La bomba atómica española

Foro dedicado a otros temas sobre defensa sin cabida en el resto de foros

Moderadores: Jean Luc, Orel, kenubal, Edu

La bomba atómica española

Notapor Orel el Vie Ene 18, 2008 3:46 pm

En otros temas hemos hablado sobre si España tení­a o no la BEAC (Bomba Explosivo Aire Combustible) u otras armas de gran potencia (no de "destrucción masiva").

Pues bien, a raí­z de tres artí­culos del diario El Paí­s de hoy, viernes 18 de enero, saco a colación este interesante tema: durante la dictadura, en sus últimos años, Franco planeó tener armas nucleares.

Además durante los años 80 aun se mantení­a la posibilidad de desarrollar un programa de armamento nuclear en España, según un reportaje del mismo diario del año 1987, que he puesto al final.

Seguro que interesará bastante sobretodo a los entendidos del tema nuclear. Abro el tema para comentarlo y debatirlo... y dar a conocerlo, por supuesto.

La bomba atómica que planeó Franco

Informes de la CIA conocidos ahora confirman el proyecto nuclear español

MARTIN DELFíN - Madrid - 18/01/2008

El Gobierno de Franco proyectó desarrollar armas nucleares para reforzar su posición internacional y convertirse en una potencia armamentí­stica, según asegura un documento secreto de la CIA, la agencia de inteligencia de los EE UU, desclasificado el pasado lunes a petición del Archivo Nacional de Seguridad de la Universidad de George Washington. El informe está fechado el 17 de mayo de 1974, después de que India hiciera diversas pruebas de material nuclear.

"España tiene moderadas reservas propias de uranio", decí­a el documento secreto de 1974

El documento secreto desclasificado asegura que el Gobierno de Franco tení­a en proyecto y desarrollo un extenso y ambicioso plan nuclear que merecí­a la atención y vigilancia de EE UU. En ese plan se incluí­a una planta para enriquecimiento de uranio cuya construcción dependí­a de una combinación de circunstancias, incluyendo la polí­tica del Gobierno que sucediera a la muerte del dictador.

El informe dice textualmente así­: "España es uno de los paí­ses de Europa merecedores de atención por su posible proliferación (de armas nucleares) en los próximos años. Tiene reservas propias de uranio de moderado tamaño, un extenso programa de desarrollo nuclear (tres reactores operativos, siete en construcción y otras 17 más en proyecto), y una planta piloto para enriquecimiento de uranio". La CIA aseguraba entonces que España, además de Irán, Egipto, Pakistán, Brasil y Corea del Sur necesitaban "al menos una década para desarrollar su programa de armas nucleares".

Y añadí­a: "Alguno de ellos podrí­a detonar un ingenio experimental antes de ese tiempo, quizás considerablemente antes adquiriendo material u obteniendo ayuda extranjera. Cada uno de estos paí­ses es objeto de diferentes motivaciones y presiones".

El informe de la CIA, de 50 páginas y con el membrete de "Top secret" (alto secreto), destaca a continuación que en el caso de España el Gobierno de Francisco Franco no habí­a firmado el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares suscrito por 19 paí­ses.

Los analistas de la CIA señalaron que España se habí­a negado a suscribirlo porque los compromisos que adquirí­an los paí­ses no nucleares "eran inadecuados y obligaban a inspecciones periódicas, las cuales poní­an al descubierto sus programas de cara a sus competidores". "De cualquier forma, España tiene un acuerdo militar bilateral con EE UU que los dirigentes españoles ven como una oferta de mayor seguridad que su independiente capacidad nuclear". Y añade sus dudas sobre el futuro: "Sólo una improbable combinación de circunstancias derivadas de la localización de España respecto a Gibraltar, Portugal y Norte de África, junto con la pérdida de los lazos de seguridad con EE UU y la NATO y quizás un Gobierno post-Franco inseguro de sí­ mismo pudieran convertirse en una razón para que España desarrolle una capacidad nuclear".


ENTREVISTA: DONATO FUEJO Ex presidente del CSN

"El dictador soñaba con tener armas nucleares"

JOSÉ MARíA IRUJO 18/01/2008

A Donato Fuejo, de 81 años, uno de los primeros presidentes del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), no le ha sorprendido el análisis que la CIA hizo en 1974 sobre los proyectos de desarrollo y armamento nuclear de Franco.

"Todo lo que dice ese documento que usted me está leyendo es cierto. En España no hay informes sobre esos proyectos porque eran del máximo secreto, los controlaban los militares, pero algo supimos y sospechamos. Empujado por sus ansias de grandeza, el franquismo parecí­a obsesionado por el desarrollo nuclear. Encajaba bien en las pretensiones de aquel momento por muy descabellado que nos parezca ahora", explica en una conversación telefónica.

Fuejo, que fue presidente del Consejo de Seguridad Nuclear durante seis años y vicepresidente otros cuatro, destaca que la Junta de Energí­a Nuclear creada por Franco la dirigí­an militares y que fue creada por el marino Otero Navascués.

"Lo que cuenta la CIA fue ideado por Franco y sus hombres de confianza con la idea de que España se convirtiera en una gran potencia y colocar al paí­s a la altura de Francia y Reino Unido. No me extraña que los norteamericanos vigilaran esos proyectos porque tení­an buena información y, además, las primeras centrales españolas eran de fabricación norteamericana, concretamente de la empresa Westinghouse".

En su opinión, la ausencia de control en aquellos años facilitaba el proyecto y posible desarrollo de la carrera nuclear. "Aquellos planes estaban dirigidos a conseguir el enriquecimiento de uranio, pero de todo aquello sólo se llevó a cabo la construcción de las nueve centrales nucleares para producción eléctrica que heredó la democracia. En aquel momento, esos proyectos secretos eran una locura. No habí­a riqueza ni medios tecnólógicos para abordarlos".

Fuejo asegura que el régimen de Franco no firmó el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares porque era "incompatible" con los planes secretos del dictador. "No me extraña que la CIA vigilara esos planes porque Franco y algunos de sus militares lo soñaban. No sé que habrí­a pasado si sigue la dictadura. Cuando llegó la democracia, se hizo el parón nuclear y se creó el actual Consejo".


EL PAíS reveló en 1987 informes secretos sobre un proyecto de pruebas nucleares

EL PAíS - Madrid - 18/01/2008

EL PAíS publicó el 1 de febrero de 1987 un reportaje de investigación que revelaba no sólo el informe de la CIA de 1974 advirtiendo sobre el proyecto español de crear una bomba nuclear, sino también, la confirmación, por muy diversas fuentes, de los temores de la agencia de inteligencia norteamericana.

