡Viva España¡ ¡Viva la Legión¡ gritaban entusiasmados. Dos de ellos caen heridos por el plomo enemigo; se recibe orden, por lo adelantado del dí­a, de suspender el trabajo y retirarnos. Los legionarios se alejan contentos de haberlas oí­do silbar cerca.

Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Sab Ago 09, 2008 12:00 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

El dí­a 5, formando parte de la misma columna, sale la primera Bandera a ocupar un puesto análogo al del dí­a anterior. Nos concentramos al abrigo del blocao de Miskrela. Con sana envidia vemos trepar hacia el monte las guerrillas moras de los Regulares; de cerca seguimos su marcha. Hay poco enemigo y tampoco parece que intervengamos.
El espí­ritu de trabajo de nuestra tropa hace que nos empleen cono ingenieros. Y allá van dos secciones a ayudar a la construcción de los blocaos, mientras los demás nos impacientamos con tanto reposo tumbados sobre las ardientes peñas.
Unas horas más tarde la situación del frente hace avanzar a la segunda compañí­a a reforzar la guerrilla de Regulares, ocupando los legionarios una lí­nea de peñascos en la izquierda del frente. El fuego de los indí­genas en aquel punto es muy grande; sin embargo los legionarios permanecen sin gastar cartuchos, “¿Como no tiráis vosotros?”- le pregunto en mi visita al fiel cabo austriaco Herben.- “Mi Comandante,.-dice.- hay enemigo pero está oculto en la barrancada y como no vamos a hacerle nada, preferimos no tirar”.
La compañí­a efectúa más tarde su retirada, sin haber tenido bajas. La jornada habí­a salido buena. La columna del Coronel Castro, descolgando su Mehalla desde los picos del Margot, habí­a caí­do por la espalda sobre la posición de Miskrela, poniendo al enemigo en huida y facilitando nuestro avance. Solo unos moros de esta columna, con la ambición de la razzia, se adelantaron hasta el vecino poblado, de donde no habí­an de volver.
Las posiciones quedan guarnecidas por los legionarios y es ya de noche cuando llegamos bajo los muros de la ciudad del monte.
Dos dí­as de descanso siguieron a estas operaciones; descongestionando Xauen con las posiciones últimamente ocupadas, marchan los Regulares a descansar durante su pascua y quedan guarneciendo Xauen la primera y tercera Banderas de la Legión.
En estos dí­as efectuamos la colocación de varios blocaos en la orilla del rio y lomas de Muratahar. La caracterí­stica de estas operaciones es la del sigilo con que se llevan a cabo. Sin llamar la atención del enemigo con la aparición de grandes masas de tropa y sin casi hostilidad, se construyen en varias mañanas distintas blocaos.
Imagen
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

Re: ¡¡¡LA LEGIí“N!!!