"Si hubiera una decisión polí­tica, en tres o cuatro años a lo sumo tendrí­amos lista una bomba atómica táctica", confesaba a EL PAíS en 1987 un alto directivo de la antigua Junta de Energí­a Nuclear (JEN). Y no sólo eso. El reportaje incluí­a además un estudio secreto de 1971 sobre la fabricación de la bomba atómica española que señalaba el Sáhara como el lugar idóneo para probarla -Francia habí­a ensayado sus primeros ingenios en el desierto sahariano de Argelia- e incluso calculaba cuánto iba a costar: 8.700 millones de pesetas.

El alma de las investigaciones para obtener y dominar la tecnologí­a necesaria fue un ingeniero de la Armada, José Marí­a Otero Navascués, que consiguió establecer contactos con cientí­ficos extranjeros para que lo mantuvieran al tanto sobre los conocimientos básicos de la fí­sica nuclear. Para 1955, cuando una comisión estadounidense visitó España, sus conocimientos sobre fí­sica nuclear colocaban al paí­s en la quinta posición mundial, según dejaron constar al regresar a EE UU en un informe al Senado norteamericano.

La progresión tecnológica que se produjo en los años posteriores respondió al decidido respaldo del almirante Luis Carrero Blanco, que otorgó fondos y dio amplia cobertura a extrañas operaciones de tráfico de divisas: determinados pagos de organismos internacionales se ingresaron en cuentas particulares en Suiza, pese a la acuciante necesidad de divisas que tení­a el Gobierno, para facilitar la compra de aparatos e instrumental nuclear. La adquisición no podí­a hacerse en pesetas porque aún no era moneda convertible.
La amenaza de Argelia

La principal amenaza entonces provení­a de Argelia. "Para los militares, el mayor peligro era un acuerdo entre Rabat y Argel, del que se habló mucho en aquellos años. Hubiera supuesto un enorme riesgo para Ceuta, Melilla y el Sáhara", explicó en 1987 un ex ministro de Exteriores.

La central nuclear de Vandellós no estaba sometida a los controles de Estados Unidos o del Organismo Internacional de la Energí­a Atómica (OIEA). La compañí­a Á‰léctricité de France poseí­a el 25% del capital y estaba representada en el Consejo de Administración. "El compromiso de uso pací­fico era puramente verbal, puesto que en realidad no existí­an salvaguardias. El control a través del Consejo de Administración era mí­nimo y permití­a toda clase de engaños", aseguró a este diario uno de los protagonistas de la operación.

El desarrollo de la tecnologí­a nuclear en España no pasó inadvertido entre las grandes potencias. El presidente norteamericano Jimmy Carter exigió el control de la OIEA sobre cinco instalaciones españolas. Cuando en 1970 entró en vigor el Tratado de No Proliferación Nuclear, España no lo habí­a firmado.


La tentación de la bomba

España no ha renunciado a fabricar armamento nuclear y posee planes especí­ficos y tecnologí­a para lograrlo

EL PAIS - SOLEDAD GALLEGO-DíAZ / CARLOS Gí“MEZ 01/02/1987

España podrí­a fabricar su propia bomba atómica en cualquier momento e integrarse así­ en el restringido club de las potencias nucleares. Aunque nunca se ha tomado la decisión polí­tica de construirla, nuestro paí­s dispone desde hace 20 años de la tecnologí­a, infraestructura y planes necesarios para una empresa de tal envergadura. Existe una doctrina militar que sustenta su uso y una lí­nea polí­tica, mantenida desde el almirante Luis Carrero Blanco hasta el presidente Felipe González, de no aceptar compromisos internacionales que lo impidan. Á‰stas son las principales conclusiones del informe realizado por el equipo de investigación de EL PAíS.

El Ejército español posee varios estudios de viabilidad y costes para la producción de armamento nuclear táctico y para dotar a nuestra Marina de submarinos de propulsión atómica. Estos estudios, "oficialmente" desconocidos por los distintos Gobiernos tienen carácter secreto.

El actual ministro de Defensa, Narcí­s Serra, declaró ante el Congreso el 12 de marzo de 1985: "No hemos heredado ningún desarrollo o estudio para producir armas nucleares, ni este Gobierno los hará". Tan rotunda negación de la herencia recibida contrasta con la existencia, comprobada por este periódico, de los citados trabajos. Un estudio secreto del año 1971, por ejemplo, fijaba en 8.700 millones de pesetas de entonces (unos 63.000 millones de ahora) el coste de una bomba atómica táctica de fabricación propia.

En los últimos dí­as, un alto directivo de la antigua Junta de Energí­a Nuclear (JEN) confesó en privado: "Si hubiera una decisión polí­tica, en tres o cuatro años a lo sumo tendrí­amos lista una bomba atómica táctica. Y no de las más elementales, sino de las más modernas. Otra cosa es contar con los instrumentos necesarios para lanzar esas bombas". El experto ignoraba o no querí­a reconocer que el Ejército español dispone ya de obuses autopropulsados capaces de llevar cabezas nucleares y de aviones que con ciertas modificaciones pueden convertirse en vectores.

LA SOMBRA DE CARRERO

El sueño inconfesable de una bomba atómica nacional surgió casi al dí­a siguiente del ataque sobre Hiroshima y Nagasaki. A la sombra de dos militares - Luis Carrero Blanco y el jefe del Estado Mayor, general Juan Vigón- se lanzó un programa para poder obtener y dominar esa tecnologí­a.

El alma de las investigaciones fue un ingeniero de la Armada, José Marí­a Otero Navascués, que habí­a obtenido gran prestigio cientí­fico a principios de los cuarenta gracias a sus trabajos sobre la miopí­a nocturna. Fue un auténtico pionero. La energí­a nuclear estaba considerada en todo el mundo como alto secreto militar y el régimen español se encontraba más aislado que nunca. Otero consiguió establecer contactos con cientí­ficos extranjeros para que le mantuvieran al dí­a en los conocimientos básicos y teóricos de la fí­sica nuclear.

Gracias al trabajo de aquel grupo de personas, cuando el presidente Eisenhower lanzó, en 1955, el programa Átomos para la paz , España poseí­a ya unos conocimientos teóricos "razonables". "La prueba es que una comisión estadounidense que nos visitó en ese mismo año escribió, en un informe al Senado norteamericano, que España era el quinto paí­s en cuanto a conocimientos sobre fí­sica nuclear", asegura un estrecho colaborador de Otero.

ítomos para la pa z, que pretendí­a facilitar el uso pací­fico de la energí­a nuclear, significó un paso de gigante. Merced a un crédito de 350.000 dólares, la Junta de Energí­a Nuclear, que se habí­a creado siete años antes en torno a Otere, v a los militares. pudo disponer en 1958 de su primer reactor de investigación. Funcionaba con pequeñas cantidades de uranio altamente enriquecido; es decir, uranio de doble uso (civil y militar).

La asombrosa progresión tecnológica que se produjo en la JEN en los años inmediatamente posteriores sólo es concebible por el decidido respaldo de Carrero. El almirante otorgó fondos cuantiosos y dio cobertura a pintorescas operaciones de tráfico de divisas. Determinos pagos de organismos internacionales se ingresaron en cuentas particulares en Suiza, pese a la acuciante necesidad de divisas que tení­a el Gobierno, para facilitar la compra de aparatos e instrumental nuclear. La adquisición no podí­a hacerse en pesetas porque nuestra moneda no era convertible.

El desarrollo de la tecnologí­a nuclear fue tan elevado y las aspiraciones tan ambiciosas que en 19 57 se elaboran en España los primeros proyectos para la instalación de Zorita y Garoña. Ese mismo año habí­a empezado a funcionar la primera central civil norteamericana. La experiencia adquirida permitió además que la JEN construyera, con su propia tecnologí­a, tres reactores de investigación (para sus propias instalaciones y para las universidades de Barcelona y Bilbao).

España poseí­a en ese momento la mayorí­a de los conocimientos técnicos para construir armamento nuclear, pero no podí­a hacerlo. Le faltaba el combustible. El cedido por Estados Unidos estaba insuficientemente enriquecido y sometido a estrictos controles.

LA 'BOMBINETTE'

"Le estoy ofreciendo la fórmula para fabricar plutonio, con todo lo que ello significa". José Marí­a de Areilza recuerda cómo, siendo embajador de España en Parí­s, fue convocado por el Gobierno francés, a finales de 1963, para proponerle la adquisición ,de una central nuclear. Se trataba de una planta que no necesitaba enriquecer el uranio para su funcionamiento y cuyos residuos constituí­an un subproducto de inapreciable valor militar: el plutonio.

El único elemento que nos faltaba para la producción de nuestras propias bombas atómicas quedaba así­ a nuestro alcance.

Los años sesenta fueron los más decisivos, casi cabrí­a decir estelares. Francia, con el general De Gaulle, poseí­a su propia técnica nuclear y estaba dispuesta a entrar en el club de los grandes. Sus centrales de grafito-gas producí­an grandes cantidades de plutonio.

Estados Unidos y la Unión Soviética, que estaban cada dí­a más preocupados con la posible proliferación nuclear, propusieron la firma de un tratado internacional que impusiese rí­gidas medidas de control. Francia se negó a firmar y España se unió al rechazo, alegando razones distintas. Lo cierto es que ya habí­an comenzado los primeros contactos entre Madrid y Parí­s para la compra de la central plutoní­fera de Vandellós.

"De Gaulle", explica José Marí­a de Areilza, "estaba indignado porque Gran Bretaña habí­a renunciado a fabricar su propio armamento nuclear". El presidente francés soñaba con una defensa europea independiente.

Fue entonces cuando un ministro francés propuso a Areilza la venta de una central de grafitogas, la primera que Parí­s estaba dispuesto a instalar fuera de sus fronteras. Más de un militar y diplomático español pensó en ese momento que Francia no se oponí­a a la idea de que España poseyera una bombinette.

EL ENEMIGO ARGELINO

Desde el punto de vista militar ya existí­a una doctrina sobre su utilidad. La simple existencia de Vandellós y de otras instalaciones, que abrí­an la posibilidad de fabricar armas atómicas, constituí­a una poderosa disuasión frente a los paí­ses del norte de África. Curiosamente, en aquella época, la mayor inquietud no la despertaba Marruecos, sino Argelia, que acababa de conseguir la independencia, y a la que algunos analistas del Ejército atribuí­an "demasiadas relaciones con la URSS".

"Para los militares, el mayor peligro provení­a de un posible acuerdo entre Rabat y Argel, del que se habló mucho en aquellos años. Hubiera supuesto un enorme riesgo para Ceuta, Melilla y el Sáhara", explica un ex ministro de Asuntos Exteriores.

"Desde un punto de vista técnico, el reactor de Vandellós no es el más apropiado para producir energí­a eléctrica. Cientí­ficamente era obsoleto ya en 1964", explica un especialista que tení­a en aquella época un alto cargo en la JEN. "Sin embargo, Vandellós era la central ideal para obtener plutonio militar. Si se hace funcionar esta central al rendimiento económico óptimo, el plutonio que resulta no es de buena calidad para un arma, pero si el aprovechamiento comercial alcanza sólo un 20% del posible, entonces se obtiene un excelente plutonio 239, que puede ser separado en una pequeña planta de reprocesamiento".

Vandellós, además, no estaba sometida a los controles de Estados Unidos o del Organismo Internacional de la Energí­a Atómica (OIEA). La compañí­a Á‰lectricité de France (EDF) poseí­a el 25% del capital y estaba representada en el consejo de administración. "El compromiso de uso pací­fico era puramente verbal, puesto que en realidad no existí­an salvaguardias. El control a través del consejo de administración era mí­nimo y permití­a toda clase de engaños", asegura uno de los protagonistas de aquella operación.

La JEN, en esta misma década de los años sesenta, construyó también, con sus propios medios, un pequeño reactor rápido, el denominado Coral , que supuso el acceso de España a una tecnologí­a que permití­a obtener plutonio por otras ví­as. Los reactores rápidos funcionan con uranio enriquecido al 90% o con plutonio como combustibles (ambos productos sirven para fabricar bombas atómicas), y los residuos que dejan contienen tanto plutonio como el que queman. Por ello constituyen casi una fuente inagotable de energí­a.

La Junta, igualmente con tecnologí­a propia, puso en marcha además una planta piloto de reprocesado. En estas plantas, muy peligrosas, se separa el uranio enriquecido o el plutonio de los residuos de las centrales civiles. En Moncloa se llegó a fabricar plutonio por este procedimiento.