Notapor Sven el Dom Ago 10, 2008 12:30 pm

DIARIO DE UNA BANDERA

En nuestra vida en Xauen nos llegan los ecos de España; el apartamiento del paí­s de la acción del Protectorado y la indiferencia con que se mira la actuación y el sacrificio del Ejército, y de esta Oficialidad abnegada que un dí­a y otro paga su tributo en sangre entre los ardientes peñascales.
¡Cuánta diferencia¡ así­ vemos disminuir poco a poco la interior satisfacción de una Oficialidad que en época no lejana se disputaba los puestos de las unidades de choque.
Llega en estos dí­as nuestra Revista profesional con proyectos ideológicos de organización de este Ejército; sobre la base de una Oficialidad colonial; esto es “sentencia a los de África de no regresar a España”privar al Ejército peninsular de su mejor escuela práctica, y seguridad en la Oficialidad de la Pení­nsula, de no venir a Marruecos. La lectura de estos estudios y la peligrosí­sima decadencia del entusiasmo militar me dicto entonces las siguientes lí­neas, que remitidas a nuestra Revista profesional no llegaron a ver la luz, no obstante la buena acogida que tuvieron por parte de su Director, a quien debo por ello gratitud. Fueron escritas en Xauen, el mes de Mayo del pasado año y decí­an así­:
EL MERITO EN CAMPAí‘A.- constantemente es debatida por los infantes la solución que bebe darse a los problemas del Ejercito de África, y en las páginas de esta Revista, se publicaron trabajos encaminados a resolverlos, sin que la buena voluntad de los autores acertase con una solución en armoní­a con la futura vida de nuestro Protectorado y no tendiese a destruir el espí­ritu Militar y, como consecuencia, la buena marcha de nuestra acción. Los infantes en Marruecos leyeron nuestra revista con la pena de que esos escritos no pudieran satisfacer a los que aquí­ trabajan y luchan.
No pretendo resolver estos problemas, pues su solución se encuentra en lo ya constituido y en las personas que con prestigios justos y autoridad en el Protectorado encaminan éste a un rápido y definitivo término; mi deseo es solo presentar a los infantes el peligro que encierra para el Ejercito y para la acción militar, el querer solucionar estos problemas a distancia, sin que en la balanza, llamada de la Justicia, se sepan pesar las penalidades y sufrimientos de una campaña ingrata y el gran número de Oficiales que gloriosamente mueren por la Patria acrecentando con su comportamiento las glorias de la Infanterí­a.”¡Ellos son”los que hacen Patria¡.
El problema Militar marroquí­ es en general obra de infantes, ellos forman el núcleo principal de este Ejército y con los jinetes, en número proporcionado, nutren las filas de las tropas de primera lí­nea. Infantes son los que en las heladas y tormentosas noches velan el sueño de los campamentos, escalan bajo el fuego las más altas crestas, y luchan y mueren, sin que su sacrificio voluntario obtenga el justo premio al heroí­smo.
En las recientes operaciones, las dolorosas bajas habidas hablan con más elocuencia que lo que estas lí­neas puedan decir. Allí­ murieron capitanes y tenientes de los gloriosos Regulares. Oficiales entusiastas que llevaban varios años de campaña con estas tropas, a donde les llevo su gran entusiasmo militar y esa esperanza de encontrar un dí­a el justo premio al sacrificio.
“El premio”es el punto sobre que giran artí­culos y proyectos, y se habla de Oficialidad colonial como si el porvenir de nuestro Protectorado fuese el sostener aquí­ un numeroso Ejercito y en creencia también de que el Oficial que con entusiasmo trabaja y se especializa en la práctica de esta guerra, aceptarí­a el renunciar para siempre a su puesto en el Ejercito peninsular.
La Campaña de África es la mejor escuela práctica, por no decir la única de nuestro Ejercito, y en ella se contrastan valores y méritos positivos, y esta Oficialidad de espí­ritu elevado que en África combate, ha de ser un dí­a el nervio y el alma del Ejercito peninsular; pero para no destruir ese entusiasmo, para no matar ese espí­ritu que debemos guardar como preciada joya, es preciso, indispensable, que se otorgue el justo premio al mérito en campaña; de otro modo se destruirá para siempre ese estimulo de los entusiasmos, que morirí­an ahogados por el peso de un escalafón en la perezosa vida de las guarniciones.
Para nuestra acción africana, a nadie puede que, de persistir esas ideas, se acabará el espí­ritu de nuestras tropas de choque, que si antes tení­an numerosos aspirantes a figurar en sus cuadros, hoy se encuentran sin poder cubrir sus bajas de sangre, pues el horizonte que ve el infante es solo esa gloriosa muerte que poco a poco va alcanzando a los que aquí­ persisten.
Midan, pues, los infantes sus pasos, vuelvan la vista a estos campos marroquí­es, fijen su atención en estos modestos cementerios que cobijan los restos de tantos infantes gloriosos y no se les ocultará la necesidad para la Infanterí­a, de que su unión en apretado abrazo, sirva para que sin regateos injustos se otorgue el justo y anhelado premio al mérito en campaña.
¡Así­ habremos hecho Patria¡.
Imagen
Cada legionario es tu compañero de arma cualquiera que sea su nacionalidad, su raza, su religión.Tú lo manifestaras siempre en la estrecha solidaridad que debe unir a los miembros de una misma familia.
Avatar de Usuario
Sven
 
Mensajes: 99
Registrado: Vie Jul 04, 2008 8:55 pm

PrevioSiguiente

Volver a Ejércitos de tierra

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 7 invitados

cron