En 1971 estaban en pleno funcionamiento estas instalaciones que nos daban acceso a la tecnologí­a del plutonio, y faltaban pocos meses para que entrara en explotación comercial Vandellós. Fue entonces cuando se elaboró, en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), el primer estudio detallado sobre la fabricación de la bomba atómica española.

Según este estudio, todaví­a hoy clasificado como confidencial, España podí­a construir rápidamente su propio armamento nuclear utilizando las instalaciones de que ya disponí­a. Se subrayaba la importancia de Vandellós como fuente de plutonio de uso militar, aunque se sugerí­a la posibilidad de construir otra pequeña central de grafito-gas, exclusivamente española, para evitar posibles filtraciones y quedar con vistas al futuro menos hipotecados al silencio cómplice del socio francés.

El estudio indica el Sáhara como lugar idóneo para experimentar la bomba (no hay que olvidar que Francia ensayó sus primeros ingenios en el desierto sahariano de Argelia) y calcula el coste en 8.700 millones de pesetas.

Un diplomático que desempeñó cargos de responsabilidad en Asuntos Exteriores recuerda que en 1975 el tema del armamento nuclear volvió a plantearse en conversaciones "informales" en los estados mayores y que incluso hubo una tormentosa reunión en la que un general se quejó amargamente de la falta de obuses y granadas con cabeza nuclear. La agoní­a de Franco y la marcha verde de Marruecos sobre el Sáhara soliviantaron los ánimos de varios de los más altos responsables militares, que tuvieron que ser apaciguados por sus compañeros. Uno de ellos, indignado, llegó a replicar: "Pero ¿en qué sueñas? Si tú tiras una bomba atómica en Rabat, nos llega la contaminación hasta el Ebro".

BAJO SOSPECHA

El ingente desarrollo en España de tecnologí­a e instalaciones nucleares de doble uso, civil y militar, no pasó inadvertido entre las grandes potencias. La cómoda situación en la que se habí­a desenvuelto. España hasta entonces comenzó a cambiar en los años 1976-1980, con la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Jimmy Carter. Un informe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) elaborado en octubre de 1974, pero conocido en febrero de 1977, afirmaba que un grupo de seis paí­ses, entre ellos España, podrí­a disponer de su propio armamento atómico en siete o 10 años.

"Carter emprendió una auténtica campaña contra la proliferación nuclear y contra los paí­ses que no habí­an firmado el TNP", explica uno de los máximos responsables de la JEN. "La India habí­a hecho estallar su bomba y las grandes potencias estaban muy preocupadas por la falta de controles en algunos paí­ses", prosigue.

Estados Unidos reaccionó con una nueva ley que prohibí­a el reproceso de residuos radiactivos (método para obtener plutonio y uranio enriquecidos), cortando el camino a los reactores rápidos (que producen plutonio) y amenazando con restringir el suministro de uranio débilmente enriquecido para centrales eléctricas nucleares si todas las instalaciones atómicas del paí­s receptor no estaban sometidas a control.

En el caso español, la Administración norteamericana exigió el control de la OIEA sobre cinco instalaciones: Vandellós, el reactor rápido Coral, la planta de reprocesamiento de la JEN y los

reactores de investigación de Bilbao y Barcelona. El tema era tan importante para EE UU que el propio presidente Carter lo planteó a Adolfo Suárez durante su primera visita a Washington.

El primer Gobierno de la democracia decidió seguir negándose a firmar el TNP, pese a las presiones, y abrir negociaciones con los norteamericanos para encontrar otra salida. Suarez contaba además con que Westinghouse y General Electric, que tení­an intereses en las centrales españolas, lucharí­an para evitar que se entorpeciera el suministro de combustible para las mismas. "Propusimos someter las cinco instalaciones mencionadas a la OIEA. La diferencia es muy importante, porque no nos comprometimos a nada en el futuro", asegura uno de los negociadores.

La presión norteamericana (hubo ya algunos retrasos en el enví­o de uranio enriquecido a finales de 1980) se resolvió con la firma de un acuerdo, el 1 de abril de 198 1, por el que se aceptaba el control en las condiciones mencionadas.

Uno de los capí­tulos más confusos de esta época es el proyecto de construir un segundo centro de la JEN en Soria. Algunos responsables de la Junta, con el visto bueno de Industria y Defensa, empezaron a estudiar la posibilidad de crear nuevas instalaciones, mejor dotadas y fuera de Madrid, en los años 1970-73.

UN MAL MOMENTO

Este centro suponí­a la culminación de la lí­nea que habí­a seguido la investigación nuclear con su doble aspecto civil y militar. Se calculaba que se invertirí­an unos 17.000 millones de pesetas y que llegarí­an a trabajar allí­ más de 1.500 personas. La lista de instalaciones previstas era impresionante: nuevo reactor de uranio enriquecido para investigación, otro reactor rápido, instalaciones para fabricar elementos combustibles de dichos reactores, planta piloto de reprocesamiento y un laboratorio de plutonio, entre otras.

El terreno fue cercado y acondicionado, se construyó un bonito lazo de carreteras y algunas naves... y nada más. El lugar es ahora un centro de aprovechamiento de la madera. ¿Qué sucedió entre la primitiva aprobación del proyecto, en 1976, y el posterior abandono del mismo? La explicación oficial es que pronto se intuyó que el programa de centrales nucleares en España estaba sobredimensionado y que habrí­a que reducirlo drásticamente.

"En esas condiciones, ya no merecí­a la pena poner en marcha algo tan desproporcionado como Soria", asegura un ex ministro de Industria. "La verdad es que la idea del centro de Soria nació en un mal momento", asegura quien fue uno de sus máximos defensores. Pésimo momento porque, junto a lo argumentado, varias de las instalaciones de la futura JEN II entraban de lleno en lo que Estados Unidos calificaba de "instalaciones no deseables". "En Soria no se iba a fabricar ninguna bomba", afirma la misma fuente, que se queja de que los sucesivos ministros de Defensa e Industria no acallaran con suficiente fuerza los rumores.

España, que posee las instalaciones, el combustible y los planes para fabricar armamento nuclear, se convirtió así­ en un paí­s sospechoso. La desconfianza internacional tiene su origen en, un hecho incontestable: la negativa a firmar el TNP, que entró en, vigor en 1970 y que es uno de los tratados al que se ha acogido mayor número de paí­ses.

Ningún Gobierno español, incluido el socialista actualmente en el poder, ha cerrado claramente la posibilidad de que un dí­a se fabrique aquí­ este tipo de armamento. Esa ambigí¼edad explica que varios organismos internacionales creyeran, a principios de los setenta, que uno de los objetivos de nuestra polí­tica de defensa era hacer operativa entre 1979 y 1980 una bomba atómica táctica. La bomba no se ha fabricado, pero el camino continúa abierto, como reconocieron varios ministros de

UCD.

La llegada de los socialistas al poder no disipó las dudas internacionales. El programa electoral del PSOE en 1982 prometí­a "estudiar favorablemente la firma del TNP". El presidente, Felipe González, en su primer debate de investidura, resaltó su actitud positiva a la firma del tratado; pero un año después cambió de opinión.

En octubre de 1983, el Gobierno comunicó al Congreso que "este problema exige aria gran dosis de prudencia". González no se refirió a la fabricación de armas, pero expresó su temor de que la firma del TNP limitara nuestra soberaní­a en el caso de que quisiéramos dotarnos de buques de propulsión nuclear, lo que no estaba excluido.

La respuesta del presidente sorprendió en ámbitos europeos. El ministro holandés de Asuntos Exteriores, Van der Broek, afirmó que, a su juicio, "el rechazo al TNP no guarda relación coa la opción de dotarse de submarinos de propulsión atómica".

EL SUBMARINO

La idea de fabricar dos submarinos de energí­a nuclear ha contado siempre con fuerte apoyo en la Armada. Los marinos lo consideran un instrumento precioso para bloquear los puertos marroquí­es en caso de conflicto y para taponar el estrecho de Gibraltar.

La Armada ha creado varias comisiones para estudiar la viabilidad del proyecto. En todas ellas ha figurado el capitán de fragata Guillermo Leira Rey, destacado técnico en propulsión nuclear formado en la JEN. Uno de los padres del "ansiado" submarino nuclear español (Subespron) admitió recientemente que se ha vuelto a poner en marcha uno de estos grupos de estudio. El modelo ambicionado, por su coste y prestaciones, es el Rubí­ francés. El submarino no podrá entrar en servicio en ningún caso antes del año 2000.

El argumento de que el TNP dificultarí­a el Subespron ha ido desapareciendo del lenguaje socialista. Algunos diplomáticos afirman hoy que se trató de "un error". La sorpresa que provocaron las primeras declaraciones sobre el submarino nuclear se basa en otro hecho: los especialistas dudan de su utilidad si no se dispone al mismo tiempo de armamento atómico.

Desechado este argumento para no firmar el TNP, Felipe González volvió sus Ojos hacia objeciones más tradicionales. En, unas declaraciones formuladas en enero de 1985 lo calificó de tratado "hipócrita y humillante", argumentos empleados por la diplomacia franquista. Esta fue también la razón aducida para no plegarse a las presiones de la Comunidad Europea. Los negociadores españoles consiguieron una vez más una salida a la medida de sus deseos: someterse a las salvaguardias del Euratom, que es el organismo comunitario encargado de estos temas, y no al TNP.

"Los controles del Euratom no son, pese a lo que se ha dicho públicamente, similares a los del FNP", asegura un experto. "El tratado someterí­a a salvaguardia absolutamente todo, incluso lo que queramos tener en el futuro, y supondrí­a renunciar para siempre a una defensa nuclear propia", prosigue. El Euratom, por el contrario, no nos compromete en cuanto a instalaciones nucleares futuras.

íšLTIMO RECURSO

En el debate sobre Paz y seguridad, celebrado en el Congreso el 5 de febrero de 1986 el ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo citó un párrafo de un documento del Partido Socialista Francés (PSF) que, según él resalta la contradicción en que se encuentra Felipe González: "El PSF se pregunta si el Gobierno español no estará pensando en crear su propia bomba atómica, porque sin ella no se comprende su no integración militar en la OTAN".

El mismo documento, titulado La seguridad en Europa, incluye otro párrafo aún más sugerente. Según el PSF, si algún dí­a se piensa realmente en una opción de defensa europea independiente de los grandes colosos, serí­a necesario que surgiera en Europa occidental una tercera potencia nuclear, además de Francia y el Reino Unido. El único paí­s que reúne las condiciones necesarias, según el citado documento, es España, que no ha firmado el TNP y que, precisamente, no está integrada en la organización militar aliada.

El Ministerio de Defensa nunca ha abandonado los programas de investigación en temas nucleares. En los últimos años ha subvencionado instalaciones destinadas al estudio de la fusión y del empleo de láseres relacionados con la Guerra de las Galaxia s. La Junta de Jefes del Alto Estado Mayor compró y cedió al equipo de Guillermo Velarde, catedrático y militar, un centro de cálculo que ha sido hasta el pasado año el mayor de España.

El teniente general Ignacio Alfaro Arregui, y los ministros de Defensa Agustí­n Rodrí­guez Sahagún y Narcí­s Serra, han sido los mayores impulsores de estas investigaciones. Anualmente dedican unos 40 millones de pesetas para sufragar gastos de fun~ cionamiento del centro, que cuenta, además con contratos especí­ficos de la Dirección General de Armamento y Material. El profesor Velarde, que ocupó cargos de responsabilidad en la antigua JEN, mantiene estrechos contactos con universidades e instituciones norteamericanas y está considerado como el mejor experto español en la Guerra de las Galaxias.

El compromiso de uso pací­fico de la central de Vandellós era puramente verbal, puesto que en realidad no existí­an salvaguardias. El control a través del consejo de administración permití­a toda clase de engaños

Un estudio de 1971 indicaba el Sáhara como lugar idóneo para experimentar la bomba, y calculaba el coste en 8..700 millones de pesetas
Cómo se fabrica una bomba atómica

Las bombas atómicas se construyen a partir de 17 a 20 kilos de uranio altamente enriquecido o 6 de plutonio. España no dispone de plantas para fabricar uranio militar. La única forma de obtenerlo es reprocesar los residuos de las centrales nucleares de producción eléctrica. Existe una instalación piloto de este tipo en la JEN, aunque paralizada en la actualidad.El plutonio surge en el proceso de fisión del uranio y está presente, en mayor o menor proporción, en los residuos de todas las centrales. Las de grafitogas, como la de Vandellós, son las más plutoní­feras.


¡Un saludo!
Avatar de Usuario
Orel
Moderador
 
Mensajes: 26087
Registrado: Sab Sep 24, 2005 11:33 am
Ubicación: España, levante

Notapor Hornblower el Vie Ene 18, 2008 4:47 pm

Lo leí­ esta mañana y me ha sorprendido mucho la siguiente afirmación......

Para 1955, cuando una comisión estadounidense visitó España, sus conocimientos sobre fí­sica nuclear colocaban al paí­s en la quinta posición mundial, según dejaron constar al regresar a EE UU en un informe al Senado norteamericano


No sé si será una exageración :roll: ....aunque de ser cierto, tal vez pueda influir el tema de cientí­ficos alemanes refugiados en el paí­s, un poco lo que pasó con el C.E.T.M.E, .......
"Quien quiera vivir en una sociedad de bien y justicia, venga conmigo; los que quieran casarse con sus primas vayan con Shellvyville."

Jebediah Springfield, patriota, colono y matador de osos.
Avatar de Usuario
Hornblower
 
Mensajes: 2352
Registrado: Vie Oct 06, 2006 11:20 pm
Ubicación: Camino del destierro....

Notapor racta46 el Vie Ene 18, 2008 5:09 pm

Hornblower escribió:Lo leí­ esta mañana y me ha sorprendido mucho la siguiente afirmación......

Para 1955, cuando una comisión estadounidense visitó España, sus conocimientos sobre fí­sica nuclear colocaban al paí­s en la quinta posición mundial, según dejaron constar al regresar a EE UU en un informe al Senado norteamericano


No sé si será una exageración :roll: ....aunque de ser cierto, tal vez pueda influir el tema de cientí­ficos alemanes refugiados en el paí­s, un poco lo que pasó con el C.E.T.M.E, .......


cualquier cosa...

buscando he encontrado un articulo publicado en La Voz de Galicia - Viernes 2 de Enero de 1998 - Sociedad.

Al finalizar la segunda guerra mundial se generalizó entre la ciudadaní­a norteamericana la idea de que los platillos volantes que se avistaban en este pais se construí­an en España por ingenieros aronaúticos alemanes refugiados, según una investigación realizada por ufólogos españoles.
En el estudio se indica que el 18 de Diciembre de 1947, apenas seis meses después de primer avistamiento de un platillo volante en E.E.U.U., el General Carl A. Splatz, Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea Estadounidense, se vio obligado a desmentir que dichos objetos hubieran sido construidos en España.
Dicha información fue difundida esas fechas por numerosos medios informativos americanos que la basaban en la presencia en España de los hermanos Reimar y Waltar Horten, ingenieros aeronaúticos nazis, famo- sos diseñadortes de "alas volantes" y prototipos bélicos para la Luftwafe.
Los hermanos habí­an sido investigados por las fuerzas de ocupación en Alemania por el temor de que después del conflicto hubiesen vendido a los soviéticos diseños secretos de la avanzada tecnologí­a aeronaútica de los nazis. Posteriormente, en 1948, se instalarí­an en Argentina, donde colaborarí­an con el régimen del General Perón.


asi que por esa regla de tres ...quien habla de ovnis ,habla de Bombas atomicas tambien. :roll:
Imagen
Avatar de Usuario
racta46
 
Mensajes: 2873
Registrado: Lun Feb 27, 2006 6:33 pm

Notapor stavros el Vie Ene 18, 2008 7:21 pm

Credibilidad nula. Noticia friki y obra de algún nostálgico. :D

Saludos.
stavros
 
Mensajes: 35
Registrado: Sab Oct 22, 2005 12:21 pm

Notapor socrates el Vie Ene 18, 2008 10:06 pm

Lo cierto es que el tema es muy interesante. No tení­a ni idea.
Sí­ habí­a oí­do historias, que pensaba que eran batallitas de mi bisabuelo, sobre alemanes comprando, en plena SGM, terrenos en Extremadura a precio de oro, cuando no valí­an para el cultivo o la ganaderí­a
Evidentemente, eran terrenos graní­ticos, que suelen ser ricos en uranio.

En cuanto a que un dictador sueñe con poseer bombas atómicas, no me resulta para nada extraño: creo que es el sueño erótico de todo dictador, porque le convierte en prácticamente invulnerable a una intervención exterior. Otra cosa es pensar que España tuviese capacidad para llevarlo a cabo, eso sí­ es ciencia ficción.
Pero que Franco soñase con tenerlas, y se hiciesen informes en unos papeles...pues sí­ me lo puedo creer.
Cuando vuelvas
háblales de nosotros y diles
que por su mañana entregamos nuestro hoy
Avatar de Usuario
socrates
 
Mensajes: 744
Registrado: Sab Jul 07, 2007 6:56 am

Notapor Orel el Sab Ene 19, 2008 4:09 pm

Lo cierto es que el tema es muy interesante. No tení­a ni idea.

Por eso mismo lo inicié. A mí­ me sucedí­a lo mismo.

Sobre lo que comentáis de nuestra capacidad nuclear y tal ahí­ está la historia para no dormir aquella de un delegado europeo (no sé si de la OTAN, de la ONU...) que nos denunció durante la dictadura declarando que tení­amos laboratorios secretos nucleares en no recuerdo qué provincia... ¿Alguien lo recuerda?

Evidentemente, eran terrenos graní­ticos, que suelen ser ricos en uranio.

Además de ideales para hacer cementerios de residuos nuclerares pues son geológicamente muy estables... que nos lo pregutnen a los salmantinos, ya que nuestra provincia es graní­tica casi pura y quisieron colarnos un cementerio de esos en la zona más pobre de esta ya pobre provincia.
Aun así­, tenemos la única fábrica de barras de Uranio enriquecido de España: la de ENUSA en el municipio de Juzbado. Abastece a todas las centrales nucleares españolas y algunas extranjeras (pero no enriquece l Uranio, allí­ se montan las barras).
Avatar de Usuario
Orel
Moderador
 
Mensajes: 26087
Registrado: Sab Sep 24, 2005 11:33 am
Ubicación: España, levante

Notapor Voronezh el Sab Ene 19, 2008 5:24 pm

Socrates escribió:Evidentemente, eran terrenos graní­ticos, que suelen ser ricos en uranio.

Muy interesantes ambos textos (Se nota la diferencia entre los periodistas de la vieja escuela y los periolistos que salen de las facultades hoy en dia).

sooo!!! quietos paraos :mrgreen: En las zonas graniticas se suele encontrar como mineral accesorio o secundario la Uraninita (mena del uranio), pero no es exclusivo de los granitos, ni tampoco en todas las zonas graniticas hay uraninita. Que los alemanes compraran terrenos...Generalmente antes hay que hacer una prospeccion para ver si hay uraninita, y si encontramos ver si la ley de de mena (% de uranio en la uraninita) de yacimiento (cantidad de uraninita por unidad de volumen,%) y la ley de corte (que influyen otros factores no tienen porque ser mineros o geologicos) para evaluar si es rentable su explotación.

Orel escribió:Además de ideales para hacer cementerios de residuos nuclerares pues son geológicamente muy estables... que nos lo pregutnen a los salmantinos, ya que nuestra provincia es graní­tica casi pura y quisieron colarnos un cementerio de esos en la zona más pobre de esta ya pobre provincia.


Sobre la estabilidad...Depende en parte de la geologia del terreno, (tipos de rocas existentes) pero tan importante como la geologia son otros factores. Uno fundamental es la sismicidad. Y una herramienta clave son los acelerogramas. Todo esto viene regulado por la Norma sismorresistente (NCSE) en el cual se encuentra un mapa como este(este es de una Norma mas antigua)

Imagen

Otro factor es la fracturacion del macizo y la alteracion de este (el granito se areniza, ese material alterado se denominada lem granitico). La fracturacion es muy importante dado que puede existir permeabilidad, y mas importante son la existencia de fallas, que mueven los bloques y que pueden actuar en algunos casos como aumentadores la intensidad de los terremotos. (El terremoto ppal libera una energia y fallas cercanas generan terremotos de menor intensidad desencadenados por la energia que acaban de recibir, de menor intensidad pero mas cerca de nuestro cementerio) y por supuesto son zonas permeables.Mucho mejor es situar estos cementerios en yesos u otras rocas evaporiticas, dado que cualquier grieta es cerrada dada la plasticidad del terreno (intentad dinamitar una zona yesifera y vereis como el yeso se deforma pero no se rompe), asi se garantiza que los residuos esten aislandos del mundo exterior y siendo la zona estable podemos estar tranquilos.
El hombre se hace civilizado no en proporción a su disposición para creer, sino en proporción a su facilidad para dudar.Henry Louis Mencken
Avatar de Usuario
Voronezh
 
Mensajes: 4312
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:51 pm
Ubicación: Burpelson AFB

Notapor socrates el Sab Ene 19, 2008 7:28 pm

Bueno, yo soy doctor en quí­mica, no geólogo, así­ que no tengo todos los datos; se agradece la información extra.
Evidentemente, no todo terreno graní­tico es rico en uranio; en cuanto a la estabilidad, no es menos cierto lo que te comenta Orel: terrenos graní­ticos, en tanto que roca plutónica, son muy antiguos. En caso de no haber sufrido alteraciones sí­smicas (y el mapa que tú pones indica que es así­, al menos en Salamanca), son en principio candidatos ideales. Por lo tanto, la estabilidad geológica yo entiendo que lleva aparejada una nula sismicidad, amén del tipo de roca. VAmos, que si es estable lo es por la estructura del terreno, el tipo de roca y la sismicidad, por supuesto, entre otros muchos factores, pero repito, no soy geólogo.
No tengo ni idea de lo rentable que pudiera resultar la explotación de yacimientos de uranio en esas regiones, ni me fio de las batallitas de mi bisabuelo. Hombre, pensando con lógica, si Hitler qurí­a una bomba atómica en plena SGM, lo de los costes económicos hubieran pasado a un segundo plano.
Serí­a interesante saber si alguien de esas zonas también conoce la historia.
Repito que, datos a parte, ¿qué hay de raro en pensar que un dictador desee un arma nuclear? ¿Hay alguno que no la desee?
Por lo tanto, no sé si la historia es real; pero al menos puede ser verí­dica; vamos, que no es una chorrada a priori.
Cuando vuelvas
háblales de nosotros y diles
que por su mañana entregamos nuestro hoy
Avatar de Usuario
socrates
 
Mensajes: 744
Registrado: Sab Jul 07, 2007 6:56 am

Notapor Voronezh el Dom Ene 20, 2008 6:07 pm

Antes una pequeña aclaracion: Los geologos son los encargados de realizar estudios geologicos, pero no de prospectar (buscar y evaluar) recursos naturales ni tampoco son los que deben evaluar los espacios subterraneos para su uso (en el caso de almacenes, tuneles) o la repercusion que tienen en las infraestructuras de superficie. Estas labores se encomiendan a los ingenieros de minas e ingenieros geólogos.

no es menos cierto lo que te comenta Orel: terrenos graní­ticos, en tanto que roca plutónica, son muy antiguos. En caso de no haber sufrido alteraciones sí­smicas (y el mapa que tú pones indica que es así­, al menos en Salamanca), son en principio candidatos ideales

La relacion automatica entre estabilidad y terrenos graniticos no es cierta. Por ello he intentado aclarar que hay mas factores a sopesar.

El mapa que he puesto es el mapa de peligrosida sismica, no de sismicidad (el de abajo), que son mapas distintos.

El mapa de peligrosidad sismica, representa la aceleracion horizontal basica en el mapa del territorio nacional. luego este numerito, se multiplica por un coeficiente de amplificacion del terreno (S) y por otro coeficiente adimensiona y se obtiene otro numerito q(acel. sismica horizontal de calculo) que se usa para tomar las medidas necesarias para que aguanten las construcciones. Luego como la aceleracion sismica horizontal de calculo depende de S, y en toda Salamanca, por ejemplo no tenemos ni el mismo terreno, ni las mismas condiciones geologicas (fracturacion, agua, rugosidad, cohesión y otra cosita mas) por lo que no es apta toda la provincia para acoger un cementerio nuclear.

En definitiva aunque creo que ya lo he puesto, la estabilidad depende de: el tipo de roca,cohesiuón del macizo, fracturacion del macizo, existencia de agua en el macizo, rugosidad de la roca, existencia de fallas, exsitencia de esfuerzos regionales, sismicidad y grado de alteracion del macizo.

El mapa de sismicidad general representa un numero determinado de sismos detectados (tanto en profundidad como en superficie) asi como su escala, que no se ve la leyenda, una pena, en un periodo de tiempo determinado que da una cierta idea de la sismicidad del pais.

Imagen
Ene l oceano atlantico, al suroeste de Portugal se puede observar una lineacion de ptos rojos. Esta marcando una gran falla, que es la que por ejemplo provoco el gran maremoto de Lisboa. Es la mas peligrosa para España.

No tengo ni idea de lo rentable que pudiera resultar la explotación de yacimientos de uranio en esas regiones, ni me fio de las batallitas de mi bisabuelo. Hombre, pensando con lógica, si Hitler qurí­a una bomba atómica en plena SGM, lo de los costes económicos hubieran pasado a un segundo plano.

Yo solo comentaba que antes de comprar se hacen esas cosas...ahora y hace 100 años. Que sea cierto...habria que saber si por el pueblo anduviron algunos meses los alemanes, moviendo tierras....:!: De todas formas los cientificos alemanes no creian que se pudiera crear la bomba atomica (creo que era porque creian que no se podia iniciar la reaccion en cadena), aunque la idea partiera de Leo Szilard, magiar, y que el memorándum que escribieran Otto Frisch y Fritz Peierls, ambos cientificos alemanes fuera lo que animo a los ingleses primero, y despues a los estadounidenses a crear la "bomba".

Sobre la bomba española yo si creo que fuera cierto, siempre se han oido rumores y o este tipo ha recopilado todos y los ha juntado ciencia-ficcion o ha investigado como debe ser. Desde luego en los setenta se estuvo prospectando media España buscando Uranio, para la bomba? puede.
Última edición por Voronezh el Mar Ene 22, 2008 12:48 am, editado 1 vez en total
El hombre se hace civilizado no en proporción a su disposición para creer, sino en proporción a su facilidad para dudar.Henry Louis Mencken
Avatar de Usuario
Voronezh
 
Mensajes: 4312
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:51 pm
Ubicación: Burpelson AFB

Notapor Orel el Dom Ene 20, 2008 6:36 pm

Voronezh, acabo de darme cuenta de que posteé el mensaje sin editar... en efecto, en la versión editada comentaba que los terrenos de Salamanca no sólo son graní­ticos si no además sismológicamente muy estables. Y no hay más que mirar los mapas que has puesto (muy interesantes) para comprobarlo. Amén de zonas deprimidas y con muy poca población...
Avatar de Usuario
Orel
Moderador
 
Mensajes: 26087
Registrado: Sab Sep 24, 2005 11:33 am
Ubicación: España, levante

Notapor Gus el Lun Ene 21, 2008 11:13 am

Buenas,

me suena que sobre la bomba nuclear española ya se hablo alguna vez en el foro, pero no recuerdo donde ni cuando :? .

Voronezh escribió:De todas formas los cientificos alemanes no creian que se pudiera crear la bomba atomica (creo que era porque creian que no se podia iniciar la reaccion en cadena),


pensaban que la masa critica necesaria para niciar la reaccion en cadena era mucho mayor que la que realmente hacia falta (les salio toneladas en vez de kilos o algo asi), y como los medios para enriquecer el uranio necesario eran lentos y caros, pues se abandono el proyecto por considerarlo inviable.

Saludos
Avatar de Usuario
Gus
Site Admin
 
Mensajes: 2908
Registrado: Mié Sep 14, 2005 9:52 am

Notapor Starfish Prime el Lun Ene 21, 2008 11:23 pm

Gus escribió: pensaban que la masa critica necesaria para niciar la reaccion en cadena era mucho mayor que la que realmente hacia falta (les salio toneladas en vez de kilos o algo asi), y como los medios para enriquecer el uranio necesario eran lentos y caros, pues se abandono el proyecto por considerarlo inviable.
Éso es un secreto que Werner Heisenberg y sus ayudantes se llevaaron a la tumba. Siempre hubo la duda de si Heisenberg manipuló adrede los datos para sabotear finamente el proyecto. En cuanto a los medios de enriquecimiento, desarrollaron los mejores de la época (centrifugadora de gas) lo que demuestra que tontos no eran porque hasta los EEUU se sorprendieron de la gran cantidad de uranio enriquecido encontrado.

Corre por ahí­ la teorí­a conspirativa que dice que buena parte del Uranio de Trinty y "Little Boy" fue incautado a los Nazis.
Si la fuerza bruta no soluciona tu problema es que no has empleado bastante.
Avatar de Usuario
Starfish Prime
 
Mensajes: 1438
Registrado: Dom Jul 15, 2007 11:03 pm

Notapor socrates el Mar Ene 22, 2008 8:04 pm

Voronezh, perdona la pregunta ya que veo que estás bien informado: puesto que la falla de Lisboa es perpendicular a la dorsal atlántica (más o menos, vamos eso creo) y veo otras dos lí­neas más, también perpendiculares a esa dorsal ¿a qué se deben?

Las de los Pirineos y sur de España lo tengo más o menos claro por la tectónica de placas, pero esas se me escapan.

Tengo una amiga doctora en geologí­a, que trabaja para Florentino, pero mantengo un contacto muy esporádico.

Y, por cierto, ¿se sabe algo del futuro cementerio nuclear español? ¿Alguna idea de su posible ubicación?

Gracias.
Cuando vuelvas
háblales de nosotros y diles
que por su mañana entregamos nuestro hoy
Avatar de Usuario
socrates
 
Mensajes: 744
Registrado: Sab Jul 07, 2007 6:56 am

Notapor Voronezh el Mar Ene 22, 2008 11:18 pm

Como dicen que una imagen vale mas que mil palabras...

Imagen
Las flechas gordotas por si alguien tiene duda, marcan las direcciones principales de los esfuerzos.

Creo que se desecho la idea de un cementerio nuclear y se han decantado por un "almacen nuclear centralizado".
http://www.emplazamientoatc.es/

Sinceramente, me sentiria mas tranquilo teniendo los residuos de alta a sus buenos metros bajo tierra, aislados de cualquier eventualidad o catrastrofe y sobre todo de la atmosfera. No hay mayor seguridad que eso.
El hombre se hace civilizado no en proporción a su disposición para creer, sino en proporción a su facilidad para dudar.Henry Louis Mencken
Avatar de Usuario
Voronezh
 
Mensajes: 4312
Registrado: Sab Jun 11, 2005 3:51 pm
Ubicación: Burpelson AFB

Notapor socrates el Mié Ene 23, 2008 10:38 pm

Pues sí­, ahora queda mucho más claro. Supongo que los bordes aserrados marcan lí­mites de subducción.
El esfuerzo que marcas en el cantábrico, ¿de dónde procede? No tengo cuenta de ninguna dorsal activa. Sí­ tengo cuenta de una falla que se prolonga desde Avilés hasta Inglaterra, pero una lí­nea de esfuerzo perpendicular a la costa no tení­a ni idea.
Muchas gracias por tu información
Cuando vuelvas
háblales de nosotros y diles
que por su mañana entregamos nuestro hoy
Avatar de Usuario
socrates
 
Mensajes: 744
Registrado: Sab Jul 07, 2007 6:56 am

Siguiente

Volver a Defensa

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado